EL PAIS › CAMIONEROS DEFINE HOY SI LLAMA A HUELGA POR UN CONFLICTO EN QUILMES

Con la amenaza de paro nacional

 Por Laura Vales

El sindicato de Camioneros advirtió que hoy podría decidir un paro nacional de recolectores de residuos, en rechazo al envío de 400 telegramas de despido a trabajadores de la empresa Covelia en Quilmes, donde el intendente Francisco Gutiérrez llamó a una licitación a precios más bajos que los que pretende la concesionaria, excluyendo además el barrido de las calles, que volverá a ser realizado por trabajadores municipales. La amenaza de una huelga que podría dejar sin recolección de basura a todo el país fue anticipada por Pablo Moyano, secretario adjunto del sindicato de Camioneros que conduce su padre, el titular de la CGT, Hugo Moyano. Desde el gobierno nacional, el ministro de Interior y Transporte, Florencio Randazzo, calificó la eventual medida como un “despropósito”.

Pablo Moyano estuvo ayer en Quilmes, en el acampe que desde el domingo los recolectores de Covelia hacen frente a la municipalidad. Allí fue donde aseguró que si no tienen una respuesta favorable irán a “un paro general en todo el país”.

El sindicato de Camioneros reclamó el pago de una indemnización junto con una garantía de continuidad laboral para todos los recolectores. En oportunidades anteriores ya han logrado acuerdos de este orden. El caso más conocido –aunque no el único– se dio en la ciudad de Buenos Aires. El esquema sería el siguiente: cuando termina una concesión, se considera que cesa el vínculo laboral, por lo cual los trabajadores son indemnizados; pero el sindicato de Camioneros ha logrado, a su vez, conseguir garantías de que los despedidos sean contratados por quien se haga cargo del servicio en el siguiente período, sea la misma empresa u otra cualquiera.

Ahora quieren un acuerdo similar para Quilmes, pero la pelea está potenciada por el enfrentamiento de Moyano con el gobierno nacional.

Ayer, Moyano hijo inscribió los despidos de Quilmes como el inicio de una reestructuración impulsada por la Casa Rosada para terminar con el poder de Covelia –empresa que suele ser vinculada con los Moyano– en el conurbano. “El señor (ministro de Planificación Federal, Julio) De Vido se reunió con más de 30 intendentes y, por orden estricta de la Presidenta, dijo: ‘Municipalicen todo el servicio de recolección’”, aseguró el adjunto de Camioneros.

Con la protesta instalada frente a la sede municipal, el intendente de Quilmes, Francisco Gutiérrez, salió a cruzar a Moyano hijo. Aseguró que no hubo ninguna orden de Presidencia a los intendentes, sino que hay un tema económico puntual. Covelia, aseguró, “planteó un aumento del 100 por ciento y el Concejo Deliberante no lo autorizó”, por lo cual la nueva licitación fue planteada con otro esquema, excluyendo al barrido, que volverá a ser realizado por los municipales, y con un presupuesto más bajo. Covelia, abriendo el paraguas para el caso de que decida no presentarse o haciéndolo no gane la nueva licitación, mandó los 400 telegramas de despido. Días atrás había puesto la lupa sobre la supuesta relación entre el sindicato de Camioneros y Covelia. “A lo mejor (los Moyano) quieren que la única empresa que exista sea Covelia porque la manejan ellos”, fue lo que sostuvo.

Ayer, en otro tono, Gutiérrez aseguró que nadie se va a quedar sin trabajo y ofreció que el municipio se haga cargo de los barrenderos que no sean reabsorbidos por la próxima concesionaria. Buscando bajar los decibeles al conflicto, el día anterior también había llamado a Hugo Moyano. Sin embargo, la postura del sindicato no tuvo cambios. Para Camioneros, no es admisible que trabajadores que cobran sueldos de 7000 pesos bajo su convenio pasen a ganar la mitad, o la cuarta parte, al transformarse en empleados municipales.

El contrato de Covelia en Quilmes termina el 9 de agosto. La empresa cobra actualmente 6 millones 800 mil pesos mensuales y, según el municipio, planteó que para renovarlo tendría que pasar a cobrar 15 millones. Pero en el nuevo llamado a licitación la intendencia estipula que el presupuesto no deberá ser mayor a los 6 millones 500 mil pesos.

“Para pagar 15 millones, deberíamos subir las tasas municipales, cada uno de nuestros 180 mil frentistas tendría que pagar 100 pesos más por mes. Eso es impracticable, porque hoy las tasas de barrido y limpieza están entre los 40 y los 80 pesos por frente”, explicó a Página/12 Alejandro García, subsecretario de Comunicación de Quilmes. Y detalló que cada barrendero de Covelia le cuesta al municipio 20 mil pesos por mes.

El gerente general de Covelia, Sebastián Vaccher, negó que la empresa esté vinculada con los Moyano y dijo que “no” le consta la supuesta indicación de De Vido a los intendentes para municipalizar la recolección de residuos. Por otra parte, señaló que mandó los telegramas de despido porque “como el contrato se vencía, tengo la obligación legal de preavisar a mis empleados porque no sé si voy a ganar la licitación”.

Al comentar la advertencia sobre un paro nacional de recolectores de residuos, el ministro del Interior dijo que le parecía desproporcionada una medida nacional ante un conflicto planteado en un municipio. Randazzo, por otra parte, defendió el criterio seguido por el intendente. “En los últimos años aquellos municipios que han tenido el servicio de recolección de basura tercerizado han tenido una incidencia enorme en los presupuestos municipales”, señaló. Agregó que ahora en Quilmes “han decidido llevar adelante ese servicio con empleados municipales, y es una decisión que habrá que respetar”.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared