EL PAíS › LOS PREPARATIVOS DE LA CEREMONIA DE REASUNCIóN EN EL CONGRESO Y LOS INVITADOS INTERNACIONALES

Para estrenar el segundo mandato

Los presidentes de los países vecinos participarán del acto y podrían sumarse Chávez y Santos. Obama enviará a dos funcionarios de alto perfil y se esperan representantes españoles del PSOE y del PP. También habrá figuras nacionales de diferentes ámbitos.

 Por Nicolás Lantos

Los arreglos ya están en marcha: el sábado que viene inaugurará su segundo mandato la presidenta Cristina Fernández de Kirchner en una ceremonia que espera la presencia de mandatarios extranjeros, de todos los gobernadores y la asamblea legislativa a pleno, entre otras figuras políticas de relevancia. Además, a continuación y en la Casa Rosada, dará juramento el nuevo gabinete. La misma escena se repetirá, prácticamente en todas las provincias argentinas que renovaron sus autoridades este año (las excepciones son Corrientes y Santiago del Estero): mientras que algunos mandatarios decidieron anticipar el paso de mando para el día anterior, en otros casos se hará el mismo sábado en horas de la noche, para darles tiempo de asistir a la ceremonia en el Congreso y estar de regreso en sus terruños y encabezar cada cual su acto de asunción (ver aparte).

Todavía, es cierto, quedan muchas cosas por acordar y algunas incógnitas por develarse, como cuáles de los mandatarios regionales formarán parte del convite, algo que el personal de Cancillería comenzó a resolver en los últimos días, aprovechando la cumbre que se llevó a cabo en Caracas. Los limítrofes José “Pepe” Mujica (Uruguay), Fernando Lugo (Paraguay), Dilma Rousseff (Brasil), Evo Morales (Bolivia) y Sebastián Piñera (Chile) están casi confirmados, aseguran en la Casa Rosada. Hugo Chávez (Venezuela) y Juan Manuel Santos (Colombia) volverían a coincidir, a pesar de los problemas del salud del primero: lo consideran un homenaje a la memoria de Néstor Kirchner, cuya mediación fue crucial para desactivar el principio de conflicto entre sus países. El ecuatoriano Rafael Correa y el peruano Ollanta Humala aún no confirmaron su presencia.

El gobierno de los Estados Unidos, en tanto, enviará a la ceremonia a dos figuras de alto perfil, en un nuevo guiño a la reconstrucción de las relaciones bilaterales. Se trata del asesor especial de Barack Obama y director para el Hemisferio Occidental del influyente Consejo Nacional de Seguridad, Dan Restrepo (el hombre que estuvo a cargo de acordar los detalles de la reunión bilateral entre el mandatario norteamericano y CFK en la última reunión del G-20), y de la secretaria de Trabajo, Hilda Solís, cuyo cargo, en el escalafón de Washington, equivale al de un ministro local. De España se esperan representantes del saliente gobierno (a manos del Partido Socialista Obrero Español) pero también, de forma extraoficial, algún hombre del Partido Popular, que ganó las recientes elecciones y será oficialismo desde el 22 de diciembre.

A estas presencias internacionales se sumarán prácticamente todas las figuras políticas de relevancia en la Argentina y varias del ámbito civil: además de los diputados y senadores, que tienen su lugar asegurado, y de los gobernadores de todas las provincias, tanto entrantes como salientes, y que –se supone– tendrán asistencia casi perfecta, ya hay empresarios, intendentes, personalidades de la cultura, la economía y el derecho, entre otros ámbitos, que están haciendo llamados para procurarse un lugar en la ceremonia.

Con esto en mente, el Congreso ya puso en marcha hace más de diez días los preparativos del anfitrión: así, los responsables de las áreas de Secretaría Parlamentaria y de Ceremonial, además de las direcciones de Prensa y de Seguridad de ambas cámaras, coordinan con la Policía Federal la logística que saldrá a la cancha el sábado. Con ellos coordinarán, a su regreso de Caracas, sus pares de Presidencia, para resolver los últimos detalles.

En principio está previsto que alrededor de las once de la mañana arriben los legisladores, las delegaciones extranjeras y los invitados especiales; media hora más tarde ingresaría al recinto el titular de la Cámara de Senadores, Julio Cobos, para dar comienzo al acto con el izamiento de la bandera. Aunque se especulaba que el vicepresidente opositor daría un paso al costado, finalmente ayer se informó que será él y no la flamante presidenta provisional, Beatriz Rojkes de Alperovich, quien tome el juramento (ver página 5).

La llegada de Cristina Fernández de Kirchner y Amado Boudou será al mediodía, por la explanada que da a la avenida Entre Ríos. Una vez adentro, serán recibidos por las autoridades parlamentarias en el Salón Azul y de allí se dirigirán, a través del Salón de los Pasos Perdidos, hasta el recinto, donde se les tomará juramento, y a continuación Cristina Fernández dará su discurso a la asamblea. Una vez concluido el discurso de la Presidenta, ya será Boudou, en ejercicio de sus funciones, quien dé por cerrada la ceremonia.

La actividad presidencial se completará un rato más tarde, en la Casa Rosada, donde la mandataria tomará juramento a sus nuevos ministros y renovará las funciones de aquellos que continúen en sus cargos. Para entonces, los gobernadores que aún no hayan hecho su juramento (entre los que están el salteño Juan Manuel Urtubey, el misionero Maurice Closs y el chubutense Martín Buzzi) ya estarán volando de regreso a sus provincias para asumir sus cargos. Claro, como bromeó uno de ellos en diálogo con Página/12, “si las cenizas volcánicas lo permiten”

Compartir: 

Twitter
 

Como en 2007, este sábado Cristina Fernández hablará ante la Asamblea Legislativa.
Imagen: Télam
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.