EL PAíS › LAS REPERCUSIONES SOBRE LA DECISION DE DECLARAR INCONSTITUCIONAL EL ACUERDO

Una ironía iraní sobre el memorándum

La Cancillería de Teherán, que estaba demorando poner en práctica el acuerdo, expresó “su pesar y decepción por la decisión judicial”. La AMIA y la DAIA celebraron la medida, pero Memoria Activa acusó a la dirigencia comunitaria de no querer saber la verdad.

 Por Raúl Kollmann

El canciller Héctor Timerman y su par iraní firmaron el acuerdo en enero de 2013 en Etiopía.
Imagen: Télam.

La República Islámica de Irán dijo ayer que el memorándum “era una buena solución y una oportunidad para descubrir la verdad sobre la tragedia de la AMIA”, por lo que expresó “su pesar y decepción por la decisión judicial de frenar el acuerdo”. La declaración fue emitida por la vocera de la cancillería de Teherán, Mrzieh Afkham. En realidad, el texto suena a ironía, porque Irán tendió a demorar los pasos concretos del memorándum y la realidad es que el fallo de la Cámara Federal le quita presión al gobierno iraní, que venía esquivando dar esos pasos. Al mismo tiempo, la agrupación de familiares de las víctimas, Memoria Activa, se expidió en forma durísima, señalando que los dirigentes de la comunidad judía y el fiscal Alberto Nisman “no quieren que se sepa la verdad” (ver aparte). El canciller Héctor Timerman se sorprendió con la propuesta de los camaristas de juzgar a los iraníes en ausencia: “No se hizo nunca. Es inconstitucional. Ni siquiera se hizo con (José) López Rega”, que estaba prófugo en Estados Unidos.

Las dirigencias de la DAIA y la AMIA celebraron como una victoria el fallo de la Cámara Federal, integrada por Eduardo Farah y Jorge Ballestero. Los líderes comunitarios tampoco quisieron hacer mucho alarde porque prefieren no confrontar con el gobierno nacional y, en especial, con la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, que siempre le dio máxima importancia a la causa AMIA. La dureza de la posición de los familiares agrupados en Memoria Activa produjo fuerte impacto.

Por trascendidos se supo que la Presidenta estaba muy molesta con el fallo firmado por Farah y Ballestero. En la Casa Rosada se adjudicó la decisión de los camaristas a las presiones de Washington, Jerusalén y algunos de los hombres claves de la SIDE, que proveyeron a la acusación contra los iraníes basados principalmente en informes de Inteligencia. En esos centros de poder no quieren discusiones sobre la culpabilidad de Irán, al que colocan como uno de los ejes del mal en la escena geopolítica.

Había también mucha molestia en CFK por la derivación concreta del fallo. Por ejemplo, se le ordena al juez del caso AMIA, Rodolfo Canicoba Corral, que reitere los pedidos de extradición, algo que se viene haciendo desde hace más de 15 años. Irán tiene prohibido por ley extraditar a sus ciudadanos, una norma que existe en muchos otros países: un caso cercano es el de Brasil, que lo tiene prohibido por la Constitución. Más curioso todavía es que Farah y Ballestero le dicen a Canicoba que le pida a Interpol que les asigne alertas rojas a las órdenes de captura contra el ex presidente de Irán Alí Akbar Rafsanjani y contra el ex canciller Alí Velayati. Interpol tiene prohibido, por reglamento, las alertas rojas contra los máximos cargos de los países, entre ellos los presidentes y cancilleres. Por otra parte, Timerman recordó ayer que Interpol se había pronunciado a favor del memorándum: “Es un desarrollo positivo en el esclarecimiento de la causa”, sostuvo la central internacional de policías en mayo del año pasado.

Uno de los aspectos más notorios del fallo de Eduardo Farah, con un apoyo leve de Ballestero, es que propone que se juzgue a los imputados iraníes en ausencia. La propuesta hace rato que viene siendo impulsada, también en voz baja, por la AMIA y la DAIA. “Los que fuimos víctimas de la dictadura –señaló Timerman– esperamos años hasta que los represores prófugos fueran detenidos, precisamente porque no se los podía juzgar en ausencia. Hubo que esperar que traigan a Guillermo Suárez Mason y a José López Rega para que afronten juicios, con su derecho pleno de defensa, por los asesinatos que habían cometido.” No faltan quienes aspiran a que se haga un juicio en que los iraníes estén representados por defensores oficiales, que obviamente no tendrían ni siquiera a sus defendidos a mano para que les digan “tal cosa no es cierto, por esto, esto y esto”.

La declaración de ayer de Irán tuvo mucho olor a ironía. Afkham sostuvo que “en sucesivas rondas de negociaciones entre nuestro país y Argentina, Irán siempre ha expresado su disposición para el mantenimiento y la ejecución del acuerdo firmado entre los dos gobiernos. Con esta decisión de la Justicia argentina se les quitó la oportunidad a las partes”. Es cierto que las tratativas nunca se cortaron, pero Irán imprimió un ritmo más que lento a todo el proceso. Por ejemplo, el paso clave para poner en marcha real el memorándum era la entrega de cartas reversales, algo que venía siendo gestionado en varias reuniones realizadas en Suiza. Al menos por ahora, esos encuentros no se seguirán haciendo, por orden de los jueces.

El Gobierno reiteró ayer que apelará ante la Cámara de Casación. El texto está siendo preparado por el Ministerio de Justicia y es seguro que se basará en que el fallo invade la jurisdicción del Poder Ejecutivo como único responsable en la realización de acuerdos con otros países.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.