EL PAIS › EN LA CAUSA POR CICCONE FUE REGISTRADO UN DEPARTAMENTO PROPIEDAD DEL VICEPRESIDENTE

Un allanamiento en Puerto Madero

El juez Daniel Rafecas ordenó allanar un inmueble de Amado Boudou alquilado por Fabián Carosso Donatiello desde mediados de 2010. El departamento estaba vacío. La pesquisa intenta determinar si quienes manejan la ex Ciccone tienen relación con Boudou.

 Por Irina Hauser

La Unidad Especial de Procedimientos Judiciales de Gendarmería allanó un departamento en Puerto Madero que pertenece a Amado Boudou y también las oficinas de la administración del edificio. La medida fue ordenada por el juez federal Daniel Rafecas, a pedido del fiscal Carlos Rívolo, como parte de la investigación en la que intentan determinar si quienes manejan la ex Ciccone Calcográfica, hoy Compañía de Valores Sudamericana (CVS), tienen alguna vinculación con Boudou por la que resultaron favorecidos para sacar a la empresa de la quiebra. El inmueble donde se hizo el operativo está alquilado supuestamente a nombre de Fabián Carosso Donatiello, quien vive en España. De acuerdo con la documentación incautada ayer, al menos un mes de expensas (agosto de 2011) fue pagado por su amigo y socio Alejandro Vandenbroele, actual director en la ex Ciccone, quien a su vez era el que mantenía el contacto con la firma administradora de la propiedad, según surgiría de un docena de e-mails hallados. El abogado Diego Pirota, que representa a José María Núñez Carmona, uno de los hombres investigados, amigo y socio de Boudou, quien habría intervenido en la gestión del alquiler, dijo que “no hay nada novedoso en lo que se encontró, el juez y el fiscal ya sabían quién alquiló el inmueble”. Allegados al vicepresidente añadieron que “es lógico que un amigo de Carosso Donatiello le maneje las cuestiones del departamento que usa cuando viene al país cada tanto” y se quejaban de la forma escandalosa en que se difunden las informaciones sobre el caso desde el juzgado.

El objetivo del allanamiento era dilucidar quién vive allí y rastrear una copia del contrato de alquiler. El departamento está ubicado en el piso 25 de Juana Manso 740 y fue utilizado por Boudou como vivienda hasta mayo de 2010, cuando se mudó con su novia a uno más grande, en el mismo barrio. En la fiscalía sospechan que Vandenbroele podría ser el verdadero ocupante o que lo habría sido al menos hasta hace unos dos meses, cuando quedó deshabitado según datos que habría proporcionado la administración. Los efectivos de Gendarmería no encontraron a nadie ayer en el lugar, que parecía llevar varios días sin movimientos, aunque estaba equipado y amueblado como vivienda. Se llevaron tres teléfonos inalámbricos, cuya memoria será analizada, a lo que es cantado que se sumaría un análisis de los llamados entrantes y salientes. Según los reportes de Migraciones que recibió Rívolo, Carosso Donatiello estuvo a lo sumo sesenta días (intercalados) en total en Argentina desde que firmó el alquiler de la propiedad, en junio de 2010, por eso surgió la hipótesis de que podría ser un prestanombre y Rafecas aceptó disponer el allanamiento. Además, según los reportes del sistema Nosis, no registra ninguna actividad económica en el país.

Hace algunas semanas, Vandenbroele hizo una presentación espontánea en la causa, en la que reconoció su relación con Carosso Donatiello, con quien habría trabajado varios años en España. También señaló una vinculación laboral con Núñez Carmona, socio de Boudou en dos empresas. Según la versión de Vandenbroele, Carosso Donatiello le había dicho que necesitaba alquilar un departamento en Buenos Aires, entonces lo consultó a Núñez Carmona, quien le dijo que Boudou tenía uno libre en Puerto Madero. Vandenbroele se refirió a la firma de contrato de alquiler, que se habría hecho a distancia (Boudou en Buenos Aires, Donatiello en Madrid), pero no lo aportó al expediente. En la declaración jurada de bienes del vicepresidente se consiga el contrato en cuestión, que no fue hallado en el allanamientos de ayer. El papel de Núñez Carmona está siendo investigado, por versiones adversas al vicepresidente, que lo señalan como alguien que intercedió por la ex Ciccone.

El abogado Pirota se mostró molesto por versiones que ayer a la tarde decían que se había allanado la casa de Boudou, como si él viviera allí. “No es así, ahí no vive él, no me explico las razones del allanamiento porque el juez y el fiscal saben quién vive ahí”, señaló en alusión a Carosso Donatiello. Se quejó de que no le dejaron ver el expediente y despegó a su cliente de la ex Ciccone. Cerca de Boudou señalaban que el hecho de que Vandenbroele se pudiera ocupar de las cuestiones del departamento alquilado por alguien que vive en el exterior no es algo que necesariamente lo vincule con el vicepresidente. También dijeron que el alquiler se habría depositado en efectivo en una cuenta que el ex ministro de Economía tiene en el Banco Francés. Eso dificultaría saber quién es a ciencia cierta el depositante.

Hasta ahora Boudou dijo públicamente que no conoce a Vandenbroele y Vandenbroele afirmó lo mismo de Boudou en una solicitada. El meollo de la causa judicial, donde se investigan presuntas negociaciones incompatibles con la función pública y lavado de dinero, pasa por determinar si los dueños o quienes manejan The Old Fund, el fondo de inversión que entró a la ex Ciccone para sacarla de la quiebra en 2010, son conocidos o tienen amistad con Boudou. Vandenbroele figura como director de The Old Fund y habría aportado 500 mil pesos para levantar la quiebra de la imprenta. Ligada a The Old Fund aparece una sociedad uruguaya. Los Ciccone dicen que les pertenece un 70 por ciento de la firma, pero no está claro de quién es el 30 restante. Vandenbroele niega ser accionista y haber puesto el dinero en cuestión.

Quien habló de la supuesta relación con Boudou es la esposa –en proceso de divorcio– de Vandenbroele, Laura Muñoz; dijo que su marido era el “testaferro”. En rigor, la separación de la pareja se produjo en 2009, mientras que el pedido de quiebra (y su levantamiento, un mes después) fueron al año siguiente. En Tribunales hay consenso en que no se puede usar la declaración de una persona contra su cónyuge, por eso Rívolo está intentando buscar relaciones por otras vías. En la administración del edificio de la calle Juana Manso, el fiscal encontró más de una decena de e-mails entre Vandenbroele y los administradores. El material fue secuestrado. Igual que el comprobante de pago de las expensas de agosto de 2011 que hizo en el Banco Santander Río y que derivará en un chequeo de los demás pagos. La semana próxima, además, podrían citar a los vecinos del departamento allanado.

El último fin de semana, Rafecas explicó que Boudou, como ministro de Economía, intervino a favor del rescate de Ciccone, pero que esas gestiones podrían tener distintas explicaciones: que por razones estratégicas el Gobierno quiso facilitar el rescate de la imprenta para poder imprimir billetes y preservar fuentes de trabajo; que hubo una decisión política de correr a la empresa competidora Boldt, supuestamente vinculada con el duhaldismo y el negocio del juego bonaerense y favorecer a la ex Ciccone; y la tercera, “que se haya hecho toda esta movida” para que Boudou pusiera a sus amigos en la imprenta o que estuviera detrás del negocio a través de Núñez Carmona. Para eso, dijo el juez, “debería demostrarse” si “Vandenbroele es amigo de Boudou, que se conocen o que hay un vínculo, o que se reunieron o que aparecen juntos en una foto”. Los resultados de los allanamientos de ayer todavía no parecen mostrar datos concluyentes, sino pistas de un entramado de relaciones que se seguirá investigando.

Compartir: 

Twitter
 

El departamento está en el piso 25 de Juana Manso 740. La Gendarmería lo encontró deshabitado, pero amueblado.
Imagen: Leandro Teysseire
SUBNOTAS
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared