EL MUNDO › HOLLANDE NOMBRó UN GABINETE HETEROGéNEO CON IGUALDAD DE SEXOS: 17 MINISTROS Y 17 MINISTRAS

Paridad, renovación, juventud y diversidad

Armó una combinación entre varias sensibilidades de la izquierda francesa y un perfil joven y multirracial. Ecologistas, socialistas moderados, socialistas centristas, personalidades a la izquierda del PS, un par de líderes históricos.

 Por Eduardo Febbro

Desde París

El primer gobierno de izquierda surgido directamente de una presidencia socialista del siglo XXI se plasmó ayer con un exacto equilibrio entre hombres y mujeres, una combinación de carteras distribuidas entre varias sensibilidades de la izquierda francesa y un perfil joven y multirracial. Ecologistas, socialistas moderados, socialistas centristas, personalidades a la izquierda del PS, un par de líderes históricos y una paridad puntual entre los dos sexos, diecisiete integrantes del gabinete son hombres y diecisiete mujeres, componen el primer gobierno del presidente François Hollande.

Sólo hay, por ahora, una ausencia de peso: Martine Aubry, la primera secretaria del Partido Socialista, que no ingresó al círculo por no haber obtenido la jefatura de gobierno que deseaba. Hollande y su primer ministro, Jean-Marc Ayrault, hicieron malabares para confeccionar un equipo de gobierno que tome en cuenta desde la paridad entre los sexos hasta el conjunto de las sensibilidades internas y externas al PS que desempeñaron un papel clave en la victoria del pasado 6 de mayo.

El resultado es una combinación entre juventud, perfil multirracial, experiencia y polifonía de las corrientes de la izquierda francesa. Los tres ministerios más importantes, Economía, Relaciones Exteriores e Interior, responden a esa búsqueda del equilibrio.

La cartera de Economía recayó en Pierre Moscovici, un ex miembro de la Liga Comunista Revolucionaria en su juventud, director de la campaña de François Hollande, hombre elegante e intelectual agudo. El Ministerio de Relaciones Exteriores está en manos de un influyente dirigente del PS, el reformista Laurent Fabius, ex primer ministro y ministro de Economía. Adversario de Hollande –cuando le dijeron que François Hollande sería candidato dijo “¡No, estamos soñando!”–, Fabius se mostró, sin embargo, leal a lo largo de la campaña.

El más que clave Ministerio de Interior estará dirigido por el franco catalán Manuel Vals, el responsable de la comunicación de la campaña de Hollande, especialista en temas de seguridad e inmigración y representante del ala conservadora del PS.

Entre las figuras oriundas de la izquierda que más se destacan está Arnaud Montbourg. Autor de un panfleto contra la globalización que se vendió a decenas de miles de ejemplares, Voten por la desglobalización, instigador de una corriente dentro del PS, el Nuevo Partido Socialista, Montbourg –lo apodan “el desglobalizador”– fue la gran sorpresa de las primarias socialistas del año pasado, donde salió tercero con más de 17 por ciento de los votos, detrás de Martine Aubry y François Hollande. Le tocó el Ministerio de la Recuperación Industrial.

El Ministerio de Trabajo está a cargo de un hombre experimentado, Michel Sapin, autor del programa económico de Hollande y varias veces ministro en el pasado. Siete de los 34 miembros del gobierno tienen menos de 40 años. Otro detalle es la representación de personas que en Francia se conocen como “oriundas de la inmigración”, es decir, descendientes de inmigrados extranjeros. Hay siete responsables con esa identidad y otros cuatro oriundos de los territorios franceses de ultramar. Las tres mujeres con más influencia dentro del gobierno provienen de minorías raciales, las llamadas “minorías visibles”.

Se trata de Christiane Taubira, oriunda de la Guyana francesa, ministra de Justicia; de Najat Vallaud Belkacem –nació en Marruecos–, a la vez portavoz del gobierno y titular de Derechos de las Mujeres, y de Fleur Pellerin, nacida en Corea del Sur, ministra delegada encargada de la Economía Numérica. Cabe resaltar que este gabinete es lo que se puede llamar inexperto: de sus 34 integrantes, 31 de ellos jamás ejercieron una función ministerial, primer ministro incluido.

Hollande nombró también a otras personalidades importantes de la izquierda francesa. Marisol Touraine, la hija del sociólogo Alain Touraine, es ahora ministra de Asuntos Sociales. Aurélie Filipetti es en adelante ministra de Cultura. Esta mujer joven, 38 años, ex ecologista, es también escritora, autora de una novela deliciosa que narra la historia de su abuelo, un minero miembro de la Resistencia francesa que fue arrestado por la Gestapo y conducido a los campos de concentración. Cécile Duflot, ex secretaria nacional del partido ecologista Los Verdes y, desde 2010, secretaria nacional del movimiento ecologista Europa Ecología Los Verdes, tendrá las riendas de la cartera de Vivienda.

Paridad, renovación, juventud, diversidad de los orígenes y carteras como las de Exito Educativo y Diálogo Social, François Hollande asumió los compromisos de su campaña. En el camino dejó a Martine Aubry, la decisiva primera secretaria del PS. Aubry es la gran perdedora de esta fase. Nada dice, sin embargo, que no vuelva al primer plano más tarde. Mujer aguerrida, marcada muy a la izquierda, Aubry podría recuperar el centro del escenario una vez que pasen las elecciones legislativas del próximo mes de junio y Hollande empiece realmente a gobernar.

Compartir: 

Twitter
 

Hollande plasmó ayer un exacto equilibrio entre hombres y mujeres al conformar su gabinete ministerial.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.