EL PAíS › RENOVADOS MENSAJES CONCILIADORES DEL ESTABLISHMENT

Tiempos de ser amigos

Los resultados electorales, primero los de las PASO y luego los de las presidenciales, provocaron cambios en el discurso empresario en relación con el Gobierno.

 Por Tomás Lukin

La contundencia de los resultados de las elecciones presidenciales terminaron de sellar la renovada relación de “enamoramiento” entre el gobierno nacional y el establishment. Las felicitaciones y elogios para la reelecta Cristina Fernández de Kirchner llegaron desde las principales cámaras empresarias y los tradicionales lamentos de los hombres de negocios quedaron relegados a un segundo plano. Aunque la inflación, “el exceso de intervencionismo”, las negociaciones salariales, el Indec y la cotización del dólar continúan presentes en el discurso empresarial, ayer se concentraron en reclamar la continuidad de las políticas industriales desplegadas a lo largo de los últimos ocho años. Entre 2003 y 2010, la industria acumuló un crecimiento del 86,7 por ciento y la actividad de la construcción trepó 184,4 por ciento. En ese mismo período, la rentabilidad de las empresas alcanzó niveles superiores a los registrados en la década del noventa. Ese margen de ganancias se mantuvo incluso durante el estallido de la crisis financiera internacional, en 2009.

“La Argentina está en un proceso importante de crecimiento industrial y a nosotros nos interesaría que de una vez por todas no vayamos para atrás, que Argentina logre su reindustrialización definitiva. El triunfo le da fuerza al Gobierno para hacer lo que falta”, afirmó el titular de la Unión Industrial, José Ignacio de Mendiguren. El domingo, el empresario textil mantuvo un diálogo telefónico con CFK que dejó satisfechos a los distintos sectores del conglomerado empresario. “Lo que propone la Presidenta, como agregar valor, la reindustrialización del país, poblar el interior con industrias, es algo que nosotros hemos defendido desde siempre.”

Las declaraciones de apoyo a la gestión y la orientación de la política económica emergieron desde los distintos sectores empresarios: asociaciones de bancos extranjeros y locales, comercios minoristas, construcción, la actividad textil y la industria del juguete, entre otras actividades. “Los empresarios que apoyan al Gobierno estaban muy contentos y quienes marcamos diferencias tuvimos desde las primarias en agosto para repensar nuestra posición. Nuestros reclamos siguen presentes, pero hay una realidad política que no podemos negar”, explicó a este diario un empresario del sector energético. Además, desde distintos sectores destacan la capacidad de la Presidenta para “enfrentar la profundización de la crisis financiera internacional y sus impactos sobre la región”.

En octubre de 2007, la reacción de los empresarios a la elección de CFK fue cautelosa. No la conocían personalmente, pero confiaban en que continuaría con las políticas industriales del gobierno de Néstor Kirchner y reclamaban “mayor calidad institucional”. Luego de la derrota en las elecciones legislativas de 2009, reclamaban cambios en el equipo económico y endurecieron su posición frente a las demandas de los trabajadores. En ese momento, la crisis financiera internacional golpeaba con fuerza sobre la actividad económica local. La decisión del Gobierno de proteger el mercado interno y, en consecuencia, la actividad industrial mediante distintas herramientas laborales, comerciales y sociales no impidió que las diferencias entre el Gobierno y el establishment empresario se hicieran cada vez más evidentes.

La distancia volvió a achicarse después de conocerse los resultados de las primarias y ayer aparentaban haberse extinguido. El titular de la Cámara Argentina de la Construcción, Carlos Wagner, recordó que “este modelo favoreció al sector de la construcción año tras año, confío en que lo seguirá haciendo como hasta ahora”. “Estas políticas de reindustrialización con generación de empleo genuino y defensa del mercado interno le permitieron a la Argentina crecer durante ocho años consecutivos”, consideró Osvaldo Rial, titular de la Uipba, los industriales bonaerenses. A su vez, la textil Fundación Pro Tejer destacó el “categórico respaldo del pueblo argentino a las políticas de fortalecimiento, desarrollo del mercado interno y de inclusión social, que tuvo como pilar estratégico la promoción de la reindustrialización nacional”. Antes de que comiencen los próximos cuatro años de gobierno, los empresarios más poderosos buscarán influir en la conformación del nuevo gabinete de ministros. El tipo de cambio, las negociaciones salariales de 2012, la inflación y la crisis financiera internacional completan sus agendas inmediatas.

Compartir: 

Twitter
 

José Ignacio de Mendiguren, titular de la UIA, expresa el apoyo más entusiasta a CFK.
Imagen: Rafael Yohai
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.