ECONOMíA › EN EL MERCADO FORMAL CERRó A 4,47 PESOS, MIENTRAS QUE EN EL BLUE RETROCEDIó A 5,48

El dólar subió un centavo y bajó quince

La desmentida de la Presidenta de un tipo de cambio desdoblado y los mayores controles de la AFIP quitaron algo de presión en las operaciones informales. En la plaza tradicional, el Banco Central compró 140 millones y permitió una ligera suba.

 Por Cristian Carrillo

El dólar cerró ayer en 4,47 pesos, con un ajuste de un centavo respecto del día anterior. Más allá de los valores exhibidos en pizarra, la compra de divisas en agencias de cambio y bancos fue casi nula. El porcentaje de aprobaciones por parte de la AFIP, a partir del endurecimiento en los parámetros para validar operaciones, se tornó insignificante –menor al 10– y por montos bajos, en la mayoría de los casos inferiores al equivalente de mil pesos. En el mercado informal, el precio se retrajo quince centavos, a 5,48 pesos. La caída en la brecha estuvo explicada por los relevamientos de los sabuesos de la AFIP en las principales arterias del microcentro. También fue respuesta a las declaraciones de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, quien despejó los rumores acerca de la posibilidad de aplicar un mecanismo de tipos de cambio múltiples.

Los mayores controles para la adquisición de divisas, junto con la falta de información oficial al respecto, estimularon una nueva ola de rumores. En este caso, la especulación se basó en un eventual desdoblamiento cambiario, entre el comercial y el financiero. El escenario es más que conocido, con cadenas de mails alertando debacles financieras. “Sí, ya empezaron a circular mensajes que tocan desde el tema del desdoblamiento hasta un corralito. Es como si los tuviesen guardados y los reenvían cada vez que tienen oportunidad”, dijo a este diario el responsable de una importante casa de cambios. Los arbolitos sacaron provecho de estos rumores, estimulados por el establishment financiero, lo que se verificó en la escalada del dólar informal.

Sin embargo, la Presidenta fue quien dio la primera señal clara en medio de la incertidumbre que prima en el mercado. “Olvídense, no va a haber nada raro. No nos gustan los shocks a los argentinos”, señaló anteayer. La ampliación en la brecha entre la cotización de agencias y bancos y la de los arbolitos deja abierta la pregunta sobre cómo se corregirá el mercado ante una flexibilización en la compra de divisas para los ahorristas. Por lo pronto, la escalada en el informal se detuvo. En el caso de las operaciones de contado con liquidación –compra de un bono o acción en el país para liquidarlos en el exterior y hacerse de los dólares– se mantuvo en 5,87 pesos.

En el segmento mayorista hubo mayor movimiento. Se operaron 426 millones de dólares y el Banco Central absorbió 140 millones. Las reservas del organismo se ubicaron en 47.635 millones de dólares. La autoridad monetaria convalidó así un leve ajuste en el mayorista, que se reflejó en la suba de un centavo al público. La apuesta continúa siendo que el arribo de los dólares del sector exportador de granos permita al Central intensificar su ritmo de acumulación de reservas, ya sea como un escudo frente al turbulento contexto externo o para abonar los vencimientos de deuda de este año. Sin embargo, el sector exportador no está cumpliendo con las expectativas, cuando ya se cosechó casi la totalidad de la campaña de soja.

Otro acto reflejo de la incertidumbre cambiaria –tal como aconteció en octubre último– es la salida de depósitos en dólares. Directivos de bancos consultados por este diario y fuentes del Central coincidieron en que todavía no hubo movimientos importantes en esa dirección. Desde la autoridad monetaria, alertaron además que debe aislarse en la contabilización de salida de depósitos en dólares el retiro por parte de los inversores que cobraron la última amortización del Boden 2013. Es un título en dólares, que vence en abril de 2013 y amortiza en ocho cuotas anuales en abril. El 2 de mayo último, el Gobierno abonó 250 millones de dólares. Los especuladores lo utilizan para dolarizar carteras porque se compra en pesos y sus servicios son en dólares.

Por último, los importadores empezaron a encontrar trabas adicionales a la obtención de las divisas para sus compras externas. “Algunos bancos están dando más vueltas de la cuenta. No sé si lo hacen para ganar unos puntitos extra con el transcurso de los días”, se quejó el directivo de una de las cámaras importadoras. Para las operaciones de más de medio millón de dólares, los bancos deben informar al Central con quince días de antelación, mientras que los importadores sólo pueden conseguir las divisas con la presentación de la factura, cuyo vencimiento debe ser menor a cinco días. Esta medida del Central busca evitar que queden operaciones abiertas, mediante las que puedan obtenerse divisas sin contraprestación.

Compartir: 

Twitter
 

La AFIP está autorizando menos del diez por ciento de las operaciones de compra de dólares.
Imagen: Bernardino Avila
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.