EL PAIS › HABIA ANUNCIADO QUE PARTICIPARIA DE UNA MISA EN LUJAN Y AL FINAL DIO UNA CONFERENCIA DE PRENSA

Un cierre a resguardo de los escraches

El postulante a presidente de Unión Popular cambió sus planes cuando se enteró de que el Frente Popular Darío Santillán haría una protesta en su contra. Se presentó en el Movimiento Productivo Argentino (MPA) con los candidatos de su espacio.

 Por Werner Pertot

Eduardo Duhalde, junto a su esposa Chiche y su compañero de fórmula, Mario Das Neves.
Imagen: DyN.

Eduardo Duhalde decidió suspender su cierre de campaña en Luján, luego de que el Frente Popular Darío Santillán (FPDS) anunciara que iría a escracharlo como responsable político de los asesinatos de los militantes Maximiliano Kosteki y Darío Santillán en un corte del Puente Pueyrredón. En lugar de la misa en la Basílica de Luján, el candidato a presidente de Unión Popular debió contentarse con una conferencia de prensa en su think tank, el Movimiento Productivo Argentino (MPA). “Si tuviera que desearle un bien a la Presidenta, es que se vaya, porque la verdad es que no está en condiciones”, le arrojó.

Luego de enterarse de que Duhalde estaría en Luján, el FPDS emitió un comunicado en el que anunció que iría a escracharlo como parte de su campaña “Duhalde es candidato... ¡pero a la cárcel!”. “Nos preguntamos si vendrá a confesar los asesinatos de Darío y Maxi que planificó y ordenó ejecutar durante su presidencia el 26 de junio de 2002 en Avellaneda”, ironizaban en el comunicado de la agrupación sobre la misa a la que Duhalde pensaba asistir. “Que no haya venido te marca el miedo que le tienen personajes como éstos a la denuncia popular. Se condenó a los responsables materiales, pero no se pudo hacer lo mismo con los responsables políticos, que incluyen a Duhalde y a otros que están en el actual gabinete nacional”, remarcó Agustín Burgos, del FPDS Luján.

A cambio de la misa, Duhalde ofreció una conferencia de prensa en el MPA a modo de cierre de campaña, en la que aseguró que Cristina Fernández es incapaz de gobernar y pronosticó que perderá. “Desaparecido quien mueve los hilos, que la señora Presidenta quiera hacer lo mismo es ridículo. Cuando se mezclan la ignorancia y la soberbia es una mezcla explosiva para cualquier Estado”, lanzó. “La gente fue olvidándose del luto. Todos los escándalos no hacían mella, pero la gota que rebasó el vaso fue cuando se retó a los porteños porque ‘habían votado mal’”, opinó. “El kirchnerismo es una malformación del justicialismo”, diagnosticó.

Lo acompañaron su esposa y candidata a senadora, “Chiche” Duhalde; su compañero de fórmula, Mario Das Neves, además de Martín Redrado, Graciela Camaño, Carlos Ruckauf, Antonio Arcuri, Eduardo Amadeo, Claudia Rucci, Carlos Brown, Jesús Cariglino, Gerónimo “Momo” Venegas y los candidatos del PRO Christian Gribaudo y Ramiro Tagliaferro, marido de la vicejefa electa María Eugenia Vidal. “Tengo el acompañamiento de todo el PRO, porque se quedó sin estructura. No tenemos problemas con la derecha”, dejó en claro Duhalde, por si hacía falta. En su cierre de campaña, junto a Miguel Del Sel, Jorge Macri aseguró que “la gente percibe a Duhalde como la alternativa al kirchnerismo”. Su primo, el jefe de Gobierno reelecto, no dijo nada, dado que sigue de vacaciones por Europa.

Sentado junto a ellos, Duhalde pronosticó que el domingo superará el 40 por ciento de los votos y que en octubre va a tener “una avalancha de votos” y aseguró que no esperaba antes el apoyo de Mauricio Macri y José Manuel de la Sota. Haciendo un chiste, dijo que habló con el cordobés y que le dijo: “Duhalde corazón”.

“Claro que sí se va a polarizar la elección después de la interna. Mi oponente es y será la Presidenta”, afirmó. A la hora de vaticinar, el ex presidente interino aseguró que “pueden venir épocas de recesión económica y tenemos que estar atentos. Sin preocupar a la gente, tenemos que estar atentos. Ninguna persona seria puede decir que los países sudamericanos no van a sufrir coletazos de la crisis”. Sobre la crisis de 2001, Duhalde opinó que “Dios nos ayudó, la Iglesia y el campo nos ayudaron a zafar”.

“Necesitamos un gobierno de orden”, definió Duhalde, quien consideró que “Aerolíneas Argentinas, objetivo número treinta para los argentinos de hoy. Si la gente necesita seguridad, hay que poner mucho dinero aquí. Esta gente dice que no existe o le miente permanentemente a la gente”. En lo económico sostuvo que el paradigma actual no es el trabajador industrial, sino el peón rural y el productor agrario. “Gane quien gane, tendrá que saber que se debe terminar con la política basada en los muertos”, definió Duhalde su relación con los derechos humanos. “El Gobierno ha ido cerrándose en un concepto muy mezquino de los derechos humanos –sostuvo Duhalde–. Los muertos no son de ellos ni de las Madres de Plaza de Mayo.”

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared