EL PAíS › BARLETTA Y ALFONSIN SE CRUZARON POR LA CONTINUIDAD DE DESPOUY

Pelea con auditoría interna

El presidente de la UCR aseguró que Despouy le dijo que consideraba terminada su tarea en la Auditoría General de la Nación. Pero Alfonsín, que también dijo que había hablado, lo desmintió e impulsa sus candidatos.

 Por Sebastian Abrevaya

La pelea por la Auditoría General de la Nación sigue profundizando las grietas en la UCR. El titular del Comité Nacional, Mario Barletta, ratificó ayer que el presidente de la AGN, Leandro Despouy, le manifestó que había “culminado su tarea” al frente del organismo, mientras que Ricardo Alfonsín se reunió con Despouy y, según dijo, le desmintió haber presentado la renuncia. Alfonsín, además, expresó su “respaldo incondicional (a Despouy) al frente del organismo de control por el excelente trabajo desempeñado”. El candidato de Barletta para su reemplazo, Mariano Candioti, fue rechazado por el alfonsinismo, que también baraja nombres como el de Javier González Fraga y Manuel Garrido.

“Despouy ha manifestado una culminación de su tarea al frente de la AGN y lo ha hecho concurriendo al partido, solicitándome una entrevista. Lo recibimos junto a (Juan Manuel) Casella, mantuvimos una nueva charla”, señaló Barletta en declaraciones radiales. Cuando se le consultó acerca de por qué desde otros sectores de la UCR desmentían la información y Despouy no salía públicamente a aclarar el tema, Barletta detalló que se maneja con datos de los cuales participa y que Despouy “se acercó al partido, se realizó un comunicado que él mismo vio, en el cual se informó de su culminación”.

En realidad, Barletta viene con la idea de hacer un recambio en la AGN desde que asumió, en diciembre pasado. “Soy un convencido de que diez años al frente de un organismo es un tiempo en el que se puede llevar adelante una buena tarea”, dijo diplomáticamente Barletta ayer. Despouy lleva una década en el cargo y el santafesino vio una buena oportunidad para colocar un hombre de su confianza en su lugar. El primer nombre que había propuesto era el de Jesús Rodríguez, ex secretario general del partido. El alfonsinismo lo rechazó in limine apenas el santafesino puso su nombre sobre la mesa. Rodríguez había sido el armador de la fugaz candidatura presidencial del senador Ernesto Sanz. Después Barletta volvió a la carga en otros encuentros en los que les propuso a los alfonsinistas el nombre de Candioti, ex presidente del Consejo de la Magistratura y ex vicerrector de la Universidad Nacional del Litoral.

“No tengo nada personal contra Candioti”, le escucharon decir a Alfonsín entre los suyos. Pero el hijo del ex presidente considera que el abogado no es una figura de una trayectoria y un prestigio suficiente para ocupar ese cargo. Se han llegado a mencionar nombres como el del ex ministro de Economía Ricardo López Murphy, el cual fue descartado rápidamente en el entorno de Alfonsín. Otro economista, Javier González Fraga, fue sugerido en las usinas alfonsinistas. González Fraga tiene un perfil técnico y se afilió a la UCR luego de fracasar su candidatura a vicepresidente. El diputado Manuel Garrido es también uno de los posibles reemplazos y tal vez el que más experiencia tenga en la tarea de controlar al Poder Ejecutivo. Garrido es abogado y fue titular de la Oficina Anticorrupción. En caso de asumir, debería dejar su banca, la cual quedaría para el siguiente en la lista, Hernán Rossi, de la agrupación juvenil La Cantera Popular.

Por lo pronto, el 21 de marzo Despouy presentará su balance de gestión y allí pondría su cargo a disposición de los órganos partidarios. Para Barletta se trata del primer choque fuerte con la estructura del partido, que todavía queda en manos del Movimiento de Renovación Nacional (Morena), comandado por los alfonsinistas. De los 15 miembros que integran la Mesa Ejecutiva del Comité, nueve responden al Morena. “Barletta tiene que tomar nota de que esto no es una intendencia donde él hace lo que quiere”, advirtieron en el alfonsinismo. La intención de los alfonsinistas era tratar de encontrar un hombre de consenso para que Barletta tampoco quedara “muy desautorizado”.

Pero la resistencia a la jugada de Barletta no surgió sólo en el alfonsinismo. El diputado cordobés Oscar Aguad también lo cuestionó. Incluso desde otras fuerzas plantearon su disconformidad. El líder del Frente Amplio Progresista, Hermes Binner; el titular de la Coalición Cívica, Adrián Pérez; el macrista José Torello, entre otros opositores, cuestionaron la salida de Despouy.

Un escenario similar, aunque de menor repercusión, se produce con los cargos que le corresponden al radicalismo en el directorio de Canal 7 y la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (Afsca). Por un acuerdo del titular del bloque de Diputados, Ricardo Gil Lavedra, esos lugares iban a ser para los ex diputados Gustavo Cusinato y Silvana Giúdici. Cuando asumió Barletta frenó esas designaciones, las cuales aún no fueron resueltas.

Compartir: 

Twitter
 

Mario Barletta y Ricardo Alfonsín mantienen una disputa por el control de la Auditoría.
Imagen: Alberto Gentilcore & Bernardino Avila
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.