EL PAíS › EL JUICIO CONTRA EL JUEZ PEDRO HOOFT POR SU ROL DURANTE LA úLTIMA DICTADURA

Puerta cerrada en Diputados

La Comisión de Justicia no recibió a los representantes de organismos de derechos humanos bonaerenses que impulsan la acusación contra el juez suspendido.

La Comisión de Justicia de la Cámara de Diputados no recibió a los representantes de organismos de derechos humanos bonaerenses que impulsan la acusación contra el juez suspendido Pedro Hooft por su participación en delitos de lesa humanidad durante la dictadura. La comisión que preside Jorge Yoma había recibido al imputado y a sus defensores Julio Strassera y Julio Bossert, impulsores de la teoría sobre un supuesto complot contra su cliente, pero prefirió no escuchar a los organismos. Hooft tiene prohibida la salida del país por orden de la Cámara Nacional de Casación Penal, faltó en cuatro oportunidades a citas para prestar declaración indagatoria y recusó al juez que la ordenó, Martín Bava. Los fiscales Jorge Auat y Horacio Azzolín expusieron el jueves los argumentos en contra de la recusación, sobre la que deberá pronunciarse la Cámara Federal de Mar del Plata.

Hooft está imputado por rechazar hábeas corpus y encubrir a los grupos de tareas de Mar del Plata en al menos 17 casos de secuestros, torturas y homicidios. Tal como ocurrió en Mendoza con Otilio Romano, que se fugó a Chile cuando su detención era inminente, Hooft lleva años apelando a sus contactos políticos y de la familia judicial para dilatar tanto la acusación penal como el jury, que ya lo suspendió y podría quitarle sus fueros. Para bloquear su citación a indagatoria presentó infinidad de planteos de nulidad, revocatorias y recusaciones con las que logró apartar a todos los operadores judiciales que intervinieron en el expediente. Hace tres semanas, con el ex fiscal Strassera y el ex juez supremo Bossert, sumó a su estrategia de lobby a la comisión que encabeza Yoma, que lo recibió y escuchó su teoría de la “venganza” y la “causa armada”. Ayer estaba previsto que Yoma recibiera a organismos, pero la cita se suspendió sobre la hora y sin explicación. “Mi impresión es que se trata de un apoyo explícito a Hooft, a quien reciben y le dan espacio para una explicación que debería dar ante la Justicia, y cuando tienen que recibir a los querellantes los destratan”, reflexionó el diputado Remo Carlotto, de la Comisión de Derechos Humanos.

Los fiscales Auat y Azzolín le pidieron el jueves a la Cámara de Mar del Plata que ponga fin a la estrategia dilatoria de Hooft, quien recusó también a los representantes del Ministerio Público. La Cámara rechazó ese planteo y tomó nota de los argumentos de los fiscales, quienes recordaron que tanto la recusación contra Bava como la nulidad del llamado a indagatoria ya fueron rechazadas por la Cámara.

Compartir: 

Twitter
 

El juez Pedro Hooft en marzo, cuando fue suspendido por el jurado de enjuiciamiento.
Imagen: Télam
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.