EL PAíS › NUEVAS BAJAS EN LA TROPA DE FRANCISCO DE NARVAEZ

Un Colorado desteñido

Cuatro de sus diputados preparan las valijas. Los encabeza el jefe del bloque, Ramiro Gutiérrez, y piensan armar una bancada propia. Están negociando con el kirchnerismo. El PRO, que ya se quedó con dos legisladores de De Narváez, también los tentó.

 Por Werner Pertot

Es acá. Es ahora. A Francisco de Narváez se le van diputados bonaerenses. El bloque PRO en el Congreso provincial ya le robó dos legisladores, Jorge Srodek y Verónica Couly. Ahora el kirchnerismo les ofreció a otros cuatro que formen un bloque propio, que lideraría el actual jefe de bancada del Colorado, Ramiro Gutiérrez. “Si se concreta eso, el bloque implosiona”, se divertían los macristas, que advierten que luego de que De Narváez colaborara con el intento de juicio político a Mauricio Macri la relación entre los empresarios quedó dañada. En tanto, la mano derecha de De Narváez, Gustavo Ferrari, salió a cuestionar al jefe del bloque PRO, Federico Pinedo, por la votación macrista en el Consejo de la Magistratura. Tras dos derrotas ante el gobernador Daniel Scioli, De Narváez busca recomponer su espacio y evitar más fugas. Sin embargo, tanto el macrismo como el kirchnerismo se pusieron en campaña para dejarlo prácticamente sin diputados. La semana pasada se confirmó el pase al PRO del ruralista Jorge Srodek y Verónica Couly, que abandonaron el bloque. Ambos señalaron sus diferencias con la alianza que hizo De Narváez con el radicalismo. El Colorado les devolvió la cortesía: “Hay oportunistas que a la mañana están en un lugar y al mediodía, en otro. Vaya a saber qué intereses los han convencido para semejante travestismo”, tronó.

“Nosotros estamos tranquilos con el hecho de ofrecer nuestro posicionamiento de oposición responsable, pero coherente con el millón trescientos mil votos que llevaron a Francisco a ser la tercera o cuarta persona más votada. Esperamos que sea eso lo que representen responsablemente nuestros legisladores”, planteó Gustavo Ferrari a Página/12. Para el hombre de confianza de De Narváez no habrá tantas salidas del bloque como se rumorea.

No obstante, cuatro diputados de su bloque provincial están pensando en alejarse y formar un espacio propio, que funcionaría como aliado al kirchnerismo. Son el jefe de bloque, Ramiro Gutiérrez, y los legisladores Gonzalo Atanasof, Ricardo Lissale y Jorge Solmi. Todos peronistas, todos muy enojados por los lugares que cedió al radicalismo De Narváez en las últimas elecciones. “Y la mayoría siente que no le debe nada al Colorado”, acotan en el PRO.

Gutiérrez está en conversaciones con el titular de la Cámara de Diputados bonaerense, Horacio González, pero también tiene en su otra mano una oferta similar por parte del futuro ministro de Gobierno porteño Emilio Monzó para sumarse al PRO. Habrá que ver cuál de las dos ofertas los tienta más. El jefe de bloque de De Narváez llegó a comentar su decisión de marcharse en una reunión de presidentes de bancada hace no demasiado tiempo. “El proyecto de De Narváez está agotado”, se le escuchó decir. Quedarían en Unión Celeste y Blanco la ex compañera de fórmula Mónica López, María Elena Torresi, además de los entrantes Guillermo Britos y Mauricio D’Alessandro. Cuatro sobre diez que solían ser.

“El Colorado, en lugar de contenerlos, se da receso hasta el martes. Cuando vuelva se va a encontrar una sorpresa: el bloque va a implosionar”, vaticinaban en el PRO, donde no ocultan el malestar por la decisión de De Narváez de dejarlos afuera de su armado este año. En rigor, Macri y el Colorado tuvieron una reunión en la casa de Franco Macri en la que De Narváez le exigió al jefe de Gobierno la mitad de los lugares en la ciudad para abrirle las listas en la provincia. Nada de eso ocurrió.

Reelecto en la ciudad, Macri le está haciendo sentir el peso de la derrota a su ex aliado. “Mauricio ya le ganó en todo: le fue mejor en política, tiene más facha, tuvo siempre mejores minas que él”, se entusiasma uno de los armadores del jefe de Gobierno. “Ya no queremos saber más nada con él. Es como una mujer de la que estabas enamorado, pero que te engañó demasiadas veces”, metaforiza.

El bloque PRO va a tener ahora 12 diputados entre macristas y aliados del peronismo y se van a ocupar de custodiar la gestión de Jorge Macri en Vicente López. También quieren sumar a Jesús Cariglino, que cuenta con un senador provincial. Pero el intendente de Malvinas Argentinas no termina de decidirse a seguir en la oposición. Hay quien dice que ya busca su regreso al kirchnerismo. El PRO también buscará sumar por el lado del radicalismo (ver recuadro). En el Congreso nacional tratarán de sumar a Enrique Thomas, al bloque de Daniel Germano (Santa Fe Federal), a Graciela Camaño y a Eduardo Amadeo, dos que ya se están acercando al macrismo.

La pelea entre los ex aliados de Unión-PRO también parece trasladarse al Congreso nacional. En su Twitter, Ferrari le asestó un golpe a Pinedo por la votación del PRO en el Consejo de la Magistratura. “La independencia de la Justicia fue un pilar común del arco opositor sobre el que hay que seguir construyendo, no destruyendo”, lanzó la mano derecha de De Narváez. “Los miembros del Consejo de la Magistratura no deben defraudar a sus votantes si fueron electos opositores”, insistió. Pinedo no se quedó callado: “No hubo defraudación alguna. Lee, Gustavo, mi carta de lectores a La Nación de hoy (por ayer). Abrazo”. “Me refiero a los miembros del Consejo que votan con los K en designaciones tan sensibles habiendo sido electos como opositores. Abrazo”, le devolvió el cariño Ferrari.

Pese a las fugas, De Narváez ya dejó trascender que piensa volver a recorrer la provincia para promocionar su candidatura a gobernador en 2015. Volverá a iniciar sus caminatas en dos semanas. Aunque quizá llegue a esa fecha con algunos diputados menos.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.