EL PAIS › SERVINI SUSPENDIO LAS ELECCIONES PARA JEFE DE GOBIERNO EN CAPITAL

Ibarra se la Toma con la SIDE y Duhalde

La jueza federal decidió, a pedido del menemismo, impedir los comicios fijados para el 8 de junio. Ibarra anunció que apelará y que fijará nueva fecha. También acusó públicamente a Toma de estar detrás de la decisión de la jueza. El Gobierno no hizo declaraciones pero niega todo.

 Por Santiago Rodríguez

La jueza federal María Romilda Servini de Cubría suspendió ayer las elecciones a jefe de gobierno y legisladores porteños y cumplió así con un pedido del PJ que advertía que la convocatoria para el próximo 8 de junio hecha por Aníbal Ibarra generaba “incertidumbre”. “Esta resolución es fruto de una maniobra política instrumentada por el titular de la SIDE, Miguel Angel Toma, porque el peronismo no tenía candidato”, denunció Ibarra, mientras en privado sus colaboradores acusaron también al presidente Eduardo Duhalde y a su candidato presidencial, Néstor Kirchner, con quienes las tratativas para cerrar un acuerdo electoral en la ciudad parecían encaminarse al fracaso. Ibarra anunció que en los próximos días fijará la nueva fecha de los comicios locales y si Duhalde no firma un decreto para postergar los de diputados nacionales –que Servini de Cubría mantuvo sin cambios– todo indica que los porteños tendrán que pasar cinco veces por el cuarto oscuro.
La confirmación de que Servini de Cubría había resuelto suspender las elecciones porteñas sorprendió a mitad de la tarde a varios dirigentes políticos, quienes a esa hora se repartían en diferentes reuniones en las que se negociaban posibles acuerdos electorales para el distrito. Uno de ellos fue el propio Ibarra, a quien la suspensión de los comicios lo obligó a cancelar un encuentro con Elisa Carrió, en el cual ambos se habían comprometido a avanzar en la integración de una coalición en la ciudad en vistas de que el plazo para la inscripción de alianzas vencía hoy a las 24.
La decisión de Servini congeló las negociaciones políticas y obligó a un súbito cambio de planes al Jefe de Gobierno porteño. De inmediato, Ibarra se reunió con sus principales colaboradores y convocó en menos de dos horas a la prensa para fijar su posición. La conferencia que se había anunciado no fue tal: Ibarra apareció en el Salón Blanco de la jefatura de gobierno acompañado por todo su gabinete y con gesto serio y voz firme se limitó a decir lo que tenía previsto para después retirarse sin más trámite.
Toma, a quien identificó como el impulsor de la “maniobra” de suspensión de las elecciones, fue el destinatario de la primera de las andanadas de Ibarra, quien sostuvo que la presentación judicial del PJ “me recuerda la de (Luis) Barrionuevo en Catamarca”. De la resolución de Servini de Cubría en sí, el Jefe de Gobierno sostuvo que tiene “argumentos absolutamente falsos” y constituye “un avasallamiento de la autonomía de la ciudad”.
La resolución de Servini de Cubría tiene su origen en una presentación formulada por el apoderado del PJ porteño, Abel Cardellicchio, de quien en la jefatura de Gobierno de la Ciudad se encargaron de destacar que “lo tenemos sumariado por falsificación de partidas de defunción”. Lo que Cardellicchio argumentó fue que, tal como estaba planteada, la convocatoria a las elecciones locales generaba un “estado de incertidumbre” dada la superposición de competencias entre el Tribunal Superior de Justicia porteño y la Justicia Electoral nacional. Cardellicchio advirtió, entre otras cosas, que no quedaba claro dónde oficializar las boletas ni quién iba a realizar el escrutinio.
Ibarra destacó que la misma Servini de Cubría se había comprometido el viernes pasado a firmar ayer con el Tribunal Superior porteño el convenio para desarrollar el proceso electoral en el distrito. “Qué pasó desde el viernes hasta hoy (por ayer), lo puedo suponer”, sostuvo el Jefe de Gobierno.
El plan de Ibarra, además de apelar la resolución de Servini de Cubría, es reunirse hoy con el Tribunal Superior para determinar el tiempo que demandaría organizar las elecciones y en función de eso fijar la nueva fecha. “Sería bueno que Servini remita los padrones que fueron pedidos hace un mes”, comentó Ibarra y volvió entonces sobre el escándalo de Barrionuevo: “En Catamarca se queman las urnas; acá se retienen los padrones”. Ibarra cargó las tintas sobre Toma, aunque sus allegados fueron más lejos y acusaron a Duhalde y Kirchner. En la jefatura de gobierno sabían de antemano en qué andaba Servini, e Ibarra se comunicó días atrás con la jueza. “Contestó que estaba recibiendo muchas presiones de Toma”, revelaron en la jefatura de gobierno.
La sospecha de que en la Casa Rosada no están al margen de la resolución de la jueza radica en que Ibarra le planteó el tema a Duhalde en el encuentro que ambos mantuvieron a fines de la semana pasada y recibió por respuesta que se quedara tranquilo. “Necesitaban tiempo para instalar un candidato”, señaló más de un colaborador de Ibarra, quien de encaminarse hacia un acuerdo con Kirchner el último fin de semana acercó posiciones con Carrió como nunca antes había podido hacerlo. De hecho, ambos hablaron ayer por la mañana y la chaqueña había accedido que el ARI lo apoyaría sin que Ibarra se pronunciara a favor de su candidatura presidencial, como parte de un acuerdo que contemplaba también a los socialistas y que tenía también posibilidades de integrar a la Central de Trabajadores Argentinos (CTA). En esa charla ambos dejaron para la tarde la definición de la integración de listas de candidatos conjuntas.
“Ibarra hizo todo para que se suspendiera la elección y ahora se hace el enojado”, retrucaron al otro lado de la Plaza de Mayo y dieron otra versión de su encuentro con Duhalde: “Vino para tratar de parar las elecciones”. Dirigentes allegados a Toma negaron, además, que se tratara de una maniobra ante la falta de un candidato del PJ. “Tenemos todo arreglado con Mauricio (Macri) desde el viernes pasado. Lo llevamos como candidato en la lista del peronismo –afirmaron– y lo único que queda pendiente es definir dos candidatos a legisladores que Macri quiere sacar de su boleta y pasarla a la del PJ.”
En medio de la incertidumbre que generó la resolución de Servini de Cubría anoche continuaban las conversaciones en torno de la integración de las listas de candidatos a diputados nacionales. Como la jueza no suspendió esos comicios, el cierre del plazo para la inscripción de alianzas sigue siendo hoy a las 24, salvo que Duhalde (que está en Europa) firme un decreto y disponga también la suspensión de esas elecciones para hacerla coincidir con la local en la fecha que Ibarra disponga.

Compartir: 

Twitter
 

Aníbal Ibarra convocó a conferencia de prensa, pero se limitó a anunciar en tono crispado su posición.
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.