EL PAíS › DETECTARON QUE LA PASTERA UPM-BOTNIA VIERTE ENDOSULFáN EN EL URUGUAY

Efluentes tóxicos en el río

La presencia del insecticida de alta toxicidad fue detectada por el laboratorio canadiense que evalúa la planta industrial. Los integrantes argentinos del comité científico lo denunciaron ante la Comisión Administradora del Río Uruguay.

 Por Laura Vales

El laboratorio Pacific Rim de Canadá, encargado de realizar los análisis de los efluentes de UPM-Botnia, detectó que la pastera vertió al río endosulfán, un insecticida que por su alta toxicidad está prohibido en más de 50 países, incluido el Uruguay. Los integrantes argentinos del comité científico lo denunciaron en la última reunión de la Comisión Administradora del Río Uruguay (CARU), responsable del monitoreo de la papelera, y reclamaron a sus pares uruguayos informar al gobierno de José Mujica para que aplique sanciones a la empresa, aunque sin obtener respuesta.

La contaminación fue detectada en muestras que se tomaron dentro de la planta en el mes de noviembre pasado –aunque sus resultados estuvieron listos recién días atrás–, cuando, al ingresar para uno de los controles que realiza el comité científico, los especialistas observaron plantas secas –como si se hubieran quemado– en una de las piletas de la pastera y su canal de descarga.

En las muestras, el laboratorio canadiense encontró, según figura en un documento de la delegación argentina del comité científico, 1,67 microgramo por litro de endosulfán sulfato y 0,68 microgramo por litro de metoxicloro.

“Es una falta grave, sin ninguna duda. Nosotros hemos hecho la denuncia en el plenario de la CARU para que se apliquen las sanciones previstas por la legislación uruguaya”, señaló Héctor Retamal, delegado argentino ante la comisión.

El endosulfán es un insecticida desarrollado en la década del ’50 y se utilizó profusamente en la agricultura hasta los ’90. Sus usos habituales incluyeron la preservación de maderas, el insumo principal para la fabricación de pasta de celulosa.

La toxicidad de este insecticida comenzó a ser advertida a partir del año 2000. Desde entonces, el endosulfán fue prohibido progresivamente en numerosos países, y en algunos casos retirado del mercado por los propios laboratorios.

En mayo de 2009, el Convenio de Estocolmo, un acuerdo internacional que regula el tratamiento de sustancias tóxicas, incluyó el endosulfán en el listado de tóxicos, cuyo uso debe ser eliminado sin excepciones. Por esto, en 2011 el Ministerio de Salud Pública de Uruguay prohibió su utilización. Según las consultas realizadas por este diario, en el caso de la Argentina la legislación quedó un paso atrás, ya que si bien la importación del producto está actualmente prohibida, su uso quedará prohibido recién a partir de julio de este año.

La pileta donde fue tomada la muestra en la que se detectó el endosulfán, según explicó a Página/12 una fuente con acceso al monitoreo de la pastera, es una pileta de desagüe pluvial ubicada junto a los depósitos de maderas que esperan ser convertidas en pasta de celulosa. Es decir que todo indica que el agua de lluvia que cayó sobre la madera se contaminó con el tóxico presente en ella y luego se acumuló en la pileta, que desagua directamente al río Uruguay.

Si bien el tóxico no tendría que ver con el proceso industrial de fabricación de la pasta de celulosa, la responsabilidad del uso del endosulfán correspondería igualmente a UPM-Botnia, porque la madera que utiliza la pastera es en un 70 por ciento de forestaciones propias.

Compartir: 

Twitter
 

“Es una falta grave, sin ninguna duda”, dijo Héctor Retamal, delegado argentino ante la CARU.
Imagen: Laura Gallo
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.