DEPORTES › LA SELECCION ARGENTINA ABRE LA DISPUTA DE LA COPA AMERICA

Un desafío gigante en marcha

Como local, con Lionel Messi en el equipo y tras dieciocho años sin conquistarla, se estableció una tácita obligación de ganar el torneo. En el partido de esta noche se enfrenta con Bolivia, el conjunto más débil del panorama sudamericano.

 Por Ariel Greco

La Selección Argentina afrontará desde esta noche un de-safío gigante. Con una mochila de presión enorme que se traduce en la obligación de ganar la Copa América casi antes de que comience a rodar la pelota, el equipo de Sergio Batista arrancará su camino ante Bolivia, en La Plata. El torneo tendrá un significado especial para el entrenador, que necesita el espaldarazo de un buen resultado para fortalecer su gestión.

Si bien Argentina hace 18 años que no levanta el trofeo continental, desde Ecuador 1993, la condición de local, la presencia de Lionel Messi, el mejor jugador del mundo, y el acompañamiento de un puñado de futbolistas que brillan en las ligas más importantes del mundo colocan al conjunto albiceleste como máximo favorito al título. Incluso, con la frustración del Mundial de Sudáfrica todavía fresca, el mundo futbolístico ya le colgó al equipo la obligación de salir campeón. Y, para muchos, ni siquiera el posible éxito alcanzará...

Más allá de esa carga extra, Argentina tiene suficientes argumentos como para justificar su candidatura. El primero es Lionel Me-ssi, que necesita concretar un gran torneo ante su público, que lo ve brillar en Europa con el Barcelona, pero que todavía no lo pudo disfrutar en su máximo potencial con la camiseta argentina, salvo por momentos aislados. Con Messi como estandarte, el abanderado de lo que pretende el entrenador, Argentina buscará también consolidar un estilo de juego de cara a las Eliminatorias que comenzarán en octubre. Batista pretende un funcionamiento similar al Barcelona y, por eso, aseguró que la Copa América es un ensayo de un proyecto a largo plazo e, incluso, destacó que no ganar el torneo no sería un fracaso. Claro que con toda la presión mediática generada, es muy difícil que su ciclo se pueda fortalecer sin un resultado exitoso.

La primera ronda, en la zona compartida con Bolivia, Costa Rica y Colombia, no debería ser un escollo demasiado complicado, teniendo en cuenta que a los cuartos de final avanzarán los dos primeros de la zona, más los dos mejores terceros. El conjunto boliviano, por más que el último antecedente ante Argentina quedó grabado en la historia con el 1-6 en La Paz en el camino a Sudáfrica 2010, hace años que viene en un tobogán futbolístico que lo llevó al último puesto en el concierto sudamericano, superado por Perú y Venezuela. Incluso su entrenador, el argentino nacionalizado Gustavo Quinteros, lo reconoció en la previa, argumentando que firmaría el empate sin siquiera jugar el partido.

Tampoco Costa Rica se presenta como una amenaza preocupante. Con Ricardo La Volpe como entrenador, el conjunto centroamericano no llega con todos sus mejores valores, que actuaron sin mucho éxito en la reciente Copa de Oro de la Concacaf –eliminados en cuartos de final ante Honduras–. Por eso, el principal rival parece ser Colombia, que tiene una buena generación de delanteros, entre los que se destacan dos conocidos como Radamel Falcao y Teófilo Gutiérrez. Ante ese panorama, todo parece depender de Argentina. Para bien o para mal.

Compartir: 

Twitter
 

Lionel Messi, estandarte de la Selección Argentina para la Copa.
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.