EL PAIS › LA CONDUCCION DEL PJ Y EL NUEVO MAPA DE LA HEGEMONIA

La doble alianza

Duhalde y Kirchner consensuarán el nombre del futuro presidente del PJ, que podría ser Eduardo Fellner. El peronismo prevé triunfos en casi todas las provincias y un aumento sustancial de sus diputados y senadores. Rovira gana. El mecenas de Puerta, Macri y Menem. Intervención en Catamarca y Capital Federal.

 Por Sergio Moreno

¿Cuán hegemónico puede ser el peronismo? ¿Cuánto más puede ser el poder del Presidente que, además del PJ, está armando una apoyatura extra por fuera de su partido? “A fin de año tendremos unos 136 diputados nuestros, más los que fueron electos por partidos como los de Aldo Rico, vamos a tener mayoría en Senadores y la mayoría de las provincias e intendencias del país. Habiendo acordado con el Fondo (Monetario Internacional), tenemos dos años de tranquilidad política por delante. Sólo falta resolver lo del partido”, puntea y calcula un integrante del gobierno nacional. La cabeza del PJ podría quedar en manos de un hombre caro tanto a Néstor Kirchner cuanto a Eduardo Duhalde: el gobernador jujeño y actualmente titular de la Comisión de Acción Política (CAP) del peronismo, Eduardo Fellner.
De más está decir que los corazones kirchneristas de la Casa Rosada y alrededores están exultantes por los resultados obtenidos el domingo pasado en las elecciones y por los que, estiman, obtendrán en las tenidas comiciales que se vienen.
En una semana más se dirime la que aparece como la elección más intensa después de la de Capital Federal. Intensa porque Kirchner apostó por fuera del PJ a las patas de Carlos Rovira, y porque del otro lado, apoyando al protomenemista Ramón Puerta, está Eduardo Duhalde, que guarda tanta estima por el senador como Kirchner inquina. El patagónico tiene una encuesta –que fue publicada anteayer por este diario– en la que Rovira se impone por casi 16 puntos a su adversario.
El Presidente vislumbra la silueta de otro enemigo detrás de Puerta, que con la caída de este en la elección del domingo entrante recibiría un golpe no menor: el Banco Macro. Kirchner tiene información de que esa entidad –que comenzó siendo una mesa de dinero y durante el menemato creció de manera notoria–, regenteada por Jorge Brito, fue la que financió la campaña de Carlos Menem a la presidencia y la que también abrió la espita para Mauricio Macri. “Si tumbamos a Puerta, terminamos con la troika bancada por Brito; después le tocará el turno a él”, cuenta, vengativo, un habitante de la Rosada a Página/12.
El Macro se quedó con el banco de Misiones tras una privatización que hiciera, justamente, Ramón Puerta cuando fue gobernador. En paralelo, el Macro también se hizo poseedor de otro banco provincial, el de Salta, casualmente gobernada por quien fuera compañero de fórmula del riojano, Juan Carlos Romero. En ambas provincias, el Banco Macro funciona como tenedor del tesoro oficial, maneja el dinero del gobierno y del Estado de cada distrito. “Si le sacamos esa plata al mecenas de Menem, tiene que cerrar e irse”, especula la fuente antes mencionada. “Pero vamos a esperar”, remata, sabedor de que la venganza es un plato que sabe mejor frío.
Un especialista del Gobierno en tramados electorales –uno cuya oficina está muy cerca del despacho presidencial– cuenta porotos mientras atiende llamados telefónicos originarios de los cuatro puntos cardinales del país. El experto tejedor, que descuenta un triunfo del pupilo del Presidente en Misiones, puntea:
- “Podemos llegar a ganar en Chubut. Ahí José Luis Lizurume le ganó la interna radical a Carlos Maestro por 40 votos. Maestro no se la quiere comer y parece que va a ir por afuera de la UCR. Si pasa eso gana Mario (Das Neves). Además, en Chubut Lupín (como suelen llamar al Presidente; también le dicen Lupo) tiene un gran predicamento, influencia”.
- “En San Juan gana cómodo el flaco (José Luis Gioja, actual senador nacional)”.
- “En Entre Ríos gana Jorge Busti, tranquilo”.
- “En Mendoza estamos peleando; va a haber una polarización entre el PJ y la UCR. Lamentablemente, los gansos (demócratas) están divididos y casi al borde de la desaparición. Unos van con López Murphy (Carlos Balter), otros con el ARI (Gustavo Gutiérrez). Eso no es bueno para nosotros porque los radicales son fuertes. Si las elecciones fuesen hoy, ganamos por diez puntos, pero todavía falta un mes, y va a tender a emparejarse PJ-UCR. Veremos”.
- “En La Pampa vamos a salir 1º y 2º: Carlos Verna, pollo de Rubén Marín, va a ganar. Pero Néstor Ahuad –patrocinado por Kir-
chner– va por afuera del partido, como candidato a gobernador y a senador. Seguramente saldrá segundo y será senador”.
- “Quedan también elecciones para diputados y senadores en Catamarca y Córdoba. En esta última también se elige el intendente de la capital. Parece que va ganando el que fuera ombudsman del Gallego (José Manuel De la Sota), Luis Juez”.
- “En Catamarca va a volver a ganar el Frente Cívico”.
A propósito de este distrito, el ingeniero electoral especula: “Vamos a ver qué pasa en Catamarca. Una derrota puede hacer saltar al partido por el aire”. El pronóstico es compartido por otro miembro del gabinete nacional, que ve en la crisis en ciernes una oportunidad, cuya chance empieza a ser bien vista en la Casa Rosada: “Se puede venir la intervención del PJ en Catamarca y en la Capital (Federal)”, dice.
Si bien el peronismo porteño logró meter dos diputados nacionales enganchados en la lista de Mauricio Macri, tras la derrota de su aliado el partido quedó “deslegitimado”, según dicen en la Rosada. “La atomización de los dirigentes en varias listas, con Ibarra, con Macri, deslegitimó al partido. Ahora hay que esperar un tiempo y desembarcar con todo, a cortar cabezas. Hay espacio para la intervención, dentro de un tiempo prudencial”, calcula la fuente citada, mientras mira de reojo el calendario.
El amigo bonaerense
Eduardo Duhalde sorprendió la semana que terminó rechazando para sí la presidencia del PJ, cargo al cual dijo públicamente, en reiteradas oportunidades, aspirar. Esta semana el ex presidente cambió de parecer y dijo que Kirchner debía ocupar ese sitial. Duhalde cree que con este gesto morigerará la imagen de un poder bifronte, imagen que se cuela en la imaginación (muchas veces efervescente) de bonaerenses y provincianos, amigos y enemigos, todos ellos peronistas.
Kirchner piensa en el ofrecimiento, pero no lo seduce. Si antes del pronunciamiento del ex gobernador Lupo sabía que no podría enfrentársele en una interna, ahora pesa más en él la carga de gobernar, en un país en el que hay millones de asignaturas pendientes, empezando por la pobreza, que asciende a cifras asesinas. Además, Kirchner sabe que, de acceder a gobernar su partido, no tendría contención. “Se nos va llenar la Casa de Gobierno de punteros, que terminarían atendiendo ministros y secretarios de Estado; eso no le gusta a Kirchner”, dice un viejo trajinador de internas peronistas.
“Al futuro presidente (del PJ) deben elegirlo Kirchner y Duhalde, y debería ser un hombre de consenso entre ambos. Ese hombre existe, es Eduardo Fellner”, cuenta a este diario un ministro que conoce bien a los tres actores de la obra. Fellner, gobernador reelecto de Jujuy, ha sabido cultivar una relación muy cercana y buena con ambos jefes; vale recordar que fue jefe de la campaña presidencial del sureño. “Fellner es ideal para comandar el PJ: no va a joder ni al Presidente ni a Duhalde, tiene un distrito chico, es leal y tiene buena química con los dos. Sería a Kirchner lo que Marín era a Menem, pero del lado de los buenos”, compara el ministro citado antes.
A pesar de vislumbrar benéficos los tiempos que vienen, el funcionario confidente de Página/12 sigue con la guardia en alto. Ha olfateado algunamaniobra que, seguramente, intentará desarticular. Dice: “Si usted se fija en la edición del lunes pasado de los diarios más conservadores –ya sabe cuáles son– notará que todos hacen esfuerzos para destacar el triunfo de Felipe (Solá) y bajar la victoria de Duhalde. Están buscando candidato y no compran al Lole (Carlos Reutemann) porque saben que se va a mancar, que no se la aguanta. Entonces quieren que ese lugar lo ocupe Felipe”.
El hombre especula con que Reutemann no saldrá al ruedo para armar un polo de centroderecha, opositor a Kirchner, dentro del PJ. “Cuando Macri salió a decir en la campaña que se iba a sacar una foto con el Lole, Reutemann mandó un mensajero acá (la Casa Rosada) para decir que esa semana se iba a enfermar y que no habría tal foto. La derecha sabe que Lole siempre se va a enfermar –ironiza finalmente el contertulio–, por lo que quieren crear a Felipe Solá. Yo, en lo personal, no creo que Felipe compre ese paquete. Sería suicida y Felipe es inteligente.”

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.