SOCIEDAD › SON OBLIGATORIAS LAS VACUNAS CONTRA LA HEPATITIS B Y LA RUBEOLA

Dos pinchazos más para los chicos

Según dispuso el Ministerio de Salud, se deberán aplicar a los 11 años. Contra la hepatitis B ya se vacuna a recién nacidos.

 Por Pedro Lipcovich

“¿Por qué me tienen que dar otro pinchazo?” “Porque ya sos grandecito”, contestará la madre con toda veracidad: la vacuna contra la hepatitis B, que acaba de incorporarse al calendario obligatorio y gratuito, se aplica a los 11 años, justo antes del comienzo de la adolescencia, considerada la edad de mayor riesgo para esa enfermedad que, en uno de cada diez casos, es gravísima. La transmisión de esta forma de hepatitis se parece a la del VIH/sida: por contacto sexual o por compartir jeringas. La vacuna es totalmente inocua y recomendable también para adultos (puede no ser inocua para el bolsillo, ya que su precio oscila entre tanto como 74 pesos y tan poco como 7 pesos, pese a que “todas son equivalentes”, según un especialista de la Sociedad de Pediatría). También se incorporó para los chicos de 11 la vacuna contra la rubéola, cuyo mayor riesgo es causar malformaciones si la mujer la contrae durante el embarazo. La vacuna contra la hepatitis A no está todavía en el calendario pero los pediatras la recomiendan para antes de que el chico entre al jardín de infantes.
“En la Argentina, la principal vía de trasmisión de la hepatitis B es la sexual, y la vacunación de preadolescentes es una relevante estrategia de prevención”, dicen los fundamentos de la resolución que ayer dio a conocer el Ministerio de Salud y que consiste en “indicar vacuna antihepatitis B a los niños de 11 años en el marco de los Programas de Salud Escolar”.
La transmisión de esta forma de hepatitis es “sobre todo por contacto con la sangre de una persona infectada; como en la relación sexual puede haber algún contacto de este tipo, resulta una vía de trasmisión; también lo es el compartir jeringas, y otro grupo de riesgo es el personal de salud. Para todo adulto que cumpla condiciones de riesgo, también es recomendable la vacuna”, advirtió Alejandro Ellis, secretario del Comité de Infectología de la Sociedad Argentina de Pediatría.
El especialista aclaró que “a partir de noviembre de 2000 es obligatoria y gratuita la vacunación contra la hepatitis B a todos los recién nacidos, para evitar la transmisión de la enfermedad por madres que pudieran ser portadoras crónicas del virus: la primera dosis se aplica en las primeras 12 horas de vida, la siguiente a los dos meses y la tercera a los seis meses: esto protege también contra transmisiones durante la infancia, por ejemplo si hubiera portadores crónicos en la familia”.
La vacunación puede ser carísima para quienes deban pagarla: en vacunatorios llega a los 74 pesos por cada una de las tres dosis; en farmacias, el precio de lista de la marca más conocida –importada– es 71,37 pesos. Pero la marca más barata –de origen nacional aunque algunos la denominan “cubana”– cuesta 7,90, casi diez veces menos. Algunos farmacéuticos dicen que esta marca no es tan buena pero “...eso es mentira –fue categórico el especialista de la Sociedad de Pediatría–: todas tienen controles de calidad, todas son equivalentes y, además, intercambiables, de modo que, si alguien se aplicó una dosis con una marca, puede darse las restantes con otra”.
El 89 por ciento de las personas que enferman de hepatitis B se curan, pero las demás desarrollan la forma crónica, que puede conducir a la muerte por cirrosis, cáncer de hígado o hepatitis fulminante.
En cuanto a la vacuna contra la hepatitis A, ¿por qué no está incluida en el calendario obligatorio? “Por una cuestión de costos –explicó Ellis–: sólo un país en el mundo, Israel, la tiene en su calendario, y cada dosis cuesta 17 dólares al por mayor; la vacuna contra la hepatitis B, en cambio, está incorporada al calendario de 154 países, por lo cual se produce en grandes cantidades y cuesta sólo 68 centavos de dólar.” Para los papás que estén en condiciones de vacunar a su hijo también contra la hepatitis A, “es recomendable hacerlo a partir del año de vida, y en todo caso antes de entrar al jardín de infantes; son dos dosis, con intervalos de seis meses”, precisó el infectólogo de la Sociedad de Pediatría. Esta forma de hepatitis suele transmitirse por vía heces-manos-boca. También se incorporó para los chicos de 11 la vacuna doble viral, contra el sarampión y la rubéola. Esta última enfermedad, si se adquiere durante los primeros meses del embarazo, produce en el bebé malformaciones que incluyen la discapacidad mental y la ceguera.
Ginés González García, ministro de Salud de la Nación, destacó que “hay disponibilidad de todas las vacunas del calendario: este año hemos comprado 28 millones de unidades, el doble que el año pasado, y buscamos llevar al 95 por ciento de la población una cobertura que en años anteriores había caído por debajo del 90 por ciento”.

Compartir: 

Twitter
 

El ministro de Salud, Ginés González García, agregó las dos vacunas al calendario obligatorio.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.