EL PAíS › CRISTINA KIRCHNER LLEGARá HOY JUNTO A UNA MISIóN DE QUINIENTOS EMPRESARIOS Y FUNCIONARIOS DE DISTINTAS áREAS

El desembarco argentino en Angola

La misión tiene dos aspectos: una visita de Estado y una variante comercial. Hoy la Presidenta se entrevistará con una organización de mujeres. Guillermo Moreno hizo llegar un barco con 1600 toneladas de productos argentinos.

 Por Nora Veiras

Desde Luanda

Cristina Fernández de Kirchner llegará hoy a Angola precedida por una avanzada de 500 empresarios y funcionarios de Cancillería, Agricultura y Cultura. La misión tiene dos vertientes: la comercial y la visita de Estado. A la primera tributa el secretario de Comercio, Guillermo Moreno, encargado de fletar el barco con 1600 toneladas de productos argentinos destinados a ser mostrados en una Feria Internacional. La segunda alimenta a la primera: la reunión que mantendrá mañana la Presidenta con su par angoleño, Eduardo Dos Santos, y la presentación ante la Asamblea Legislativa para reforzar la relación bilateral.

–¿Qué se va a tratar en materia petrolera? –le preguntó este diario al embajador angoleño en Buenos Aires, Herminio Escórcio, teniendo en cuenta que ese recurso es prioritario en el crecimiento al 12 por ciento anual del PBI con el que Angola sorprende al mundo.

–Sólo los presidentes lo saben. Es un asunto que con certeza los presidentes van a discutir y dirán ellos qué trataron –señaló Escórcio reforzando las expectativas que hacen eje en un posible intercambio en materia energética y alimentaria. En principio, para junio está prevista la firma de un convenio entre ambos países entre las aerolíneas de bandera para acelerar las posibilidades de un vuelo directo Luanda-Buenos Aires.

“El arca de Moreno”, como bautizó a la expedición el embajador Escórcio, llegó el martes y las inquietudes están puestas en cómo se mostrará la Argentina para abrir mercados. En el puerto de Luanda esperan destino algunas vacas, caballos, vinos, maquinarias agrícolas, entre muchas otras cosas que se desplegarán en la feria instalada en las afueras de la ciudad. A destajo es el trabajo de argentinos y angoleños que tienen que tener todo listo para mañana cuando llegue la Presidenta. A simple vista, parecía una tarea imposible pero contrariando la impresión decían que iban a llegar. Anoche se decidió aliviar la tensión pasando para el viernes la recorrida de la mandataria por la feria.

“Está todo por hacer”, explica un asesor del Ministerio de Agricultura y detalla que la idea es formar en algunos casos empresas de ambos países para comprometer a las dos partes. Las perspectivas suponen continuidad: no es sólo vender una máquina sino enseñar a manejarla, ayudar a formar recursos humanos. El know-how es el mayor interés de los angoleños. “Nosotros no queremos que nos vendan aceite, trigo o soja, queremos que nos vengan a enseñar cómo se produce”, sintetizó un diplomático.

El diálogo con los angoleños empieza y termina con la mácula de la guerra civil. Ostentan el triste privilegio de ser el país más minado del mundo. Desactivar esas trampas mortales es una tarea que después de diez años de paz todavía no se terminó. Tenían la mejor red ferroviaria de Africa pero colapsó por el minado. La educación y la alimentación fueron dos de las víctimas estructurales de los enfrentamientos armados. En la última década se crearon ocho universidades y las escuelas se reproducen. Revertir el analfabetismo y la pobreza que posterga a un 40 por ciento de la población aparecen como los desafíos estructurales de Angola.

Hoy CFK se encontrará con la Organización de Mujeres de Angola (OMA), nucleadas a partir de la resistencia durante la guerra civil. Es la primera vez que una mujer llega a Luanda como presidenta. Como todo país atravesado por los enfrentamientos armados, la población femenina supera a la masculina y el rol de la mujer es central en la actividad productiva. La charla será en el hotel Epic Sana donde se aloja la comitiva argentina.

La reconstrucción compromete en forma obligatoria también a las empresas petroleras privadas que invierten en el país. Sonangol, la petrolera estatal tiene bajo su propiedad la totalidad de las reservas que fueron estatizadas en 1976, tras la independencia de Portugal. Sin embargo, tiene concesionadas distintas áreas a Chevron (estadounidense), Total (francesa) y otras privadas locales. La contrapartida es que esas firmas inviertan en ayuda social, construcción de escuelas, entre otros emprendimientos. “Las compañías petroleras deben tener un compromiso para con el futuro de nuestro país. Estamos de acuerdo”, reza el slogan de una propaganda a página entera en revistas que firman José Botelho de Vasconcelos, ministro de Petróleos de Angola, y Richard Cohagan, director general de Chevron.

Con una ciudad en la que las grúas en acción denotan la construcción imparable de edificios se encontrará la Presidenta cuando llegue hoy acompañada de los ministros de Agricultura, Norberto Yauhar; de Industria, Débora Giorgi, y de Relaciones Exteriores, Héctor Timerman. El secretario de Comercio arribará horas antes en un charter especial con los empresarios y los gobernadores de Entre Ríos, Tucumán y San Juan. La pujanza y la miseria se fusionan en cada calle del centro de Luanda.

Compartir: 

Twitter
 

El puerto de Luanda, capital de Angola, donde ayer desembarcaron los productos argentinos.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.