EL PAíS › TULLIO ZEMBO, REPRESENTANTE DE BONISTAS QUE ENTRARON AL CANJE. CONTRA GRIESA Y LOS FONDOS BUITRE

“El fin del default técnico es desgastar al país”

La decisión del juez Thomas Griesa a favor de los fondos buitre complica el pago del 5 de diciembre a los bonistas que entraron en el canje. “El fallo y la justificación son aberrantes, las consecuencias serían gravísimas”, advierte un representante de los bonistas.

 Por Raúl Dellatorre

Probablemente la herramienta más poderosa que poseen y caracteriza a los fondos buitre no sea su audacia para asumir operaciones de altísimo riesgo sino su enorme capacidad para incidir sobre jueces que fallen a su favor: el denominado poder de “lobby” sobre los tribunales. Paul Singer, fundador y estratega de Elliot Management y NML Capital, está demostrándole al mundo su “talento” en las cortes de Nueva York. Logró que el juez Thomas Griesa adoptara una cuanto menos curiosa interpretación de la cláusula pari passu, según la cual si Argentina les paga a los bonistas que aceptaron el canje y no lo hace con quienes no entraron (holdouts en general, fondos buitre en particular), “discrimina” en contra de los últimos. Por eso es que el veterano juez de Nueva York sostiene que el 15 de diciembre parte de lo que Argentina dispuso pagar a los bonistas del canje deberá ser cedido a los fondos buitre. “Es increíble lo que está pasando en Nueva York, no entiendo cómo un criterio así puede estar amparado por un juez. Esta forma de entender el pari passu, la igualdad de condiciones, va a tener consecuencias terribles si se aplica, y lo tenemos que hacer saber. Si no, seremos cómplices de lo que ocurra de aquí en más”, es la indignada advertencia que lanzó Tullio Zembo, abogado italiano que asesoró y representó a los bonistas pequeños y medianos de su país hasta 2010, cuando recomendó ingresar a la reapertura del canje propuesto por Argentina. En una entrevista concedida a Página/12, Zembo remarcó una y otra vez por qué es inaceptable hablar de “igualdad de condiciones” entre bonistas del canje y fondos buitre, y se refirió al desgraciado escenario que se crearía si Argentina es declarada en default técnico u obligada a pagarles a los fondos buitre el total de la deuda.

–¿Ustedes, o los bonistas que usted representó, son víctimas del fallo del juez Griesa?

–Aunque suene increíble, es así. Nos ha convertido en codeudores de los fondos buitre, a los que benefició diciendo que tienen que cobrar. Y cometiendo una enorme barbaridad con esta forma de interpretación del pari passu, que significa igualdad de tratamiento a quienes están en igualdad de condiciones. Acá no hay más igualdad de condiciones. Los bonistas italianos, en general pequeños y medianos ahorristas, por 30, 50 mil o a lo sumo 100 mil euros, podían estar en iguales condiciones que los fondos buitre, que reclamaban cientos de millones, cuando los títulos estaban en default y ninguno había entrado en el canje. Pero a partir del ingreso en el canje, los bonistas italianos son acreedores por un nuevo título, que representa el 30 por ciento del valor del anterior, con otros plazos, otras condiciones, y que se viene pagando normalmente. El ingreso al canje es un contrato entre partes. Los fondos buitre no, rechazaron el canje y con absoluta libertad siguen reclamando ante la Justicia el pago del valor original de los títulos defolteados. Son dos situaciones contractuales muy diferentes. Yo no comprendo esto de la “igualdad de condiciones” aplicada a este caso.

–¿Pero a usted le sorprende que el juez Griesa y la Justicia de Nueva York asuman esta posición a favor de los fondos buitre?

–A mí sí me sorprende. Porque este juez es el mismo que reconoció la legitimidad de las demandas de los acreedores de títulos en default, pero aceptó el canje. Y un segundo también, que convalidó con sus fallos. Entonces, a los bonistas que aceptaron el canje ahora les dice que tienen que pagarles a los que no aceptaron ni canje ni quita, por el ciento por ciento del crédito original. ¿Me está tomando el pelo? ¿Qué está haciendo este juez? ¿Qué hace la Justicia de Nueva York, considerada la plaza para la solución de conflictos financieros del mundo? ¿Castiga a quien acepta un contrato que ellos mismos convalidaron? El fallo de Griesa nos pone a nosotros en el medio. Yo no entro en el análisis de quién tiene razón, si Argentina o los fondos buitre, pero hay una resolución del conflicto en este momento que es irritante, por lo arbitraria, por lo inmoral. Hay una sensación de mucha bronca, de indignación, de que “esto no puede estar pasando”.

–También hay una condena pública a los fondos buitre por el abuso especulativo que hacen sobre deudas soberanas y el papel desequilibrante sobre el sistema financiero. ¿Comparten este cuestionamiento?

–Cuando alguien viola la ley en beneficio propio, hay que condenarlo. El problema es que el accionar de los fondos buitre está dentro de la ley, aunque yo coincida en que es ética y moralmente condenable. Entonces, lo que hay que cambiar es la ley. Si las reglas de las finanzas lo habilitan y hoy las consecuencias están a la vista, es porque las reglas están equivocadas. Ojalá toda esta discusión derive en decisiones a nivel mundial para modificar estas reglas. Si no, las corridas contra bonos de deuda soberana se seguirán repitiendo, buscando aprovecharse de la debilidad de un gobierno. Es lo que pasó con Perú en el 2000 o 2001, cuando los mismos tribunales de Nueva York lo obligaron a pagarles a los fondos buitre un capital de varias veces lo que habían invertido en la compra de títulos.

–¿Cuál sería el escenario si el fallo del juez Griesa permanece vigente al 15 de diciembre, ordenando repartir el pago entre bonistas en canje y fondos buitre?

–Si Argentina paga, como tiene previsto, a todos los bonistas a través del Bank of New York, según la sentencia de Griesa esos fondos son embargables. Un embargo inmoviliza todo, empezarán las demandas y apelaciones cruzadas y no cobra nadie. Sería un cuadro de escándalo internacional terrible. Si Argentina no paga o modifica el lugar o las condiciones de pago, por ejemplo en otra plaza financiera, en principio se crea una situación de default técnico, que se lo podrían declarar por no cumplir las condiciones de pago. Además, cualquier cambio de plaza habilita los mecanismos para buscar embargar también allí, lo que dependerá de que encuentre un tribunal dispuesto a hacerlo.

–¿Qué implica que declaren al país en default técnico?

–Con esa declaración, los fondos buitre que están operando en contra de Argentina van a buscar trabar todos los pagos que realice. La idea es provocar un desgaste y una tensión para forzar decisiones de un gobierno. Es lo que ocurrió con Perú hace una década. No parece ser ése el caso de Argentina.

–Desde su punto de vista, ¿Argentina tiene alguna alternativa para salir de esta situación?

–Es una situación bien complicada. Argentina tiene que defender su posición y hacer respetar el contrato firmado con los bonistas en el canje, que son nuestros derechos. Ojalá la Corte de Apelación o el propio juez Griesa modifiquen esta situación, porque si no sería un precedente gravísimo. La consecuencia sería que en las futuras tratativas para salir de situaciones de default de deuda soberana, que van a ocurrir en varios países, según da cuenta la situación actual, nadie va a aceptar un canje con quita de deuda. ¿Qué asesor financiero le va a decir que entre a una oferta así si el fallo de Griesa se sostiene?

Compartir: 

Twitter
 

Zembo, abogado italiano. “Hay una sensación de mucha bronca, de indignación, de que ‘esto no puede estar pasando’.”
Imagen: Bernardino Avila
SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.