EL PAIS › VOLVIO A TRABARSE LA NEGOCIACION PARA QUE LOS SUBTES PASEN A LA CIUDAD

Un traspaso en vía muerta

El gobierno de Macri pidió que la Nación mantenga los subsidios hasta 2017 y no definió cuándo podría hacerse cargo del servicio. El secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi, dijo que la propuesta busca “dilatar los plazos” y exigió que la Ciudad asuma su autonomía.

La negociación para traspasar la red de subterráneos y el Premetro a la Ciudad de Buenos Aires volvió a trabarse. La contraoferta que el gobierno porteño llevó ayer –a través de la electa vicejefa María Eugenia Vidal– al Ministerio de Economía consistió en reclamar la continuidad de los subsidios del Estado nacional hasta 2017, pero no le puso fecha al traspaso del servicio. El secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi, interpretó la propuesta del gobierno macrista como una forma de “dilatar los plazos” para hacerse cargo de los subtes y amenazó con recurrir a la Justicia para que la Ciudad asuma la responsabilidad que le asigna la ley que le brindó su autonomía. Vidal, en cambio, calificó el encuentro como “una reunión más” y ratificó que el gobierno porteño no se puede hacer cargo de los subterráneos a partir de diciembre. El ministro de Economía, Amado Boudou, dijo que el equipo del Gobierno está “muy decepcionado” de la reunión con los funcionarios porteños y calificó la contrapropuesta como una “cuasi extorsión con la intención de romper la negociación”.

“El argumento es el de siempre. Pareciera que la única racionalidad que existe es la económica. La Ciudad está dilatando la asunción de una responsabilidad que está marcada por una ley. Cuando fui ministro de Obras Públicas de la Ciudad me cansé de mandar cartas para pedir el traspaso, porque esto es un tema muy importante”, recordó ofuscado Schiavi al término de la fracasada reunión con las autoridades porteñas.

Schiavi tampoco descartó que “se ejecute alguna acción en el plano judicial para que la Ciudad tome la responsabilidad del servicio”, aunque aclaró que el diálogo “no se rompió”. “La propuesta que nos entregaron –continuó el secretario de Transporte– es un paso atrás. Nos piden alargar los plazos hasta 2017 y el financiamiento de avales.”

De esa manera, Mauricio Macri volvió a rechazar la propuesta del gobierno nacional para traspasar el servicio de las seis líneas de subterráneos y el Premetro a partir del 1º de diciembre, con el compromiso de hacerse cargo del 50 por ciento de los subsidios durante un año. Como contrapartida, la oferta que Vidal llevó ayer al cónclave que se realizó en el piso 11 del Ministerio de Economía insiste en que para el gobierno porteño “es imposible hacerse cargo de la red a partir del 1º de diciembre”, tal como lo pretende la Nación, pero reclamó la continuidad de los subsidios por cinco años más, hasta cuando concluya la concesión de Metrovías.

“Nosotros proponemos un esfuerzo compartido en las inversiones que están pendientes. Además, el 1º de diciembre nos resulta un período un poco ajustado y también planteamos algunas diferencias con respecto a los subsidios”, dijo Vidal, sin dar detalles de la propuesta del gobierno porteño. Pero intentó bajar los decibeles de la confrontación. “Fue una reunión más”, aseguró la vicejefa electa y completó: “Necesitamos ponernos de acuerdo porque no podemos responsablemente asumir el traspaso de un servicio sin capacidad para mejorarlo”.

“Estamos muy decepcionados, teníamos expectativas en poder avanzar. Estamos convencidos de que es una buena herramienta para que el gobierno del ingeniero Macri pueda prestar mejores servicios”, dijo el ministro al de Economía al salir de la 17ª Conferencia de la Unión Industrial Argentina. Boudou también cruzó duramente la contrapropuesta del macrismo: “Se podría decir que fue una cuasiextorsión, con la intención de romper la negociación”. “Lamentablemente hemos encontrado evasivas” de los funcionarios porteños, continuó el ministro y expresó los motivos de su enojo: “Pretendemos que el 1º de diciembre ya esté en manos del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, y la propuesta era de pasarlo para marzo y luego para septiembre y así para nunca”. “Los gobiernos tenemos que hacernos cargo de nuestras responsabilidades”, completó Boudou.

La postura macrista también tuvo repercusiones en la Legislatura porteña. “Es una vergüenza la contrapropuesta para una ciudad con un presupuesto de 33 mil millones de pesos –dijo el legislador Eduardo Epszteyn, del ibarrista Frente Progresista y Popular–. Macri no quiere administrar los subtes, les tiene miedo. Es una renuncia a la autonomía de la Ciudad.”

Compartir: 

Twitter
 

“La Ciudad dilata la asunción de una responsabilidad que está marcada por una ley”, dijo Schiavi.
Imagen: Télam
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.