EL PAíS › EL SECTOR DE STORANI REALIZO UNA DURA DECLARACION CONTRA EL ACUERDO DE ALFONSIN CON DE NARVAEZ

Preparando el talonario de facturas

La corriente del radicalismo bonaerense que lidera Federico Storani advirtió que no será “cómplice de la liquidación” del partido. Para los alfonsinistas, se debe al descontento con las listas.

 Por Sebastian Abrevaya

Lejos de cerrarse, la polémica en torno de la alianza de la UCR con el peronista disidente Francisco de Narváez recobró fuerza ayer, cuando el sector del radicalismo bonaerense encabezado por el ex senador Federico Storani emitió un duro comunicado advirtiendo que no serán “cómplices de la liquidación de la Unión Cívica Radical”. “No les vamos a regalar el partido, ahora y como siempre les daremos batalla”, asegura en sus tramos finales el documento que considera “patético y ridículo” el resultado de las negociaciones con el Colorado, quien se quedó con su propia candidatura a gobernador, con la de Mónica López a vice y con el primer candidato a senador, José “Pepe” Scioli, hermano del mandatario kirchnerista. En paralelo, el sector que responde a Ricardo Alfonsín se encontraba anoche en el bunker de Las Cañitas, revisando con De Narváez los últimos detalles de las listas provinciales.

“Con seguridad no serán recordados por su grandeza y la historia no les reservará ningún lugar”, sentencia, apuntando a las autoridades nacionales y provinciales de la UCR, la Corriente de Opinión Nacional (CON), la línea interna del radicalismo que conduce Storani. Ese sector se había encolumnado detrás de Julio Cobos en un primer momento y luego del senador Ernesto Sanz. Cuando el actual presidente del partido declinó sus aspiraciones, los storanistas quedaron en franca minoría frente al alfonsinismo, que había trabado una alianza estratégica con su ex rival, Leopoldo Moreau.

Aunque habían amagado con pegar el salto a las filas que lidera el gobernador socialista Hermes Binner, durante la convención bonaerense de Avellaneda, en la que se aprobó el acuerdo con De Narváez, la CON leyó un documento crítico y se retiró antes de la votación. Ni en aquel momento ni ahora decidieron romper con la UCR, aunque dejaron en evidencia su disconformidad.

A modo de respuesta, fuentes del alfonsinismo recordaron que la CON estaba encolumnada detrás de Sanz, quien pregonaba un acuerdo no sólo con De Narváez sino con otros sectores del peronismo federal y con el PRO de Mauricio Macri. Según dirigentes cercanos a Alfonsín, la declaración se debe a que están disconformes con el lugar que les ofrecían en las listas. “No se trata de ser o no ser favorecidos en las listas. Nosotros siempre nos opusimos a este acuerdo y, además, nunca pensamos que iban a llevar adelante una negociación tan indigna. ¿Pepe Scioli, que fue funcionario de este gobierno, nos va a representar a nosotros?”, se preguntó Storani en diálogo con Página/12.

De acuerdo con lo que pudo saber este diario, a la CON se le había ofrecido en algunas conversaciones el lugar nueve o el once de la lista de diputados nacionales. Rechazaron integrar esos lugares de la nómina, que de por sí son de difícil acceso a la Cámara baja. “Se han arrojado con toda impudicia al oportunismo como pretendida fórmula de triunfo”, argumentan los storanistas, que señalan las diferencias ideológicas y políticas entre la “socialdemocracia” de la UCR y el peronismo de De Narváez.

El texto, firmado por medio centenar de dirigentes, concluye con tres frases de próceres radicales. “Si la sociedad argentina se derechiza, el radicalismo debe prepararse para perder elecciones”: Raúl Alfonsín. “Que se pierdan cien gobiernos, pero que se salven los principios”: Hipólito Yrigoyen. Y, de Leandro Alem, “adelante los que quedan”.

Compartir: 

Twitter
 

Para Storani, el acuerdo con De Narváez es “patético y ridículo”.
Imagen: Télam
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.