EL PAíS › EN EL BALLOTTAGE EN TIERRA DEL FUEGO, FABIANA RíOS OBTUVO SU REELECCIóN CON EL 50,22 POR CIENTO DE LOS VOTOS

La primera mujer elegida y reelegida gobernadora

En un resultado que consideró una “epopeya” y un “milagro”, Ríos consiguió descontar los 8 puntos de ventaja que había obtenido en la primera vuelta la candidata del FpV, Rosana Bertone. La Presidenta la felicitó y Ríos le pidió que visite la provincia.

 Por Nicolás Lantos

La gobernadora de Tierra del Fuego, Fabiana Ríos, descontó la ventaja que había obtenido en primera vuelta su rival Rosana Bertone y consiguió ayer la reelección con una módica pero segura ventaja de poco más del uno por ciento del padrón en el ballottage. La candidata del Partido Social Patagónico logró revertir los 8 puntos de más que había sumado el Frente para la Victoria el domingo pasado y terminó casi mil votos arriba, en una elección en la que sufragaron 75 mil personas, unos dos tercios del padrón, cantidad similar a los que acudieron a las urnas la semana pasada. Ríos, que gobernará con buena parte del Parlamento provincial en contra, debido a la derrota sufrida siete días antes, tendió ayer un lazo hacia sus rivales y calificó el resultado de “epopeya” y de “milagro”. Bertone, en tanto, acudió cerca de las 22 al bunker del PSP para reconocer su derrota y felicitar a la ganadora, acompañada por el ministro del Interior, Florencio Randazzo, quien comunicó telefónicamente a Ríos con la presidenta Cristina Fernández, a quien conoce desde hace varios años y a quien la une una excelente relación.

La primera mujer en ser elegida gobernadora en una provincia argentina es también la primera en ser reelecta: la fórmula que Ríos comparte con el ex ministro de Economía fueguino Roberto Croccianelli ayer consiguió con un 50,22 por ciento de los sufragios válidos emitidos el derecho a un segundo mandato, contra todas las predicciones que auguraban una ventaja para su rival, que finalmente se quedó con el 48,91 por ciento de los votos. La diferencia fue de 946 votos. Una vez hecho oficial el resultado, Fabiana Ríos reconoció su sorpresa: hasta el sábado pocos veían posible revertir la distancia que había logrado en el primer turno electoral la boleta conformada por Bertone y Martín Pérez. Reunida con sus simpatizantes en un pequeño local del PSP en Río Grande, donde aguardó las noticias, la gobernadora manifestó la voluntad de “seguir adelante” e hizo un llamado a las otras fuerzas para que se sumen a su administración.

“Les damos las enormes gracias porque este milagro lo hicieron los fueguinos –manifestó, visiblemente sorprendida, la mandataria a sus seguidores–. La emoción que veo en las caras de ustedes tiene que ver con una epopeya.” Las celebraciones, improvisadas, desbordaron el pequeño espacio donde se festejó su reelección: “No tenemos pantalla gigante para mostrar nada, apenas un humilde local partidario con calor humano, con convicción y ganas de seguir adelante”, dijo al respecto.

También, a pesar de las denuncias cruzadas que intercambiaron en la última semana, Ríos tendió una mano a su rival, y a las otras fuerzas de la isla, para colaborar durante los próximos cuatro años, período en el que se espera que la industria tecnológica fueguina se transforme en la gran proveedora de computadoras portátiles, tablets y teléfonos celulares de última generación para todo el país, profundizando el perfil estratégico de la economía local. “Esta provincia la tenemos que construir entre todos, aun nuestros adversarios, a quienes felicito por una excelente elección –sostuvo la gobernadora–. Quienes integramos el Social Patagónico sabemos que necesitamos radicales, peronistas, independientes. No nos montamos en proyectos ajenos, pero sabemos que necesitamos de todos.”

Ríos, una docente y farmacéutica rosarina que había llegado a la gobernación en 2007, es una importante aliada del gobierno nacional y encabeza el PSP, una fuerza propia que armó poco después de asumir su primer mandato, al separarse del ARI (conducido en ese entonces por Elisa Carrió), por desencuentros con la cúpula partidaria. En estos cuatro años, la provincia más joven del país (dejó de tener status de territorio nacional recién en 1990) fue muy beneficiada por políticas públicas provenientes de la Casa Rosada, en particular apuntadas al sector productivo y tecnológico (se estima que casi la mitad de celulares que se venderán este año en el país serán de origen fueguino), algo que redundó en una excelente imagen positiva de la presidenta Cristina Fernández y una muy buena relación entre ambas mandatarias.

El rol del gobierno nacional en el crecimiento del distrito austral hizo que en las elecciones que se llevaron a cabo el domingo pasado los principales candidatos manifestaran su apoyo a la reelección de la Presidenta (incluida Ríos, a pesar de mantener cierta afinidad con el socialista Hermes Binner, a quien conoce desde la juventud de ambos en Rosario). La decisión del gobierno nacional fue brindar su apoyo a Bertone, a quien se recibió en la Casa Rosada, donde la diputada filmó un spot, no sólo contra Ríos sino incluso contra el aparato del PJ fueguino, que presentó sus propios nombres. Eso le brindó a la diputada el apoyo de la mayoría de las fuerzas que quedaron fuera del ballottage, algo que demostró ser, finalmente, insuficiente: una vez más, el voto individual mostró su independencia respecto de los acuerdos entre dirigentes.

De todas formas, desde la Casa Rosada felicitaron a la ganadora. El mismo ministro del Interior, Florencio Randazzo, que había llegado hasta Río Grande para apoyar a Bertone, se acercó al bunker de Ríos para felicitarla, acompañado por la diputada. Allí, en medio de los festejos, el funcionario puso a la ganadora al teléfono con Cristina Fernández, con quien mantiene una buena relación desde hace años, a pesar del apoyo oficial a Bertone en los últimos comicios. Según trascendió, la gobernadora le pidió a la Presidenta “que vuelva pronto a la provincia” austral.

Randazzo destacó la “excelente relación” entre la mandataria fueguina y el gobierno nacional, “más allá de las diferencias partidarias”, y resaltó que han “podido trabajar en forma conjunta” estos cuatro años y que seguirán “trabajando en ese sentido” durante cuatro años más. Para el ministro, lo importante es que Ríos “ha dado su adhesión a las políticas del gobierno nacional” y que “lo va a seguir haciendo”. También destacó la “muy buena elección” que realizó Bertone, quien anticipó en el mismo lugar que el bloque de legisladores del FpV fueguino seguirá trabajando en armonía con el oficialismo provincial y que la gobernadora “podrá contar” con ellos para lo que “sea beneficioso” para Tierra del Fuego.

El escrutinio provisorio, concluido pocas horas después del cierre del comicio, arrojó que ya contabilizadas las 287 mesas habilitadas para sufragar, la gobernadora consiguió 36.201 votos, que representan el 50,22 por ciento de las boletas válidas; apenas 946 más que Bertone, que sumó 35.255, el 48,91 por ciento. Los votos en blanco, que en primera rueda había sido el 11,33 por ciento del total, esta vez cayeron a apenas el 0,86 por ciento. Además, hubo 2259 votos nulos, que podrían corresponderse en parte a boletas no oficiales, según algunas denuncias que realizaron durante el día en el bunker del FpV, pero que no impidieron que el kirchnerismo reconociera anoche el triunfo del partido provincial.

Compartir: 

Twitter
 

“Este milagro lo hicieron los fueguinos”, dijo Ríos, que recibió a Bertone y Randazzo.
Imagen: Télam
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.