EL PAíS › “LAS ESCUCHAS SON UN INVENTO DEL GOBIERNO”, DIJO MACRI

El mismo libreto de siempre

Ante la inminencia del juicio oral por el espionaje ilegal montado desde la Ciudad, el jefe de Gobierno porteño y el PRO cargaron contra el juez Oyarbide y el gobierno nacional. El kirchnerismo le exigió a Macri que pida licencia.

 Por Werner Pertot

Mostrarse canchero, negar todo y echarle la culpa al oficialismo. Mauricio Macri ya memorizó hace rato la respuesta a su procesamiento por las escuchas ilegales. Con el inicio del proceso que lo llevará al juicio oral, no fue distinto. “La gente ya sabe que las escuchas son un invento del Gobierno”, sacó pecho el jefe de Gobierno porteño, y blandió el 64 por ciento que sacó en su reelección como prueba. En el PRO hicieron puntería sobre el juez federal Norberto Oyarbide. Desde el kirchnerismo, le reclamaron a Macri que se pida una licencia. Otros partidos de la oposición, como el FAP, le exigieron al líder de PRO que no obstruya la investigación.

El equipo de comunicación de Macri podía decir ayer que se veía venir esto o algo parecido. Por algo habían incluido en las pautas que les envían a los legisladores y funcionarios una alusión a las “causas ridículas” y los “jueces amigos”. “No me sorprende. Lo anuncié la semana pasada”, fue la primera reacción de Macri, que ayer desplegó a su tropa por los barrios para tocar timbres, como si estuvieran en plena campaña. En una conferencia de prensa en Villa Crespo, el procesado jefe de Gobierno volvió a atacar al magistrado, a quien sindicó como parte de “los jueces que ellos pueden controlar. Oyarbide responde absolutamente al kirchnerismo, por eso cerró en tiempo record la causa por enriquecimiento ilícito”. “Lamento que la Presidenta piense que esta es la forma para manejarse con los que pensamos distinto”, sostuvo sobre su situación procesal y aseguró muy suelto de cuerpo que “las escuchas son un invento”.

El líder de PRO descartó así cualquier evidencia en su contra y presentó en contraposición otro razonamiento: “Si saqué más votos que la anterior vez es que la gente no les creyó”. Se trata de una hipótesis no muy lejana a la que en su momento había sostenido Jaime Durán Barba: “A la gente le importa un carajo el tema de las escuchas”.

“Oyarbide no es un juez independiente y lo que hizo fue otra maniobra más de los K para obstruir la gestión”, repitió la vicejefa María Eugenia Vidal. El jefe del bloque PRO en Diputados, Federico Pinedo, fue algo más apocalíptico que integrado: “Empezó el final de la embestida K para matar al PRO, al diferente. Pelearemos esa batalla con orgullo”, anunció. “Denunciamos que la Justicia está sospechada en Argentina y esta es una muestra más de ello: buscan someter a la oposición”, se sumó Paula Bertol.

“¿Habrá recibido instrucciones el juez del anillo este fin de semana? ¡Qué casualidad! Justo ahora que Mauricio es ‘la’ alternativa para 2015”, opinó la diputada republicana Laura Alonso. “¡El trucho de Oyarbide es un empleado K, corre vista a las querellas pidiendo opinión! ¡Es una vergüenza!”, se quejó el legislador macrista Daniel Presti.

En su momento, Macri instruyó a los legisladores PRO para que le iniciaran juicio político, dado que contaba con los números para una rápida absolución. La oposición porteña revirtió esa maniobra y condujo una comisión investigadora que comprobó que mucho de lo afirmado por la gestión PRO era falso: dijeron que Ciro James no era empleado y lo era. Afirmaron que no pisó el Ministerio de Seguridad y en la comisión se lo vio en video a metros de la oficina de Guillermo Montenegro. Finalmente, hubo varios pedidos de juicio político que nunca prosperaron. Y los macristas concluyeron sobre su líder que “se probó su inocencia”.

Leña al fuego

Como cada vez que hubo novedades en la causa judicial, Macri recibió críticas al por mayor de la oposición porteña. El kirchnerismo, además, le reclamó que se tome una licencia. El tema estuvo presente en todas las redes sociales y en Twitter, en particular, se instaló el tema del momento #MacriaJuicioOral, entre otros alusivos.

“La misma exigencia de no obstaculizar el accionar judicial que desde la oposición le hacemos a Boudou le cabe a Macri respecto de la investigación sobre la red de espionaje que funcionó a la sombra de su gestión”, opinó el diputado socialista Roy Cortina. “Las acusaciones del jefe de Gobierno dirigidas a desprestigiar al Poder Judicial le hacen tanto daño a las instituciones como la presión que ejerce el gobierno nacional sobre los magistrados”, estimó el dirigente del Frente Amplio y Progresista (FAP).

El senador kirchnerista Daniel Filmus volvió sobre la frase de Macri de que no lo sorprende la decisión de clausurar la etapa de instrucción. “A nosotros tampoco nos sorprende el juicio oral a Macri porque las pruebas son contundentes”, retrucó Filmus, quien se preguntó: “¿Tendrá Macri una actitud ética frente a los ciudadanos de la CABA y pedirá licencia como jefe de Gobierno mientras se sustancie el juicio?”. Filmus remarcó que el procesamiento de Macri no fue una decisión sólo de Oyarbide, sino que fue confirmado por tres jueces de la Cámara Federal.

También están procesados su ex ministro de Educación Mariano Narodowski y su ex jefe de policía Jorge “el Fino” Palacios. “Fue Macri quien colocó al frente de la Policía Metropolitana a Palacios, aun sabiendo que estaba imputado por encubrimiento en la causa de la AMIA. También fue su gobierno quien contrató a Ciro James en el Ministerio de Educación y mandó a escuchar a Sergio Burstein y a su cuñado, Néstor Leonardo. Las escuchas ilegales estaban demostradas”, sostuvo el senador.

“Cuando un docente o un trabajador estatal de la Ciudad queda procesado, se le inicia un sumario administrativo y se lo aparta del cargo mientras dura el litigio judicial”, comparó el legislador porteño Francisco “Tito” Nenna. “Macri debería tomar licencia para trabajar en su defensa porque está más cerca de un eventual juicio oral”, afirmó.

“Sería muy saludable que Macri pida licencia”, se sumó Gabriela Cerruti, de Nuevo Encuentro, quien recordó que el líder de PRO “hace un año presentaba medidas dilatorias para salvarse del juicio oral”. “No tengo muy claro hasta dónde van a seguir con esta estrategia de victimización”, indicó la legisladora. En tanto, el legislador Aníbal Ibarra planteó: “Macri dice que todos están en su contra: que lo persigue el juez, la Cámara del Crimen, Casación y CFK. ¿No será que el problema es de él?”.

Compartir: 

Twitter
 

“Oyarbide responde absolutamente al kirchnerismo”, se victimizó el líder del PRO.
SUBNOTAS
  • El mismo libreto de siempre
    Por Werner Pertot
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.