EL PAIS › LOS PLANES DE MAURICIO MACRI PARA SU SEGUNDO MANDATO EN LA CIUDAD

Los cambios del gabinete PRO

El jefe de Gobierno porteño evalúa crear dos o tres nuevos ministerios y realizar algunas designaciones para reducir las facultades de Rodríguez Larreta, su actual jefe de Gabinete. También incorporará a dirigentes que abandonaron el equipo de De Narváez.

 Por Werner Pertot

Equipo que gana no se toca. Esa parece ser la idea del jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, una vez que asuma su segundo mandato a fines de este año. Sin embargo, el líder de PRO tiene pensado hacer, sí, algunos retoques: crearía dos nuevos ministerios (tal vez tres) e incorporaría algunas figuras que, en la práctica, recortarán el poder actual del jefe de Gabinete, Horacio Rodríguez Larreta. Así, el peronista Emilio Monzó desembarcará en un futuro Ministerio de Gobierno, y Andrés Ibarra ascenderá a conducir un Ministerio de Modernización del Estado. También sumará dirigentes que abandonarán el equipo de Francisco de Narváez. La idea de un Ministerio de Transporte está en el freezer por una interna PRO. Y el juego de tronos macrista está sólo en sus comienzos.

La interna por los cargos en el futuro gobierno tuvo un pico después de la victoria de Macri en segunda vuelta. Luego el jefe de Gobierno se fue de vacaciones y dejó a todos en stand-by. A su retorno, les aclaró que se tomaría su tiempo para resolver los cambios que, si implican la creación de nuevos ministerios, deberán pasar por la Legislatura porteña. “La sensación es que no va a haber muchos cambios. Si hasta ahora no cambió mucho Macri, con el 64 por ciento de los votos, menos”, señaló uno de sus ministros a este diario.

Por ahora, lo único confirmado es la creación del Ministerio de Gobierno, que conducirá el peronista Emilio Monzó. Ex ministro de Asuntos Agrarios de Daniel Scioli, Monzó trabajó con De Narváez y luego se acercó al macrismo. Pronto, se convirtió en uno de los principales armadores nacionales del PRO. Forma parte de un grupo de jóvenes dirigentes del PJ, junto con el intendente de Tigre, Sergio Massa; el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, y el de Chaco, Jorge Capitanich.

Pero Monzó no llegará solo a la gestión PRO. Traerá un staff que combina experiencia política y expertise neoempresarial. Frente a la Subsecretaría de Gobierno asumirá Alvaro González, quien termina su mandato como legislador en diciembre. Peronista también, se crió en Santa Fe, donde fue secretario privado del gobernador Víctor Félix Reviglio. Además, González fue subsecretario general adjunto con Eduardo Bauzá en el gobierno de Carlos Menem y director del Mercado Central en 1999. Condujo durante años la Comisión de Presupuesto y fue el principal encargado de negociarle los presupuestos a Macri.

La segunda incorporación que llegará con Monzó es Nicolás Ducoté, el actual coordinador de los equipos de gobierno de De Narváez. Ducoté se ocupará de una subsecretaría que no tiene nombre, pero que estará a cargo de la reforma política (en particular, de implementar la boleta única en la ciudad). Graduado en Relaciones Internacionales en la Universidad de San Andrés, con un master en Políticas Públicas en Harvard, Ducoté es cofundador de Cippec y dejó un cargo con sueldo de seis cifras para asesorar a De Narváez en su actual campaña para gobernador. Sin embargo, lo dejaron afuera de las listas de diputados, lo que tal vez explica por qué abandonará en diciembre los equipos del Colorado.

Un juego de tronos

El Ministerio de Gobierno será uno de los primeros recortes de poder que sufrirá Rodríguez Larreta, quien busca instalarse como el sucesor indiscutible de Macri. Algunos macristas bromean con que se trata de un ministerio “de asuntos peronistas”, dado que llevará la relación con el gobierno nacional y provincial y las conversaciones con los diputados nacionales. “Como objetivo va a tener impulsar la reforma política de la boleta única. Es un ministerio que trabaja con relaciones interjurisdiccionales del Area Metropolitana de Buenos Aires y con el resto de las provincias”, indicó un dirigente del PRO.

El segundo recorte a Larreta vendrá de la mano de los ex Grupo Macri. Se trata del ascenso de Andrés Ibarra, quien actualmente dirige la Secretaría de Recursos Humanos. Junto con Néstor Grindetti, son dos de los gerentes que vienen directo del grupo empresarial de la familia Macri. Ibarra asumiría frente a un Ministerio de Modernización del Estado, que se ocupará de mejorar “los procesos y tecnificación de los empleados”. Más allá de que el nombre de la cartera recuerda a las épocas de Roberto José Dromi, su objetivo real es crear una suerte de Jefatura de Gabinete paralela, con presencia en todos los ministerios. Y, nuevamente, recortarle poder a Larreta, quien no está muy contento con estos cambios que se proyectan. Ibarra, entre otras funciones, se quedaría con la Agencia de Sistemas, que actualmente maneja Larreta.

Si el jefe de Gabinete pierde por un lado, sigue intentando ganar por otros. El tercer ministerio que estaba en carpeta era el de Transporte. Lo iba a conducir el larretista Guillermo Dietrich. Sin embargo, comenzó a jugarle en contra con fuerza el ministro de Desarrollo Urbano, Daniel Chain, uno de los pocos michettistas del gabinete. El congelamiento del proyecto de ese ministerio da a entender que la interna Larreta-Michetti sigue latente.

Chain, por otra parte, quiere desplazar a Juan Pablo Piccardo de la empresa estatal Subterráneos de Buenos Aires (Sbase). En su lugar, busca ubicar a la directora del Banco Ciudad, Alejandra Caballero, a quien quiere alejar de la controversia actual por el dinero destinado al arreglo de un club en Vicente López. Hace dos semanas, Caballero intentó que los empleados del banco la respaldaran en una suerte de plebiscito para aprobar la licitación sospechada. El 66 por ciento le votó en contra.

Mientras sigue peleando para sacar del congelador el ministerio de Dietrich, Larreta intenta mantener bajo su control el dinero que debería destinarse a las comunas, pero que en lugar de eso iría a una estructura que controlará el subsecretario de Atención Ciudadana, Eduardo Macchiavelli. Otro proyecto que se archivó de momento es el de dividir Justicia de Seguridad. En la gestión PRO sostienen que fue un intento del operador radical PRO Daniel “El Tano” Angelici. “En algún momento, puede que lo hagamos. Pero se tiene que desarrollar más la Metropolitana y la Justicia porteña. Hoy está todo muy verde”, indicaba un funcionario PRO.

Otro rumor que circuló fue el del eventual reemplazo del ministro de Educación Esteban Bullrich por Andrés Delich, pero cerca del funcionario desmintieron enfáticamente esa posibilidad. Delich, de todas formas, está asesorando a Bullrich en el ministerio. Como cada vez que va a haber cambios, surgió también el rumor del reemplazo del ministro de Salud, Jorge Lemus, aunque el funcionario ya sobrevivió a decenas de esos pronósticos.

Lo que es seguro es que Macri deberá decidir quién reemplazará a la ministra de Desarrollo Social, María Eugenia Vidal, que –como vicejefa– se ocupará activamente de conducir la Legislatura. En el PRO se comenta que ella podrá participar de la elección, lo que no es sinónimo de decir que elegirá a su sucesor o sucesora. Entre los candidatos, suenan la legisladora Carolina Stanley y la subsecretaria de Desarrollo Social, Soledad Acuña, aunque también podría ser Humberto Schiavoni, actual presidente de la Corporación Sur.

Compartir: 

Twitter
 

El poder de Larreta se verá recortado por el nuevo Ministerio de Gobierno y el ascenso de los ex Grupo Macri.
Imagen: Télam
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.