ECONOMíA › REPORTAJE A MARCELO RUCCI, INTENDENTE DE RINCóN DE LOS SAUCES, EX BASTIóN PETROLERO DE YPF

El sueño de volver a ser lo que fue

“Si se hacen las inversiones en Vaca Muerta (yacimiento de crudo no convencional), tenemos producción para 50 o 60 años, y volveremos a ser una de las zonas más importantes del país”, asegura el jefe de la comuna neuquina y dirigente petrolero.

 Por Carlos Rodríguez

Desde Rincón de los Sauces

“Rincón fue el lugar de mayor extracción de crudo en la Argentina durante muchos años. Hoy ha bajado, pero con las inversiones en Vaca Muerta que han sido comprometidas a partir de la nacionalización de YPF, si Dios quiere, vamos a volver a ser la mayor productora de la provincia y una de las más grandes del país, en petróleo”. Marcelo Rucci es desde hace años delegado regional y miembro de la Comisión Directiva del Sindicato de Petroleros Privados de Río Negro, Neuquén y La Pampa. Desde diciembre es también el nuevo intendente por el Movimiento Popular Neuquino (MPN) de Rincón de los Sauces, una localidad ubicada cerca de la frontera provincial con Mendoza de cuyos pozos de petróleo se extraían, antes de la privatización de YPF y hasta el año 1995, unos 30 mil metros cúbicos por día. “Hoy no se llega a los 8 mil metros cúbicos día”, subraya Rucci en diálogo con Página/12. Asegura que eso se debe a que “desde que Repsol está en YPF, los capitales privados españoles sólo priorizaron la extracción para ganar dinero, y las inversiones no fueron muchas, sobre todo en los últimos cinco años”. Por esa razón, afirma que en la región “la mayoría aprueba la decisión del gobierno nacional, apoyada por el gobierno provincial, de devolver YPF a la órbita del Estado”.

Rucci confía en que se cumpla el plan de inversiones anunciado por el gobierno nacional porque eso reactivará el proyecto de Vaca Muerta, en Neuquén, que en los sondeos preliminares se proyecta con reservas del orden de los 22.807 millones de barriles de petróleo no tradicional equivalente, en un área ya explorada de 8071 kilómetros cuadrados. El yacimiento se encuentra en la precordillera y tiene una extensión total de 30 mil kilómetros cuadrados. Según Rucci, la explotación en esa zona puede extenderse por “50 ó 60 años”. En el área de Rincón de los Sauces quedan hoy “más de 1500 pozos” de petróleo convencional, pero las producción “se ha estancado porque en 15 años los yacimientos han perdido más del 70 por ciento de su producción, porque Repsol dejó de invertir”, tanto en exploración como en la aplicación de métodos más complejos y modernos para seguir trabajando en la reactivación de las perforaciones existentes.

–El petróleo ha sido siempre el factor de desarrollo de Rincón de los Sauces. ¿Cómo es la situación actual de la ciudad?

–Como dirigente del sindicato de petroleros privados, tomé la decisión de participar en política porque hemos visto las grandes falencias que tiene este pueblo, que ha crecido muchísimo: hoy somos aproximadamente 40 mil habitantes. Rincón de los Sauces ha sido la ciudad de mayor explosión demográfica en el país. Hace diez años no llegábamos a ser 15 mil. Creemos que hemos adquirido experiencia dentro del gremio petrolero. Las condiciones de los trabajadores eran muy malas y en todas las luchas hemos aprendido a defender la dignidad de la familia de los trabajadores.

–De sus palabras surge que ha sido difícil la relación de los pobladores de Rincón de los Sauces con las empresas petroleras privadas.

–Rincón siempre fue considerado un lugar de paso para los trabajadores que venían acá y en los últimos años se ha dado que, sin planificación alguna, ha crecido hasta lo que es hoy. Nunca se apostó al crecimiento del pueblo y ahora es muy difícil poder planificar. El mayor problema que teníamos era la cuestión del arraigo, pero hoy vemos que los trabajadores se han establecido con sus familias y el sentimiento por Rincón es otro.

–En los años ’90, los pobladores de Rincón repetían una frase siempre presente cuando llegan las empresas extranjeras a un país de esta parte del mundo: “Ellos se llevan todo y no dejan nada”.

–Eso es una verdad. Así fue durante muchos años en Rincón. Las tres grandes productoras que hay en la zona, Repsol-YPF, Petrobras y Chevron, siempre vivieron para ellos. Hay barrios privados que son para ellos, sin acceso al resto de la población. Lo mismo ocurre con Petrobras y con Chevron, que aunque está fuera del ejido municipal, depende totalmente de Rincón porque lo tenemos muy cerca de acá.

–Desde la privatización, la provincia ha realizado denuncias contra Repsol por contaminación de las aguas y de las tierras. ¿En qué quedaron esas presentaciones?

–La provincia le ha exigido a Repsol, después que tomó YPF, que realizara el saneamiento adecuado, que cuidara todo lo relativo al ambiente. Ellos aseguraron que habían hecho grandes erogaciones en la materia. Pero nosotros, como gremialistas que estamos dentro de la actividad, como trabajadores que pasamos la mayor parte del tiempo en los yacimientos, sabemos muy bien que eso claramente no fue así.

–Usted, como trabajador petrolero y ahora como intendente, ¿qué evaluación hace de la gestión de Repsol al frente de YPF?

–Desde que Repsol está en la compañía YPF, lo que hemos visto es que los capitales privados españoles priorizaron la extracción de petróleo, no hubo otra prioridad que no sea la de ganar dinero y las inversiones no fueron muchas, sobre todo en los últimos cinco años. En Rincón, la inversión fue cero. Se ha tenido que sostener a los trabajadores desde el sindicato, con mucho esfuerzo, para que no se produjeran despidos masivos. Por eso creemos que la decisión tomada por la presidenta de la Nación y acompañada por el gobernador de la provincia de Neuquén es apoyada por la gran mayoría. Rincón moría en lo que es la extracción de petróleo convencional. Tenemos el caso del yacimiento de Vaca Muerta, que es muy importante y que abre nuevas expectativas a la zona, pero en estos cinco años no hubo nada de inversión y un abandono total de los yacimientos.

–Son muchas las expectativas respecto de Vaca Muerta.

–Vaca Muerta está sobre la roca madre, donde las perforaciones y los estudios son mucho más costosos, pero ya se ha descubierto que es un yacimiento importantísimo, con (una proyección de) más de 50 o 60 años de producción. Nosotros tenemos la expectativa de que los gobiernos nacional y provincial van a realizar las inversiones necesarias para que Rincón de los Sauces resurja como una localidad netamente petrolera, como fue durante muchos años, y para eso será importante activar Vaca Muerta. Para los rinconenses es un gran alivio que estén los compromisos de inversión asumidos a partir de la nacionalización de YPF. Esta empresa era nuestra, mi padre fue trabajador de YPF. Somos neuquinos, vimos lo que pasó con la privatización, cuando la gente se quedó virtualmente en la calle. Esto pasó también en Catriel, Río Negro, o en Cutral-Có, donde todos sabemos lo que pasó con las puebladas. Vemos la nueva situación con mucho optimismo, porque con cinco años de falta de inversión, el pueblo se estaba muriendo.

–¿Qué sucedió con la exploración que Repsol hizo en Vaca Muerta?

–Ellos abandonaron todo lo que era convencional y se pusieron a explorar en la zona de Vaca Muerta, pero después abandonaron eso también.

–¿Cuántos pozos activos hay en Rincón de los Sauces?

–En producción debe haber más de 1500 pozos. La producción se ha estancado. Muchos pozos han pasado de ser productores a ser inyectores, es decir que ahora se les hace la recuperación secundaria para poder seguir extrayendo. Los yacimientos han perdido, en 15 años, más del 70 por ciento de la producción, pero todavía es posible lograr su reactivación.

Compartir: 

Twitter
 

“Repsol asegura que hizo el saneamiento que le exigió la provincia. Como trabajadores sabemos que no es así.”
Imagen: Leandro Teysseire
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.