EL PAíS › TRANSPORTE RECURRIO A TRABAJO POR LA PROTESTA EN EL SARMIENTO

Pedidos en medio del conflicto

La cartera que conduce Florencio Randazzo solicitó que las medidas de fuerza impulsadas por Rubén “Pollo” Sobrero sean declaradas “ilegítimas e irregulares”. La Unión Ferroviaria pidió, a su vez, a los trabajadores que terminen con los paros.

Los trenes del Sarmiento volvieron a operar ayer con demoras de 30 minutos en el servicio al cumplirse el quinto día consecutivo del quite de colaboración de los ferroviarios de esa línea, en reclamo al Estado de una supuesta indemnización y mejoras salariales. El Ministerio del Interior y Transporte, encabezado por Florencio Randazzo, hizo una presentación ante el Ministerio de Trabajo para que declare “ilegítimas e irregulares” las acciones de protesta que afectan a decenas de miles de usuarios que viajan en el trayecto Once-Moreno.

En la presentación que realizó ante Trabajo, la cartera a cargo de Randazzo solicitó la “inmediata intervención” de la autoridad laboral para que “se declaren ilegítimas e irregulares” las medidas de fuerza en la línea Sarmiento por tratarse de “un ejercicio abusivo del derecho a huelga”. “Son medidas que disminuyen el ritmo normal de la prestación laboral bajo la apariencia del cumplimiento de las obligaciones del contrato de trabajo”, advirtió el Ministerio del Interior y Transporte sobre el quite de colaboración implementado por los ferroviarios que responden al delegado Rubén “Pollo” Sobrero, que en la misma línea agregó: “No configuran un huelga, sino una medida de acción directa no prevista ni garantizada por nuestro ordenamiento positivo, y que por lo tanto resulta ilegítima”.

Las medidas de fuerza en el Sarmiento comenzaron el lunes pasado y desde entonces afectaron diariamente a decenas de miles de usuarios que viajan entre la ciudad de Buenos Aires y el oeste del conurbano bonaerense. El sector liderado por Sobrero decidió realizar el quite de colaboración en reclamo de un 40 por ciento de incremento salarial y el pago de una indemnización por el traspaso del ramal que une Once y Moreno de la empresa TBA a la gestión del Estado. Los ferroviarios del Sarmiento no descartan la posibilidad de llevar adelante una huelga el próximo martes si no obtienen una propuesta de solución para el reclamo.

En busca de una solución al conflicto, el Gobierno abrió un canal de diálogo con la Unión Ferroviaria, pese a que Sobrero no está alineado con la conducción de ese sindicato. En el marco de esas tratativas, el titular del gremio ferroviario, Sergio Sasia, estuvo ayer en el Ministerio de Trabajo, donde declaró que el trabajo a reglamento del cuerpo de delegados del Sarmiento “no conduce a nada, sólo a que los usuarios no puedan viajar como corresponde”. “Son medidas apresuradas y precipitadas ya que juntan una batería de reclamos entre los cuales también se encuentra un aumento salarial del 40 por ciento, cuando aún no está abierta la paritaria”, añadió Sasia, a la vez que aseguró que desde la Unión Ferroviaria instaron a los trabajadores que realizan el quite de colaboración a que depongan la medida de fuerza.

Para el gremialista, la acción impulsada por Sobrero sólo “perjudica a la gente” porque “existen canales de negociación que ellos saben bien cuáles son, más teniendo en cuenta el proceso de recuperación que se está dando y los coches cero kilómetro que están ingresando para remodelar el Sarmiento”. Con respecto a los reclamos salariales, Sasia puntualizó que ya se lleva adelante una negociación de cara a la próxima paritaria “sin ningún tipo de medida de fuerza”, y que se acordó un anticipo salarial a cuenta hasta el 31 de mayo.

Randazzo, quien ya en las próximas liquidaciones de sueldo les descontarán a los ferroviarios las horas no trabajadas, volvió a criticar ayer la medida de fuerza de los trabajadores del Sarmiento. “Reclaman una indemnización por despidos cuando no hubo ningún despido. De hecho, no han perdido ninguno de los derechos laborales adquiridos: ni la antigüedad, ni la categoría, ni las vacaciones”, reiteró el funcionario.

Randazzo calificó las acciones de la fracción de Sobrero como “un paro encubierto, disparatado y demencial”. “Como hombre que administro recursos públicos, no voy a hacer algo que no pueda explicar públicamente, y mucho menos reconocer una indemnización cuando no corresponde pagarla, y mucho menos con recursos que no son míos”, remarcó el ministro.

“En el Sarmiento hemos hecho las vías nuevas y hemos puesto un nuevo sistema de señalamiento que ante la falla del motorman, como ha sucedido en los tres episodios trágicos del 2012 y 2013, hace que el tren se detenga automáticamente”, subrayó Randazzo y agregó: “Mientras nosotros hacemos todo esto, los que dicen defender al Estado hicieron 49 días de medidas de fuerza en los 120 días que van del año”.

Finalmente, el titular de la cartera de Interior y Transporte aseguró que Sobrero “goza de la impunidad mediática que tienen todos aquellos que atentan contra cualquier acción del gobierno nacional”.

Compartir: 

Twitter
 

Los trenes de la línea Sarmiento volvieron a funcionar ayer con 30 minutos de atraso.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.