EL PAíS › A 30 AñOS DE MALVINAS > EL PREMIER BRITáNICO Y SU CANCILLER RATIFICARON QUE NO NEGOCIARáN SOBERANíA

Insistencia en el derecho de los isleños

Al conmemorar los treinta años del inicio de la guerra, David Cameron dijo que “el pueblo de las islas Falklands sufrió un acto de agresión para robarles su libertad y su modo de vida”. El canciller Hague criticó duramente la política exterior argentina.

 Por Marcelo Justo

Desde Londres

El primer ministro David Cameron y su canciller William Hague reiteraron con un duro mensaje la posición británica sobre las Malvinas a 30 años del conflicto. “El pueblo de las islas Falklands sufrió un acto de agresión para robarles su libertad y su modo de vida. El Reino Unido rectificó esta horrenda injusticia y seguirá firmemente comprometido con el derecho de los isleños a determinar su propio futuro”, dijo Cameron.

Por su parte, William Hague atacó la posición argentina en un artículo publicado en el matutino conservador Daily Telegraph. “El gobierno argentino en los últimos meses ha seguido una política lamentable que no ha impresionado a casi nadie, ni siquiera en Sudamérica. En lugar del diálogo que vimos en los ’90, Argentina ha adoptado medidas para forzar la posición de los isleños como el intento de intimidar a la industria petrolera, el acoso de los pesqueros y las amenazas de cortar el vínculo aéreo con Sudamérica”, señaló Hague.

Según la interpretación de la prensa británica, tanto el primer ministro como el canciller, dieron a una parte de su mensaje un tono más “conciliatorio”. En el caso de Cameron fue al señalar que el 2 de abril era un día para recordar “a todos los que perdieron sus vidas en el conflicto, tanto los miembros de nuestras fuerzas armadas como los de Argentina”. En el de William Hague, por su oferta a dialogar sobre cualquier tema menos la soberanía. “El gobierno británico no negociará sobre la soberanía a menos que los mismos isleños lo deseen. Pero hay mucho que las tres partes –los isleños, el Reino Unido y Argentina– pueden discutir en el terreno de la pesca, los hidrocarburos, la comunicación y el comercio”, señaló Hague en su artículo.

Belicismo británico

Más allá de estos gestos “contemporizadores”, la actitud oficial tuvo un doble sesgo militarista: reivindicación de la acción bélica y preocupación por la actual capacidad de fuego de las fuerzas armadas. En este sentido el ministro de Defensa Phillip Hammond señaló que el Reino Unido tenía “el financiamiento, equipamiento y la gente” necesaria para defender las islas mientras que la Marina británica confirmó que uno de sus buques de guerra más modernos, el HMS Dauntless, zarpará este miércoles con destino al Atlántico Sur en una maniobra “de rutina” que durará seis meses. Por su parte, el ministro de Defensa en la sombra, el laborista Jim Murphy, no tuvo empacho en hablar del imperio a la hora de explicar la posición británica. “En juego está algo más importante que el legado imperial. Está el derecho a la autodeterminación y nuestra certeza de que una disputa diplomática debe resolverse de modo democrático antes que por las armas”, señaló Murphy.

El impacto de las medidas anunciadas por Argentina y el Mercosur recibieron una reacción matizada. El canciller Hague señaló a la BBC que si la estrategia de Argentina es forzar la mano británica con la ayuda de otros países de América latina, se equivocaba. “Nuestro compromiso no es negociable”, señaló Hague quien minimizó el impacto de la ofensiva de Cristina Fernández de Kirchner. “Estamos en camino de duplicar nuestro comercio con Brasil, México y Colombia en 2015”, indicó.

El clima fue mucho menos confrontativo durante la ceremonia central de los parientes de los caídos británicos en la guerra. En el National Memorial Arboretum en Straffordshire, en la zona central de Inglaterra, se prendió una vela que estará encendida durante 74 días para conmemorar la duración del conflicto. El sacerdote anglicano Van den Bergh llamó a la paz entre ambos países y dijo que la misa era para recordar a los británicos, argentinos y los tres isleños muertos durante la guerra. Según la corresponsal en temas de defensa de la BBC Caroline Wyatt, presente en el evento, “no había un sentimiento de animosidad sino de cierta simpatía y empatía hacia los argentinos que combatieron como ellos hace 30 años”.

Presente y futuro

Entre sectores vinculados a las fuerzas armadas británicas el aniversario ha servido para protestar contra los recortes al presupuesto de defensa que, según la Asociación por la Defensa Nacional, impedirán a las fuerzas armadas repeler una “invasión” argentina. En ese sentido se manifestaron también Sandy Woodward, comandante de la Task Force –las más de 100 naves enviadas para la guerra– y el teniente general Julian Thompson, a cargo de la brigada de Royal Marines durante el conflicto. El enviado especial de la BBC a Buenos Aires John Simpson puso las cosas en contexto al descartar categóricamente una amenaza militar. “Los cortes que ha hecho Argentina de sus fuerzas armadas son tan drásticos que equivalen a un desarme unilateral”, puntualiza Simpson.

En cuanto al tema de fondo, en medio de la fuerte crisis económica del Reino Unido que, según los cálculos de la OCDE la semana pasada, se encuentra técnicamente en recesión por segunda vez en tres años, el tema petrolero tendrá cada vez más importancia. En un artículo reciente en el The Guardian el editor económico del matutino, Larry Elliott, señalaba que la producción petrolera en el Mar del Norte estaba en un declive terminal con una caída de la producción en 2011 del 17 por ciento y una creciente importación de gas.

Según Elliott, el Reino Unido contempla un futuro de fuerte dependencia energética. “Las minas de carbón se cerraron. La energía nuclear existente está dando sus últimos estertores y lo que había del Mar del Norte pronto se acabará. La bonanza que comenzó con el descubrimiento de petróleo en el Mar del Norte en los ’70 se puede resumir en tres palabras: descubrimiento, extracción, despilfarro.” Si queda poco y nada en el Mar del Norte, ¿aumentarán los británicos su apuesta energética en el Atlántico Sur?

Compartir: 

Twitter
 

El premier británico, David Cameron, sostuvo ayer que “el pueblo de las islas sufrió un acto de agresión” de parte de la Argentina.
Imagen: EFE
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.