EL PAIS › CRISTINA KIRCHNER VISITO AL PRESIDENTE VENEZOLANO HUGO CHAVEZ EN EL HOSPITAL EN EL QUE SE ENCUENTRA INTERNADO EN LA HABANA

“Es solidaridad con quien es un amigo”

La Presidenta les llevó ayer su apoyo a Chávez y su familia. La hija del presidente, María Gabriela, le agradeció luego “tanto amor” a través de un tweet. Antes, CFK compartió un almuerzo con Fidel y Raúl Castro.

“No es una visita para hacer comentarios ni entrevistas, sino simplemente de solidaridad y acompañamiento con quien es un amigo, un compañero, y que ayudó tanto a la República Argentina cuando nadie la ayudaba”, explicó ayer la presidenta Cristina Kirchner el motivo de su paso por La Habana, donde ayer visitó el Hospital Militar donde se encuentra internado el presidente venezolano Hugo Chávez, convaleciente de la operación a la que se sometió el 11 de diciembre pasado. La Presidenta habló a la salida del Hotel Nacional, donde se alojó, antes de salir hacia el almuerzo con que la agasajaron el histórico líder Fidel Castro y su hermano el presidente Raúl Castro.

Cristina Kirchner llegó al aeropuerto José Martí a las 7, hora de La Habana, las 9 de la Argentina. En el aeropuerto la esperaba, de guayabera, el canciller cubano Bruno Rodríguez. Al pie mismo del avión se subió al auto oficial negro con el que se movió durante todo el día. En la entrada del hotel había un grupito de militantes. “Cristina, Cristina corazón, acá tenés los pibes para la liberación”, le cantaron, como para que se sintiera en casa. Los empleados del Nacional le entregaron un ramo de flores, ella los saludó uno por uno.

Desde la habitación mandó dos tweets sobre Cuba. “Hace más de 2 horas llegué a La Habana. Estaba amaneciendo y el Malecón apareció en todo su esplendor”, contó en uno, su primera impresión sobre la capital de la isla. En el segundo reveló: “Me dijeron que Fidel y Raúl Castro me están esperando”. El jueves a la noche, hasta poco antes de despegar, en la Casa Rosada no había confirmación de un posible encuentro con Fidel Castro. Sí, en cambio, se sabía que la recibiría el presidente Raúl.

La única vez que Cristina Kirchner había estado en Cuba fue en enero de 2009, cortando una larga ausencia de presidentes argentinos en la isla. En aquel momento la publicación de la foto con Fidel Castro fue una noticia en sí misma porque hacía meses que no se veía al histórico líder de la Revolución. Ayer la historia se repitió, pero en este caso no se trató de una visita oficial sino de un encuentro.

El motivo

Antes de salir hacia el almuerzo, la Presidenta conversó brevemente con los periodistas que la esperaban a la salida del hotel. “Ya saben el motivo de mi visita a Cuba”, arrancó, dando algunos hechos por sobreentendidos. “Me reuniré con los familiares del querido compañero Hugo Chávez”, avisó. Cuando se iba le preguntaron si conocía el actual estado de salud del presidente venezolano pero ya había iniciado el paso hacia el automóvil negro y no lo detuvo.

En otros de sus tweets de ayer (ver aparte), Cristina Kirchner había adelantado que le llevaría a Hugo Chávez la Biblia que le obsequiaron las autoridades de la Federación Argentina de Iglesias Evangélicas con quienes estuvo reunida el jueves a la noche.

Luego del encuentro con Fidel y Raúl, Cristina Kirchner fue directo al Hospital Militar donde se encuentra internado Chávez desde hace –justo ayer– un mes. El establecimiento es famoso por varias cosas. Una es el nivel de los profesionales que allí se desempeñan. Otro es el nivel de reserva con el que se mueven, prácticamente un bunker inexpugnable.

De Chávez se supo que lo habían operado por cuarta vez el 11 de diciembre pasado para extirparle células cancerígenas. Que luego tuvo una infección pulmonar que le dificultaba la respiración, una complicación frecuente en los posoperatorios de alta complejidad. A partir de ahí, el vicepresidente venezolano Nicolás Maduro y los demás funcionarios que dieron algún tipo de información sobre el estado de Chávez dijeron que se encontraba estabilizado. “Han pasado 30 días de la operación y él se encuentra en este momento de batalla”, avisó Maduro en el multitudinario acto en Caracas del jueves.

Cristina Kirchner ayer no dio información sobre lo que le dijeron en el hospital. Luego de la visita volvió al hotel y no hubo declaración oficial, tal como había anticipado unas horas antes cuando avisó que no había viajado para hacer “comentarios ni entrevistas”. En el hospital estaba María Gabriela Chávez, la hija del mandatario, con quien CFK tiene buena relación. María Gabriela visitó varias veces Buenos Aires en compañía de su padre, una de esas veces durante las exequias de Néstor Kirchner. “Gracias @CFKArgentina. Gracias por tanto Amor, querida Cristina!”, fue el emocionado tweet que escribió anoche María Gabriela.

La gira

Estaba previsto que Cristina Kirchner permaneciera en La Habana hasta hoy al mediodía. Una de las versiones que circulaban anoche era que hoy podría entrevistarse con el vicepresidente Maduro, quien ayer llegó a la isla para interiorizarse sobre las últimas novedades del estado de salud de Chávez. El viaje de la Presidenta, obviamente, significa también un respaldo político al gobierno de Venezuela, en momentos en que la oposición busca poner en cuestión la continuidad del chavismo.

De hecho, la escala en La Habana fue confirmada recién esta semana como el primer punto de la extensa gira comercial que la Presidenta iniciará desde hoy, que tiene como primer destino Emiratos Arabes y continuará por Indonesia y Vietnam.

Compartir: 

Twitter
 

Cristina Kirchner explicó los motivos del viaje a los periodistas que la esperaban en la entrada del Hotel Nacional.
Imagen: EFE
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.