EL PAIS › LA MANIFESTACION DE HOY REUNIRA A LOS CAMIONEROS, SUS ALIADOS Y EL FIT

Los que van y los que no

La huelga y la movilización convocadas por Moyano contarán con apoyo de su gremio, el sector de Barrionuevo y otros sindicatos, pero no se sumarán importantes organizaciones de la CGT, que difundieron una declaración que anticipa la ruptura de la central obrera.

 Por Miguel Jorquera

Con la bandera del paro nacional enarbolada sólo por los camioneros y un puñado de gremios fieles que respaldan su re-reelección en la CGT, Hugo Moyano apuesta todas sus fichas a una gran convocatoria para hoy por la tarde en Plaza de Mayo, bajo las consignas de modificación del mínimo no imponible del Impuesto a las Ganancias y la eliminación de los topes para las asignaciones familiares. La disidente CGT Azul y Blanca, de Luis Barrionuevo, acompañará en la calle no sólo los reclamos sindicales del camionero, sino fundamentalmente su enfrentamiento con el Gobierno. El otro aporte a la movilización lo harán los partidos trotskistas del Frente de Izquierda. En tanto, los principales gremios cegetistas, que se oponen a la continuidad de Moyano en la secretaría general, le dieron la espalda al paro y la movilización y firmaron una solicitada como CGT, oficializando la ruptura de la central (ver aparte).

Después de la dura réplica de la Presidenta a la protesta de Moyano, el camionero salió a defender su convocatoria. “Mientras el Gobierno dio respuestas a los reclamos de los trabajadores, la relación era normal. El Gobierno dejó de dar respuesta a los trabajadores y se terminó la relación”, sostuvo Moyano. Luego defendió un proyecto que elaboran los diputados que le responden, en el que se propone una modificación del mínimo no imponible de Ganancias debe fijarse a partir del equivalente a entre 6 y 8 salarios mínimos (2300 pesos). “Lo va a tener que modificar. No lo quiere modificar porque Moyano hizo el pedido”, sentenció el pope cegetista. Moyano aseguró también que el oficialismo intenta “crear un clima” para que se produzcan hechos de violencia y dijo que “hará responsable al Gobierno” de “cualquier intento por enturbiar” la manifestación.

La idea de Moyano de generar el primer paro nacional contra un gobierno kirchnerista se diluyó rápidamente por la deserción de los principales gremios de servicios e industriales que lo enfrentan dentro de la CGT. Los choferes de la UTA, los ferroviarios de la UF y La Fraternidad, junto con los peones de taxis y al gremio de los subterráneos garantizan el transporte público. Los estatales nucleados en el mayoritario UPCN y el personal legislativo de APL tendrán tareas normales en la administración pública. Tampoco participarán de la movida los metalúrgicos de la UOM ni los mecánicos del Smata, los obreros de la construcción, los empleados de comercio y los de la alimentación, ni los trabajadores de Luz y Fuerza, telefónicos y de obras sanitarias, entre muchos otros. El rechazo de la CTA, liderada por Hugo Yasky, también le restó el apoyo de los principales gremios docentes.

Moyano hará sentir el peso del paro a través de la poderosa y extendida estructura de Camioneros, complicando transportes esenciales como caudales y combustibles, además de la recolección de residuos. También será fuerte en la Justicia, a través del gremio que dirige Julio Piumato, pero no tendrá la repercusión que el camionero esperaba en otras actividades. Acompañarán el paro, además, los peones rurales del duhaldista Gerónimo “Momo” Venegas, los municipales porteños de Amadeo Genta, los canillitas de Omar Plaini, Dragado y Balizamiento de Juan Carlos Schmid y otros gremios menores.

La concentración empezará desde la mañana en Belgrano y 9 de Julio. La columna marchará por Diagonal Sur hasta la Plaza de Mayo, encabezada por un camión con acoplado, que luego servirá de escenario, junto a la Pirámide y de espaldas a la Casa Rosada: allí Moyano será el único orador. En 9 de Julio y Avenida de Mayo se aglutinarán los conducidos por Barrionuevo. Los gremios de la CGT Azul y Blanca sólo harán “cese de tareas” entre las 12 y las 18 para movilizarse hacia Plaza de Mayo, donde las columnas de los empleados de estaciones de servicio y los gastronómicos serían las más nutridas, según sus organizadores. Barrionuevo quiere también hacer su propia demostración de fuerza entusiasmado por coincidir “por primera vez” con su viejo enemigo en una manifestación “contra el gobierno nacional”. Mientras, otra columna se organizará frente al Obelisco, la del Frente de Izquierda.

La CTA disidente de Pablo Micheli terminó por “adherir” al paro pero no a la movilización. Esperaron sin suerte una convocatoria de Moyano y ya sin protagonismo decidieron apostar a sus propios reclamos: su principal gremio, ATE, marchará hoy casi a la misma hora pero en sentido contrario, hacia el Congreso.

Compartir: 

Twitter
 

Hugo Moyano salió nuevamente a responder el discurso de la Presidenta.
Imagen: Pablo Piovano
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared