SOCIEDAD

Los fiscales pidieron que Conzi quede preso hasta el juicio oral

En un escrito, refutaron todas las coartadas del dueño de Dallas. Y solicitaron su prisión preventiva. También quieren su traslado a una cárcel federal porque desconfían de los guardias del SPB.

 Por Carlos Rodríguez

En un escrito que rechaza todos los planteos de la defensa, la fiscalía pidió la prisión preventiva del empresario Horacio Conzi por el delito de “homicidio simple” contra Marcos Schenone y cuatro “tentativas de homicidio” por el ataque a balazos contra tres amigos de la víctima y un remisero. Los fiscales, además de enumerar las pruebas que apuntan a Conzi, consideraron que “ha quedado desvirtuada la coartada ensayada por el imputado”, quien dijo que en la madrugada del 16 de enero, cuando ocurrió el crimen, él se encontraba en el restaurante Dallas. Los fiscales resaltaron que “los testigos de identidad reservada ‘G’, ‘H’ e ‘I’ (empleados del restaurante) echan por tierra esa versión” dado que “vieron cómo el encausado abandonaba” el complejo y salía “en persecución del automóvil tripulado por las víctimas”. Los testigos precisaron que los dueños de Dallas admitían en la intimidad que era “segura la culpabilidad” de Conzi y que no sabían “cómo hacer para zafar” de la acusación.
Los fiscales Mario Kohan y Hernán Collantes ratificaron el supuesto móvil del crimen: la pelea de Conzi con Schenone, en Dallas, por celos, dado que el joven se fue con una chica que el imputado pretendía. Al fundamentar ese punto, la fiscalía citó en forma textual un párrafo de uno de los tantos escritos presentados por los defensores Fernando Burlando y Ricardo Montemurro, quienes refutaron los dichos de Paula Alonso y del propio Schenone en el sentido de que era Conzi el que conducía la camioneta Grand Cherokee desde la cual partieron los balazos.
En una presentación realizada el viernes para pedir la exumación del cuerpo de Schenone, la defensa consideró que “debido al altercado que habrían mantenido momentos antes en el complejo ‘Las Olas’ (local bailable de Dallas) hayan estado sugestionados y esto haya provocado que tanto Paula como Marcos Schenone instantáneamente hayan realizado una especulación inmotivada y por sobre todo falsa”. Aunque siguen negando, los defensores admiten una posibilidad que hasta ahora desechaban.
La fiscalía ratificó que la Policía Científica “determinó que cuatro de los proyectiles incautados en el lugar de los hechos atravesaron el cañón de una de las armas secuestradas en el domicilio del encausado”, mientras que un quinto plomo “se compadece en sus características generales con los que se disparan a través de un arma marca Pietro Beretta”, como la que tenía Conzi en su habitación. También se resaltó que el peritaje de “espectrofotometría infrarroja” dio como resultado que “el compuesto de color grisáceo encontrado en el remís (Ford Galaxy) conducido por (Rodolfo) Fernández”, en el que iban las víctimas, “es el mismo del que se encuentra pintada y repintada la camioneta que utilizaba el imputado”, lo que confirmaría un roce entre los vehículos durante la persecución.
Las muestras cotejadas fueron extraídas “no solamente del exterior (de la camioneta) sino también de parantes internos que no fueron repintados, arrojando el mismo resultado: que es un mismo compuesto químico que arroja igual espectro infrarrojo”. De esta forma se rechaza lo dicho por la defensa, que cuestiona la calificación de “grisáceo”, insinuando que el color de la camioneta no es exactamente gris.
Los fiscales insistieron en que Conzi debe seguir preso hasta el juicio oral porque “se mantuvo prófugo (...) por espacio de cincuenta y siete días”, lo que indica que podría volver a escapar, en caso de que se le conceda la excarcelación. También pidieron su traslado a una unidad del Servicio Penitenciario Federal (SPF) para “evitar tratamientos privilegiados”. En este punto se citan “escuchas telefónicas” en las cuales el entorno de Conzi habla sobre la posibilidad de “arreglar” guardias para lograr un status preferencial. El juez de la causa, Orlando Díaz, debe resolver el pedido fiscal en cinco días.

Compartir: 

Twitter
 

La coartada del dueño de Dallas quedó desvirtuada por el testimonio de tres de sus empleados.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.