EL PAíS › PATRICIA WALSH, DE IZQUIERDA UNIDA

“No puede haber capitalismo humano”

La candidata presidencial sostiene que “los grandes multimedios terminarán poniendo un Presidente en la segunda vuelta electoral, pero el pueblo en la tercera vuelta resistirá a todo el que gobierne en contra suyo”.

 Por Eduardo Tagliaferro

No fue el miniturismo lo que la llevó a Mar del Plata durante los primeros días del feriado largo de Semana Santa. Pero aunque es fanática de León Gieco, no pudo verlo porque le tocó subir al escenario del club Huracán a reclamar por el no pago de la deuda externa en el mismo momento en que el cantautor de Cañada Rosquín cantaba con Víctor Heredia y Mercedes Sosa. El destino terminó cruzándolos en el mismo avión de vuelta. “Para mí fue un orgullo que cuando me acerqué a saludarlo y presentarle a mi hija, Gieco me dijera que votaba por Izquierda Unida”, comenta Patricia Walsh a este diario.
–¿Qué piden los que se acercan a los actos de Izquierda Unida?
–El contacto con la gente me hace cambiar permanentemente, me impacta. Me impresiona el reclamo constante por la unidad de la izquierda y por que expliquemos mejor nuestras propuestas y los problemas del país. Me piden que explique que pasó con nuestro petróleo o con la falta de merluza en Mar del Plata. Aunque parezca surrealista hablar de Irak y de la merluza, hay un punto que lo explica. El capitalismo es barbarie, es oscuro, no puede ser transparente, tiene que ser corrupto. No puede haber capitalismo humano.
–¿Qué expectativas tiene su fuerza política para los próximos comicios?
–Insisto con algo que dije: acá hay tercera vuelta. Estoy empezando a enojarme con los multimedios de este país. Según sus propias encuestas yo estoy en sexto lugar. Sin embargo a los canales de aire llevan a quienes se encuentran en el octavo, pero no a nosotros. Nos están borrando. La derecha va a ganar y nosotros tenemos que construir una alternativa. A pesar de que el PJ cuenta con tres candidatos y la UCR con otros tres, los dos partidos tradicionales no ganan en primera vuelta. Incluso al candidato oficial de la UCR, de acuerdo a los últimos sondeos, le estaríamos ganando. Si esto se confirma queda claro que le ganamos con un voto radical de izquierda, con un voto antiimperialista, y con un voto por la defensa de la universidad pública, laica y gratuita.
–¿Cómo es eso de la tercera vuelta?
–La tercera vuelta para mí es la posibilidad de que el 19 y 20 de diciembre se repita. Cuando en algún acto dije “acá hay tercera vuelta”, unos jóvenes me gritaron: “¿Qué tercera vuelta? Acá hay revuelta”. Y en verdad los multimedios terminarán poniendo un Presidente en la segunda vuelta, pero si gobiernan contra el pueblo saldremos a la calle, legítimamente.
–¿Por qué habría que votarla?
–Por el no pago de la deuda externa, ilegítima, inmoral y fraudulenta. Por la constitución de la comisión parlamentaria que investigadora de la deuda externa. Comisión que no se forma porque los bloques mayoritarios del Congreso, el PJ y la UCR, no tienen voluntad política de investigar el origen de la deuda, la continuidad y la progresión geométrica del endeudamiento, por su responsabilidad en el blindaje o el megacanje. El compañero de izquierda que vota en blanco y quiera votar contra el sistema, en verdad está votando a favor de él. El compañero de izquierda que el 27 de abril vota en blanco o nulo, lo que consigue es mejorar la posibilidad de porcentaje de la primera minoría.
–Pero Luis Zamora convoca a votar con la consigna “que se vayan todos”.
–Detrás de esta posición hay un alto grado de incoherencia. Llamo a mi compañero Luis Zamora, y digo mi compañero por que es un diputado nacional de izquierda, a revisar su planteo y a apoyar a Izquierda Unida en la campaña presidencial. Si en la campaña del 2000 en la Ciudad de Buenos Aires, cuando se renovaron todos los cargos legislativos hubiéramos impulsado en voto en blanco, no hubiéramos logrado conquistar algunos espacios. Ahora también se renuevan todos los cargos legislativos en la Ciudad. ¿Por qué ahora Zamora considera que vale presentarse en estaelección? Le reclamo que revise sus propuestas. El 27 de abril hay que salir a pelear con la derecha. Hay que salir a votar positivo y votar por izquierda. Me parece bien si alguien vota por el Partido Obrero, me parece mejor si alguien vota por Izquierda Unida, pero votemos para que quede en claro que estas elecciones no son tristes, no son deprimentes, no son sin entusiasmo y no son de la derecha. Aunque avance la represión en las provincias de frontera.
–¿En cuáles?
–Estoy reclamando por la libertad de cuatro presos en Salta. En la provincia gobernada por el candidato a vice Juan Carlos Romero está preso el compañero Pepino Fernández de UTD de General Mosconi y está preso Piquete Ruiz. Apelo a la comprensión, y recuerdo que obreras y trabajadoras textiles que pelean con mucho coraje con un arma que es la máquina de coser deben ser reconocidas como trabajadoras que reclaman un derecho constitucional: el derecho de darles de comer a sus familias con su puesto de trabajo. La mayoría de las obreras de Bruckman son jefas de familia. Defienden el modelo productivo de este país. Lo defienden ellas y no Carlos Menem, ni Néstor Kirchner, ni Adolfo Rodríguez Saá. Recorro un país en bancarrota.
–¿También está así Mar del Plata?
–Me impacta el contacto real con algo que uno conoce por cifras. Veinte millones de pobres y 10 millones de indigentes se ven en todos los rincones, hasta en la rambla de Mar del Plata, ciudad que en algún momento mi padre Rodolfo Walsh definió como la más linda del país, la ciudad con el rostro de la oligarquía.
–Usted fue a Zanon. ¿Qué le reclaman los trabajadores?
–Tenemos una población calificada. En un momento de mi visita por Zanon comenzó a sonar la sirena y yo veía que todos se movilizaban y no entendía por qué. Me explicaron que ellos no querían producir cerámica de segunda, sino de primera, y por eso era su urgencia. Le recuerdo que aquí la patronal se escapó. Quiere vender sus máquinas para pagar una quiebra fraudulenta. Fíjese que el diseño de Zanon es tradicionalmente italiano. Ahora los trabajadores le incorporaron diseño mapuche. Y los mapuches están ahí nomás, son vecinos. Lo que quedaba lejos no eran los mapuches sino Italia. El diseño es espectacular, al punto que otras cerámicas capitalistas de la zona comenzaron a copiarlo. Más de 200 empresas recuperadas demostraron que sin patrones se puede; pero sin obreros, no se puede.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.