ESPECTACULOS › LORENZO QUINTEROS PRESENTA “HISTORIAS DEL CRIMEN”

Nuevas variaciones en rojo

El actor agrega desde hoy una nueva faceta laboral: le pone voz y rostro a un ciclo de investigación televisiva de casos policiales argentinos que conmocionaron en su momento a la opinión pública.

 Por Emanuel Respighi

”En este tiempo de trabajo llegué a la conclusión de que el crimen, desgraciadamente, es parte de lo humano. De otra manera, bastaría con los castigos para que no ocurrieran más. Pero la realidad indica que los asesinatos están a la orden del día. El ensañamiento de algunos asesinatos me hace preguntar: ¿Cuál es el límite del ser humano? ¿Hasta dónde somos capaces de destruir, que a veces hasta matamos a lo más querido?.” La reflexión sobre la relación entre la criminalidad y la condición humana pertenece al actor Lorenzo Quinteros, que esta noche regresa a la televisión luego de haber estado un tiempo recluido en la actividad teatral, su gran amor. Paradójicamente, en su retorno, Quinteros no actuará, sino que le pondrá su voz al relato de “Historias del crimen”, un programa de investigación que abordará estremecedores casos policiales argentinos. El ciclo irá todos los martes, a las 23, por la cada vez más periodística pantalla de Telefé.
La mirada que “Historias...” intentará plasmar en la pantalla no se detendrá únicamente en la comunicación de los informes judiciales y policiales de los casos que trate. La idea que subyace en el ciclo es la de documentar, a través de testimonios de familiares de víctimas, jueces y victimarios, la trama interna de crímenes que en su momento conmocionaron a la opinión pública. Todo bajo la conducción de Quinteros, que por primera vez hace de presentador de TV. “Al principio me costó un poco ponerme en ese lugar. Los actores estamos acostumbrados a ficcionalizar todo el tiempo, a ser otro, a jugar con las máscaras... Y acá no: yo hago de mí mismo. Aunque, tal vez, en realidad lo que hago es poner en práctica algún costado mío llamado ‘locutor’, a partir de un desplazamiento de mi comportamiento cotidiano”, reflexiona el actor en la entrevista con Página/12.
En el envío de esta noche, el programa abordará dos hechos ocurridos en 1998. La primera media hora del ciclo estará destinada a echar luz sobre el caso que terminó condenando a Fabián Tablado, el joven que asesinó de 113 puñaladas a su novia Carolina Aló. Luego se emitirá un informe sobre el asesinato de Irina Montoya y María Sánchez, las dos mochileras asesinadas por un custodio policial en las inmediaciones de Bahía Blanca. Sin embargo, Quinteros aclara que el formato del programa se flexibilizará de acuerdo con las necesidades de cada caso. “Como la idea es que la gente conozca los pormenores de los sucesos, vamos a respetar el tiempo que requiera cada asesinato. No vamos a adaptar el caso a un formato rígido”, remarca el actor devenido en locutor.
–¿Qué lo sedujo de “Historias del crimen”?
—Yo soy un enamorado de la literatura policial. Y como la idea era hacer un programa sobre determinados crímenes nacionales, no dudé en aceptar la propuesta de Telefé. Yo leo muchos cuentos policiales. Incluso había armado un programa de TV basado en cuentos policiales argentinos, por lo que el programa me cayó en el momento justo. La literatura policial argentina es muy rica: desde Borges hasta Bioy Casares, pasando por Walsh, Piglia... A mí encanta nuestra literatura policial porque tiene una gran diferencia con la estadounidense: no existe una figura tan fuerte del detective. Esa cosa fantástica de que alguien espontáneo es atraído por el tema y se convierte en un “detective” es propio de los cuentos argentinos. En ese sentido, todo argentino podría ser un detective.
–Claro que el ciclo tratará hechos reales y no fantásticos...
–Por supuesto. Son dos cosas diferentes. No es lo mismo hablar del crimen en general que comenzar a conocer el mecanismo criminal verdadero. El ciclo está hecho con un criterio periodístico, con mucha argumentación y reportajes. Además, contaremos con imágenes de archivo y, en algunos casos, con dramatizaciones que apoyan al relato. Creo que va a ser un buen programa porque se trabaja con mucha seriedad, hay un empeño para hacer que las cosas no se escapen del plano documental. No vamos a ficcionalizar excesivamente. Aunque uno sabe que siempre hay un porcentaje inevitable deficción en todo relato, aun en el documental. Desde el momento en que uno cuenta la realidad lo que hace es construir otra. Yo trato de ser lo menos dramatizador posible, de ser un transmisor neutral para que el espectador elabore su conclusión desde un relato lo menos connotado posible, lo menos disfrazado posible.
–El programa cuenta casos de interés público. ¿Cuál es el plus informativo que le agrega a cada caso?
–Lo interesante es la investigación que acompaña cada caso. El ciclo tiene una enorme cantidad de reportajes y notas a los involucrados, a los que el paso del tiempo les cambió la manera de ver las cosas y de decirlas. De pronto, hay testimonios de jueces que, con el caso cerrado o no, revelan detalles que en la cercanía de los crímenes no se conocían. También los familiares de las víctimas, con la distancia, han elaborado más el dolor. Lo mismo les ocurre a los asesinos, que condenados ya no tienen que poner en práctica estrategia alguna y abren su corazón.
–En este sentido, el paso del tiempo favorece al ciclo...
–Sí, totalmente. Pero tampoco tocamos crímenes que se olvidaron, sino que tomamos casos que todavía están en la memoria de la gente, que se recuerdan. No vamos a tratar casos que suenan del siglo XIX: están aquí, ahí nomás, frescos.
–¿La idea es cerrar los casos que toman repercusión pública en el momento pero que luego la vorágine informativa los relega?
–Exactamente. Muchas veces el periodismo nos llena de información sobre un determinado hecho pero luego, ya sea porque perdió impacto en la gente o porque otros casos lo reemplazaron, lo deja a mitad de camino, sin epílogo. Pero además ocurre que, lamentablemente, en el país suceden crímenes a diario, a cada momento. Yo voy a estar conforme si el programa logra desencadenar una reflexión en la gente acerca de la criminalidad que se está desarrollando ahora, que vean lo que pasa con un criterio más investigativo. Pero más que cerrar los casos, la pretensión del programa es plantearles preguntas a los televidentes. Con eso ya estamos satisfechos.

Compartir: 

Twitter
 

Lorenzo Quinteros se declara un “enamorado de la literatura policial argentina”.
 
ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.