EL PAíS

El caso Carrasco

Hace veinte años, la muerte del soldado Omar Carrasco puso fin a un siglo de servicio militar obligatorio en Argentina. Durante los primeros días de marzo de 1994, en el cuartel de Zapala, provincia de Neuquén, Carrasco comenzó a prestar servicio en el Grupo de Artillería e inmediatamente tres días después de su incorporación, fue reportado como desaparecido y considerado desertor. Un mes después su cuerpo apareció sin vida en la misma unidad. En ese momento, el teniente coronel Guillermo With, a cargo del lugar, afirmó que posiblemente se había suicidado o muerto de frío, aunque la autopsia manifestó marcas de una fuerte golpiza. El “caso Carrasco”, como pasó a conocerse, causó gran conmoción en la opinión pública, que ya ponía en cuestionamiento la obligatoriedad del servicio militar. En este marco, en agosto del ’94, el ex presidente Carlos Menem decretó su suspensión a través de la firma del decreto 24.429, implementando el servicio voluntario y rentado. Por el crimen fueron condenados a prisión el subteniente Ignacio Canevaro y los soldados Cristian Suárez y Víctor Salazar. En 1996 fue reabierta la investigación sobre la cadena de encubrimiento, dando lugar al denominado “Informe Brailovsky”, por el nombre del perito que dictaminó que Carrasco no falleció a causa de los golpes, sino por ser secuestrado en el cuartel y recibir atención médica clandestina y un error de diagnóstico.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.