EL PAíS › EL PERONISMO FEDERAL PIERDE MAS DE LA MITAD DE SU BLOQUE EN LA CAMARA DE DIPUTADOS

La sangría del PJ disidente

Las renuncias y el recambio legislativo de diciembre reducen de 28 a 13 el número de bancas del PF. Y dentro de ese espacio ya hay diferencias entre quienes responden a Duhalde, a Rodríguez Saá y a De Narváez. Ya no será la tercera fuerza del Congreso.

 Por Miguel Jorquera

El peronismo disidente ya no será el mismo en el Congreso después del recambio legislativo del 10 de diciembre. La implosión que desató la renuncia de Felipe Solá a la jefatura del bloque del Peronismo Federal en la Cámara de Diputados, por diferencias con la política parlamentaria de “enfrentamiento permanente” con el gobierno nacional, ya provocó otros desgajamientos. A la conformación de un bloque “independiente” que comandará el ex gobernador bonaerense se sumó la salida de los santafesinos encolumnados detrás de Carlos Reutemann, que decidieron armar su propia bancada provincial. Para evitar su desintegración, los diezmados federales tratarán de mantener con una “dirección colegiada” y en un mismo bloque a los trece legisladores –con mandato hasta 2013– que responden a Eduardo Duhalde, Alberto Rodríguez Saá y Francisco de Narváez, aunque los enfrentamientos y acusaciones cruzadas de deslealtades entre estos mismos sectores no garantizan la convivencia pacífica dentro del PJ opositor. Encima, los pronósticos, según el resultado de las PASO, tampoco son muy alentadores para el espacio.

El Peronismo Federal, el bloque mayoritario del PJ disidente que reclutó Solá para enfrentar al kirchnerismo en el Congreso, se desmoronó y estará lejos de la conformación que lo catapultó como la tercera bancada más numerosa de la Cámara baja, detrás del Frente para la Victoria (87 legisladores) y la UCR (43). Además del éxodo, de los 28 diputados con que contaba el PF, ocho terminan su mandato en diciembre.

Pese a que la renuncia de Solá a la presidencia del bloque provocó la dispersión del espacio, el bonaerense arrastraría en su nueva condición de “independiente” a sólo dos comprovincianos y ex funcionarios de su gestión como gobernador: Raúl Rivara y Roberto Mouillerón, con mandato hasta 2013. Los seis santafesinos que responden a Reutemann ya resolvieron crear un bloque provincial, que tomaría distancia del antikirchnerismo más acérrimo. De ellos, hay dos cuyos mandatos vencen este año, mientras los otros cuatro mantendrán sus bancas por dos años más.

Entre los trece legisladores que quedarían dentro del PF, bajo una suerte de dirección colegiada, conviven duhaldistas como Eduardo Amadeo, Claudia Rucci y Ramón Puerta; las huestes de Francisco de Narváez, con nombres como Gustavo Ferrari y Alfredo Atanasof; y los puntanos que responden a los hermanos Alberto y Adolfo Rodríguez Saá. Además de los encolumnados con otros referentes del PJ antikirchnerista, como la entrerriana María Cremer, esposa del ex gobernador Jorge Busti, o el solitario mendocino Enrique Thomas, ex cobista. Todo indica que será difícil mantener bajo un mismo techo a duhaldistas y puntanos, después de los duros cruces, acusaciones y chicanas entre sus respectivos jefes durante la actual campaña electoral.

Hasta ahora, la duhaldista Graciela Camaño comandaba su propio bloque, el Peronista. Pero tres de su cuatro integrantes terminan su mandato en diciembre y, de ellos, Camaño es la única que va por su reelección en octubre. El cuarto integrante responde al PJ chubutense y habrá que ver cómo se reacomoda si el gobernador electo, Martín Buzzi, completa su acercamiento al Gobierno, como ya insinuó, y si termina de romper con su mentor, Mario Das Neves, hoy compañero de fórmula de Duhalde.

Por su parte, peronistas pampeanos y cordobeses ya se habían adelantado a la experiencia que ahora recorren los santafesinos: tener su propio bloque provincial, manejarse con cierta independencia y sostener vínculos tanto con el kirchnerismo como con los disidentes. Los bloques del PJ La Pampa y Córdoba Federal, con dos integrantes cada uno, mantendrían su propio perfil provincial, pero mucho dependerá de la postura que definan frente al gobierno nacional el electo mandatario cordobés, Juan Manuel De la Sota –que tras la pobre elección en las PASO levantó la lista de candidatos a diputados nacionales del PJ de Córdoba– y el gobierno que surja en La Pampa tras los próximos comicios.

Los dos bloques peronistas unipersonales desaparecerán en diciembre. El jujeño Mario Martiarena y el salteño Walter Wayar, que llegó a la Cámara baja de la mano de otro peronista anti K, el senador nacional Juan Carlos Romero, terminan su mandato. También se desintegrará el bloque Núcleo de Unidad Peronista, de origen disidente, que luego fue acercándose al oficialismo. Ni el bonaerense Juan José Alvarez que lo preside ni los dos cordobeses díscolos que lo acompañaban renovarán sus bancas.

Tomando los resultados de las PASO, las expectativas no son muy alentadoras para los referentes políticos de cada una de las fracciones que se mantendrían dentro del Peronismo Federal, si es que el espacio llega al recambio parlamentario de diciembre.

El puntano Rodríguez Saá parece ser, a priori, el que mejor parado quedaría. Con su candidatura a presidente, “El Alberto” ampliaría su influencia fuera de San Luis. Cosecharía, además de los dos diputados que se disputan en su propio territorio, otros dos legisladores en Buenos Aires y uno más en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en Córdoba y en Mendoza, con los que sumaría siete. Tampoco está demasiado lejos, si mejora su performance respecto de las primarias, de alzarse con otros en San Juan y Catamarca.

Si logra mantener los porcentajes de las PASO, y no descender como prevén ahora las encuestas, Duhalde sumaría cuatro diputados en Buenos Aires, uno por la Ciudad Autónoma, por Córdoba y por Chubut, y estaría cerca de lograr otro en Entre Ríos, si Busti aumenta su cosecha de agosto. Aportaría al bloque de los federales otros siete legisladores.

En cambio, De Narváez sólo suma en territorio bonaerense. Aunque la Udeso, la alianza que el empresario acordó con la UCR, salió segunda en las primarias provinciales para las candidaturas de diputados, sólo suma cinco legisladores. Y de la forma en que están intercalados los candidatos de cada fuerza, De Narváez alcanzaría dos bancas. Aunque nadie podría imaginar a la ex ministra Graciela Ocaña –propuesta por el empresario– alineada dentro del PJ antikirchnerista.

Las primarias ya echaron por tierra la ilusión de los peronistas disidentes de transformarse en alternativa para gobernar el país. Según, los mismos resultados, las cuentas tampoco les dan para convertirse, como habían pensado, en la segunda fuerza parlamentaria detrás del kirchnerismo.

Compartir: 

Twitter
 

La renuncia de Felipe Solá precipitó la salida de otros legisladores del bloque del Peronismo Federal.
Imagen: DyN
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.