EL PAIS › AGRUPACIONES KIRCHNERISTAS RECORDARON AL EX PRESIDENTE FRENTE A LA ROSADA

La plaza de los soldados del pingüino

Hubo miles de militantes junto a los mineros de Río Turbio que trasladaron la imagen desde la Plaza Congreso y, luego, junto a funcionarios y dirigentes de la Corriente Nacional de la Militancia.

 Por Julián Bruschtein

“Ooooh, yo soy argentino, soy soldado del pingüino”, fue el canto que rebotó durante todo el día de ayer en las gargantas de los miles de jóvenes y familias enteras que se acercaron a la Plaza de Mayo para recordar al ex presidente Néstor Kirchner en el festival organizado por la Corriente de la Militancia. Las remeras con su imagen y el recuerdo de su influencia en muchas de las personas que se encontraron en la plaza inundaron las inmediaciones de la Casa Rosada. “Las banderas han sido bien recogidas y las vamos a seguir llevando a la victoria”, azuzó el secretario de Inteligencia y amigo íntimo del ex presidente, Héctor “Chango” Icazuriaga, recién llegado de Río Gallegos luego de acompañar a la Presidenta en el traslado de los restos de Kirchner al mausoleo.

“Cuando todo parecía perdido y cuando la derecha parecía arrasar hasta con las más fuertes conquistas del peronismo, llegaron Néstor y Cristina para sacarnos de las profundidades del infierno y demostrarnos que la patria es posible”, vociferó el secretario de Comunicación Pública, Juan Manuel Abal Medina, frente a los manifestantes que agitaban las banderas en las que abundaba la figura del Nestornauta, ya un icono referenciado al kirchnerismo. Abal Medina e Icazuriaga pasaron por la Plaza de Mayo después de volar desde Santa Cruz para saludar a la multitud que se congregó para recordar al ex presidente, y que agitaba las banderas con la síncopa de los bombos y las trompetas que más de una vez entonaron el Himno Nacional.

“Fue uno de los días más tristes que recuerde. Cuando me enteré a la mañana pensé que era mentira, pero después me encontré en un mar de lágrimas con un montón de gente más en la plaza”, aseguró con la voz casi quebrada Jorgelina, ama de casa residente en la zona sur, cuando explica las razones que la llevaron a volver a la plaza un año después. A un lado chicos y chicas con antorchas y velas en las manos conversan sin perder la alegría. De fondo se escuchaba al intendente de Quilmes, Francisco “Barba” Gutiérrez, que desde el escenario destacaba a Kirchner como “ese gran compañero y militante que recuperó a la política como herramienta del pueblo para transformar la realidad”.

El escenario fue otra vez el trailer de un camión de la Corriente de la Militancia donde se montaron los equipos de las bandas de música que participaron del festival: La Mancha de Rolando e Iván Noble. Fue el mismo donde la presidenta Cristina Kirchner bailó el domingo pasado al compás de la fiesta por la victoria en las elecciones presidenciales que la consagraron como la presidenta más votada desde el retorno democrático. En el techo se montó un micrófono por el que fueron pasando las distintas personalidades de la política y la cultura que se acercaron para rendir su homenaje. Por ejemplo, el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, y el de Educación, Alberto Sileoni, el jefe del bloque de diputados del Frente para la Victoria, Agustín Rossi, el senador Daniel Filmus y el subsecretario de Legal y Técnica de la presidencia, Claudio Heredia. El dirigente del Movimiento Evita Emilio Pérsico iba y venía constatando que todo estuviera en su lugar, mientras detrás del camión el actor Federico Luppi se mezclaba con el músico Mariano Otero.

Las columnas de jóvenes y gente suelta se fue acercando de a poco a la Plaza de Mayo. Primero fueron los mineros con la estatua de Kirchner –a esa altura llena de ramos de florales y ofrendas de todo tipo– que recorrieron la Avenida de Mayo desde el Congreso hasta el centro de la Plaza de Mayo. Allí se encontraron con la presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, que los estaba esperando después de realizar la tradicional marcha de los jueves, apenas rozaban las cuatro de la tarde. Para esa hora las columnas de militantes del Movimiento Evita, el Frente Transversal, Nacional y Popular, la agrupación Kolina y la Corriente Peronista Nacional flameaban con el fresco viento de la tarde.

“Hace un año y un poquito, yo no estaba tan interesada en la política. Pero la muerte de Kirchner y la cantidad de jóvenes que salieron a la calle me dejó la sensación de que había hecho algo muy importante para mucha gente. A partir de ahí empecé a militar”, aseguró María, quilmeña de 22 años enfundada en una remera blanca con la figura del ex presidente levantando el pulgar. A su lado María José no paró de cantar saltando y con ademanes de sus manos eso de “soy soldado del pingüino”. En torno de la pirámide aparece un hombre con una marioneta de Cristina Fernández de Kirchner que requiere la atención y la foto pertinente.

De espaldas a la pirámide el busto inflable de Néstor Kirchner observó durante toda la tarde y noche a la gente que arribaba a la plaza. En la base tenía una leyenda que decía: “Estoy en vos”, que fue el fondo preferido para sacarse fotos. A la imagen se sumó después otro inflable de una mano con los dedos en “V” que completó la postal. “Me cambió la forma de ver a la política. Antes creía que eran una raza despreciable, hoy creo que es fundamental para seguir mejorando lo que queda por hacer”, afirmó Mario, recién llegado de Lanús, mientras le sacaba una foto a un grupo de chicas.

“Mires donde mires ella está ahí”, cantaba la Mancha de Rolando y la gente se señalaba las remeras con la figura de la presidenta. El aniversario de la muerte de Kirchner consumía sus últimas horas, con el estribillo de la canción “Avanti morocha” cantada por Iván Noble, acompañado a los gritos desde abajo del escenario.

Compartir: 

Twitter
 

La estatua de los mineros de Río Turbio fue referencia en el acto.
Imagen: Pablo Piovano
SUBNOTAS
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.