EL PAIS › UN CHOQUE EN CHUBUT CAUSO DOCE MUERTOS, NUEVE DE ELLOS GENDARMES MOVILIZADOS POR UN CONFLICTO GREMIAL

Después de la toma, la tragedia

Un micro que llevaba gendarmes que venían de custodiar el yacimiento de petróleo tomado por un sector de la Uocra chocó de frente con un camión, cuyo conductor se habría quedado dormido. Otro micro que venía detrás también colisionó. Murieron también los tres choferes.

En un choque múltiple en el que intervinieron dos micros y un camión, fallecieron doce personas, los tres civiles que conducían los vehículos y nueve gendarmes de una dotación de 120 que viajaban hacia Mendoza luego de haber participado en la custodia del yacimiento petrolero de Cerro Dragón, en Chubut, en el marco del conflicto gremial que comenzó el fin de semana. El accidente ocurrió cerca de la ciudad de Puerto Madryn, a las 6.30 de ayer, cuando chocaron de frente el camión y uno de los ómnibus. El segundo micro, que venía detrás, muy cerca del primero, no pudo esquivar a los dos rodados y se incrustó contra ellos. En el choque resultaron con heridas otros 50 uniformados. A raíz de la tragedia, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y el gobernador de Chubut, Martín Buzzi, coincidieron en disponer tres días de duelo, a nivel nacional y en la provincia. La Presidenta sostuvo que es una “desgracia que enluta a los argentinos”, y criticó la medida de fuerza en el yacimiento (ver nota aparte), mientras que Buzzi expresó su “máxima solidaridad con las familias de las víctimas”.

El accidente se produjo a la altura del kilómetro 1338 de la ruta nacional 3, a 65 kilómetros de Puerto Madryn, cerca del límite con Río Negro. La policía local y los bomberos precisaron que un micro de la empresa Ventur, de Caleta Olivia, Santa Cruz, impactó de frente con un camión de transporte avícola de la firma Granja del Sur que, al parecer, se cruzó hacia la mano contraria porque su conductor se habría quedado dormido. En forma casi simultánea, el segundo micro, de la misma compañía, no pudo esquivar a los otros dos rodados y la colisión fue triple.

El secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, quien se encontraba en Puerto Madryn, confirmó que “todo parece indicar que el conductor del camión se quedó dormido”. En el lugar del choque murieron siete gendarmes y los tres choferes. Un octavo gendarme falleció cuando era trasladado hacia el hospital Pedro Isola, de Madryn, y el noveno cuando ya estaba internado en el lugar, informó el ministro de Salud de Chubut, Osvaldo Luján. Los 50 heridos fueron llevados al mismo hospital. Se dijo que 26 se encontraban en “estado crítico” y 20 “en estado grave”.

Luján informó que en el operativo de rescate participaron nueve ambulancias más otras de refuerzo por la emergencia. Dijo que los tres quirófanos del hospital “están funcionando” y que se habilitaron “otros centros con asistencia del sector privado por si la situación lo amerita, aunque hasta el momento está controlada”, dentro de la gravedad.

En el lugar del accidente se presentaron la fiscal de turno de Puerto Madryn, Marcela Pérez, que ordenó la realización de peritajes por parte de personal de criminalística. El vocero de la fiscalía, Sebastián Torres, hizo saber que el choque ocurrió en “una recta con buena visibilidad, pero al momento del choque todavía estaba oscuro”. Por la tarde se hicieron peritajes haciendo un barrido de los granos que llevaba el camión, para tratar de establecer la trayectoria que siguió en el momento del impacto, a fin de confirmar si se cruzó o no hacia la mano contraria.

“Hay que ver si se encuentran las frenadas de los vehículos”, explicó Torres, quien aclaró que los resultados de la tarea científica se conocerán en “unos días”. Los gendarmes fallecidos son José Bordón, Martín Delgado, Elías García, Sergio López, Héctor Mareco, Luis Ojeda, Néstor Posse, Widilfo Valdez y Federico Villca. El chofer del camión era José Efraín Cachano (34), oriundo de la localidad de Gaiman, y los conductores de los micros, Francisco Pugliese y Raúl Vega, ambos de Caleta Olivia.

Los cuerpos fueron trasladados al Centro Nacional Patagónico (Cenpat), donde se realizarán las autopsias y se tomarán huellas digitales y de ADN, para el reconocimiento formal. Los dos micros se dirigían a Mendoza con los gendarmes que habían sido destinados al yacimiento petrolero de Cerro Dragón, cerca de Comodoro Rivadavia, donde se produjo una toma que duró tres días. “Debo destacar que los gendarmes son gente que vino a dar una respuesta, para hacer un trabajo, un servicio, cumpliendo con un mandato, y terminaron pagando con su vida intentando poner límites a lo que veníamos sufriendo en Cerro Dragón”, sostuvo el gobernador Buzzi.

Por su parte, el ministro de Planificación, Julio De Vido, lamentó “el tremendo accidente” que sufrieron los miembros de Gendarmería Nacional en Chubut, “cuando venían de custodiar Cerro Dragón en el marco de los vandálicos acontecimientos”. Cristina Kirchner, por su parte, se refirió a los gendarmes como “servidores del orden público, muchos de los cuales no ganan ni la tercera o cuarta parte de lo que ganan los que están ocupando yacimientos con actos de vandalismo”.

Los 63 gendarmes sobrevivientes llegaron ayer por la tarde a la ciudad santafesina de Alvear y luego a Rosario, para reportarse en el Destacamento Móvil 2 de Gendarmería Nacional, al que pertenece la mayoría de ellos. De los nueve fallecidos, sólo el sargento ayudante Néstor Raúl Posse tenía su domicilio en Alvear, donde vivía con su esposa y sus cuatro hijos. Posse tenía 25 años de servicio en la fuerza.

La intendenta de Rosario, Mónica Fein, recibió en el aeropuerto local la llegada del avión Fokker de la Fuerza Aérea Argentina en el que viajaron los sobrevivientes. La Municipalidad de Rosario dijo que 16 de los gendarmes que llegaron a esa ciudad fueron asistidos en Madryn, donde se les dio el “alta ambulatoria”. Todos ellos habían sufrido heridas leves, golpes y algunas contusiones propias del impacto.

En Chubut, y en respuesta al cuestionamiento que hizo la Presidenta por el reclamo que motivó el envío de la Gendarmería a Cerro Dragón, el secretario legal y técnico del gobierno provincial, Miguel Montoya, señaló que la toma de la planta tenía “competencia federal” porque podría llegarse al corte del suministro de gas y de la producción de petróleo. Respecto de las palabras de Cristina Kirchner, las justificó señalando “el shock que le produjo esta noticia”.

Insistió en que deben encuadrarse “en que la competencia federal fue dada por la posibilidad de impedir el suministro de gas, que es un servicio público, y la producción de petróleo, que representa el 15 por ciento del abastecimiento del país”. El funcionario chubutense dijo que no estaba “a la altura de discutir con la Presidenta un concepto legal”, pero agregó que “ha sido (un pedido) político, pero (bajo) la competencia de la jueza” Eva Parcio, luego de la denuncia formulada ante ella por el gobernador Martín Buzzi.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Télam
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared