EL PAIS › RECHAZARON UN PEDIDO DE SOBRESEIMIENTO DE UBERTI

El contrabando de Antonini

 Por Raúl Kollmann

El juez en lo Penal Económico Marcelo Aguinsky rechazó un pedido de la defensa del ex funcionario Claudio Uberti para que sea sobreseído en la causa por la valija en la que Guido Antonini Wilson, que viajaba en un vuelo contratado por Enarsa, traía 790.550 dólares. Aguinsky considera que el delito fue el de contrabando, ya que Antonini Wilson dijo, primero, que traía libros, y después sólo 60.000 dólares. Es decir que mintió, recurrió a un engaño, que es lo central del delito de contrabando. El magistrado reiteró en su resolución de ayer algo ya manifestado por el anterior juez: el dinero era de Antonini Wilson, quien firmó esa madrugada una declaración admitiendo que los 790.550 dólares eran suyos y que, por supuesto, sabía que estaban en la valija. Justamente por eso mintió. Es más, Aguinsky incorpora en su resolución un informe de Uruguay en el cual consta que en meses anteriores el venezolano-norteamericano había girado desde Montevideo a Estados Unidos primero 867.000 dólares y después 1.600.000. Es decir que Antonini no era –como alegó– un perejil, sino que contaba con un volumen de bienes compatible con el dinero que trató de introducir en la Argentina y, tal vez, a Montevideo, destino final de aquel viaje del 4 de agosto de 2007. Antonini está prófugo para la Justicia argentina y refugiado en Miami.

Aguinsky menciona en su escrito dos delitos posibles. Por un lado, el de lavado de dinero. En este caso, a Uberti –de ser probada su participación en la maniobra– le correspondería una pena máxima de tres años de prisión, pero agravada a seis años por ser funcionario. Se considera que hay lavado de dinero cuando una persona tiene fondos de origen ilícito que se presume tratarán de meterse en el circuito legal. Como Antonini no declaró la plata ni en Venezuela ni en Argentina, se le podría adjudicar ese delito. Sin embargo, en la nueva ley de lavado, pedida por las autoridades internacionales del GAFI y votada por todos los bloques este año, se deslizó un error: se suprimió el agravante por ser funcionario público. De esa manera, al ser la pena máxima tres años, el delito estaría prescripto. Aguinsky le pidió al Congreso que vuelva a incorporar el agravante.

Igualmente, el juez sostiene que el encuadramiento correcto es el de contrabando, por lo que no corresponde la prescripción ni el sobreseimiento, ya que la pena máxima es de diez años de prisión. El tema está en debate. Hay jueces que consideran que el dinero no es una mercancía, no se puede contrabandear y no figura en los códigos como de entrada o salida prohibida. Hay jueces que creen que puede haber contrabando con dinero, pero sólo cuando se saca del país. En una resolución reciente de la Sala A de la Cámara de Apelaciones en lo Penal Económico no consideró contrabando una salida de 800.000 dólares. Y en el caso de la valija de Antonini, la Sala B votó dos a uno que se trató de contrabando. Lo que sucede es que falleció uno de los dos jueces que votaron la calificación de contrabando, por lo que ahora el tema volverá a ser tratado por la sala con una nueva composición. Están Marcos Grabivker (el que consideró que era contrabando) y Roberto Hornos. Quien falleció fue Carlos Pizzatelli.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.