EL PAIS › LA MESA DE ENLACE NO ENCUENTRA EXPLICACION AL CACHETAZO DEL VOTO RURAL

Lamentos con la derrota sobre la Mesa

Buzzi y Biolcati intentan, pero no logran, explicar el traspié electoral. Ahora dicen: “El voto del campo es una entelequia”.

 Por Sebastián Premici

Las distintas agrupaciones patronales que conforman la Mesa de Enlace intentaron esbozar ayer una primera explicación del resultado de las elecciones primarias. Sin excepciones, los ruralistas les echaron la culpa a los distintos partidos políticos antikirchneristas, que no supieron articular una propuesta conjunta, y al buen momento económico que está atravesando el país y, por ende, el sector agropecuario. Pero lo más llamativo es que aquel discurso de la Mesa de Enlace que insistía con la idea “todos somos el campo” empezó a mutar. Ahora, diferencian al “verdadero productor” de la “ruralidad”, es decir los rubros conexos que viven de este sector, como los centros urbanos ubicados en las zonas núcleo.

“El voto del campo es una entelequia que no refleja la realidad. Una cosa es el chacarero y otra cosa es la ruralidad. El verdadero productor no votó a Cristina”, sostuvo Eduardo Buzzi, presidente de la Federación Agraria, que en su pago chico, J. B. Molina, ubicado en el departamento de Constitución (Santa Fe), sufrió el triunfo del oficialismo, que ganó con el 39,3 por ciento de los votos y le sacó diez puntos a Hermes Binner. Incluso en Máximo Paz, una zona identificada exclusivamente con la FAA, Fernández de Kirchner le ganó al socialismo por un voto.

Otra palabra que se escuchó fue “urbanidad”. “El sector agropecuario influye especialmente en los pueblos del interior pero acá hay una fuerte respuesta de los centros urbanos a la gestión de la presidenta Cristina Kirchner”, afirmó Carlos Garetto, titular de Coninagro. Este dirigente vive en Leones, la capital nacional del trigo, que está dentro de la localidad de Marcos Juárez. Fernández de Kirchner obtuvo el 31,1 por ciento de los votos, frente al 21,4 por ciento de Eduardo Duhalde.

“La actividad económica tuvo mucho que ver, el consumo tuvo mucho que ver, cuestión que fue capitalizada muy bien por el Gobierno. Y si la economía está funcionando más o menos bien, ¿por qué cambiar?”, planteó Buzzi, que la semana pasada sufrió la renuncia de dos directores que le cuestionaron el “modo personalista” con que conduce la entidad.

“A veces uno vive en un microclima sectorial, que es homogéneo, pero a lo mejor uno pierde la visión del resto del país”, reconoció, en un hecho insólito, el presidente de la Sociedad Rural, Hugo Luis Biolcati, el mismo dirigente que durante la inauguración de la Exposición ganadera del año pasado había dicho que “la patria es el campo”.

El reconocimiento del contexto económico no es un dato menor, ya que hace tres semanas el mismo Biolcati había señalado “que se necesitaba otro modelo agropecuario para desterrar la pobreza y la indigencia”. Un trabajo del economista Nicolás Arceo, publicado en la revista Realidad Económica (enero 2011) indica que las ganancias por hectárea de la producción agrícola evaluada en dólares constantes fueron, en el período 2002-2010, de 270 dólares, frente a los 208 dólares generados en la convertibilidad, es decir, un 30 por ciento más.

Por otro lado, según los datos estadísticos del Ministerio de Agricultura, en un año mejoraron los precios de todos los commodities en un promedio del 30 por ciento. “A veces uno se confunde con todo ese acompañamiento que tuvo el sector en 2008, donde los pueblos del interior y los comerciantes apoyaron al productor”, insistió ayer Biolcati.

Los integrantes de la Mesa de Enlace, que la semana que viene volverán a verse las caras para analizar el resultado de las primarias (antes de las PASO tenían previsto estudiar posibles medidas de protesta), insistieron en la cuestión económica y en la responsabilidad de la oposición. Pero nada dijeron de su accionar como dirigentes.

El pasado 15 de marzo, con motivo del tercer aniversario de la creación de este nucleamiento, las entidades firmaron una solicitada en la que pudo leerse el siguiente texto: “Nuestro país viene transitando por caminos que niegan un componente esencial de toda democracia, la realización de la justicia social y el fortalecimiento del ciudadano (...). En la Argentina de la fractura social, de la indigencia, de la pobreza estructural, hablar de democracia constituye una mera ilusión o tal vez una formalidad”.

En diálogo con Página/12, un dirigente federado señaló anteayer que el máximo error de la Mesa de Enlace fue encolumnarse detrás del discurso de Elisa Carrió y las expresiones más extremistas de neoliberalismo, como las expresadas por Biolcati y Mario Llambías, hombre de CRA y candidato a diputado por la Coalición Cívica. Llambías salió sexto en la votación general, y en su propio pueblo, General Villegas, sacó un 4,6 por ciento de los votos, frente al 48,7 por ciento del oficialismo, representado por Julián Domínguez, actual ministro de Agricultura. Si se quiere, dos modelos agropecuarios y políticos bien diferenciados.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

Eduardo Buzzi y Hugo Biolcati no fueron profetas en su tierra.
Imagen: Joaquín Salguero
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared