EL PAIS › ALFONSIN Y DE NARVAEZ

Dos con problemas

 Por Sebastian Abrevaya

No va a haber ruptura por el simple hecho de que la ley electoral no permite marcha atrás. Pero la alianza entre Francisco de Narváez y Ricardo Alfonsín empieza a caminar por la cuerda floja. El peronista disidente y el radical mantuvieron ayer un primer contacto telefónico, luego del pobre resultado del domingo, en el que Alfonsín quedó a 38 puntos de Cristina Fernández y De Narváez, a 34 de Daniel Scioli. Pero en paralelo, dos de los dirigentes más cercanos al Colorado mantuvieron un encuentro reservado con dos referentes de Eduardo Duhalde. Lo que dijeron públicamente es que se reunieron solamente para analizar el escenario en la provincia y compartir su preocupación por supuestas irregularidades en el escrutinio.

Mientras Alfonsín salió ayer a hacer pública una liviana autocrítica, De Narváez continuó en silencio con las reuniones de sus colaboradores para estudiar la elección y definir los pasos a seguir. “Y bueno, vamos a seguir para adelante con Alfonsín. ¿Qué vamos a hacer? No nos queda otra”, se resignaba anoche un hombre desde el bunker denarvaísta, en Las Cañitas. El líder de Unión Celeste y Blanco se encargó de ir llamando y mandando mails a los dirigentes de los 135 distritos bonaerenses, reclamándoles los detalles de la elección local. Hoy recibirá a un grupo de ellos.

El jefe de campaña de De Narváez, Daniel Amoroso, admitió que la creación de Unión para el Desarrollo Social (Udeso) con el radicalismo “fue una de las cosas que se analizaron, pero en el contexto general creemos que el acuerdo era el camino más importante”. “Seguramente puede haber errores, el corte de boleta existió y lo reconocemos, pero seguimos trabajando con la misma convicción”, completó Amoroso, en declaraciones radiales. Entre las definiciones que se tomaron por estos días, la más importante es la de “provincializar” la elección y concentrarse en Scioli. Los denarvaístas consideraron “una pérdida de tiempo” el trabajo realizado junto a Alfonsín para darle volumen a la alquimia radical-peronista.

Amoroso anticipó que habrá “correcciones” y se mostró optimista ya que, a diferencia del escenario nacional, De Narváez logró despegarse del tercero, el duhaldista Eduardo Amadeo y sacarle unos nueve puntos. “Estas primarias demostraron que hay dos candidatos y uno es De Narváez”, evaluó. Fueron Amoroso y el candidato a senador José “Pepe” Scioli los que se reunieron con los duhaldistas Miguel Angel Toma y Julio César Aráoz. “Estábamos todos muy preocupados por la cantidad de irregularidades en el escrutinio. Vamos a esperar el definitivo, pero no descartamos que esto pueda terminar en una denuncia penal”, le dijo Toma a Página/12. El objetivo, dado el amplísimo margen entre los candidatos, no es revertir el resultado sino “el clima”. Lo cierto es que más allá de las denuncias, analizaron el importante corte de boleta en la provincia, que por ejemplo implicó que la candidata a senadora Hilda “Chiche” González obtuviera tres puntos más que José Scioli: “Se evaluó, fue muy fuerte, mucho más que en otras oportunidades”, remató el dirigente duhaldista, sin entrar en detalles.

Mientras De Narváez llevaba estas conversaciones en reserva, en paralelo Alfonsín esbozó una autocrítica pública. Dijo que hubo “miedo al cambio” por la crisis internacional y que tuvieron “errores en la comunicación” para transmitir sus propuestas. Consciente de las dificultades para revertir el resultado, apeló al voto legislativo. “Se eligen otros poderes del Estado y sería bueno que no ocurriera lo que ocurrió en el 2007, cuando (los K) controlaban ambas Cámaras”, concluyó.

Compartir: 

Twitter
 

Rolando Andrade
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared