EL PAíS › LA PRIMERA GRAN DISCUSION
SOBRE POLITICA EXTERIOR EN LA CAMARA DE DIPUTADOS

“Sin ejercicio, los EE.UU. levantarían el apoyo”

La Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara baja discutió qué tipo de inmunidad ante la Justicia dar a las tropas norteamericanas que participarían de ejercicios militares en la Argentina. Ayer estuvo lista la transcripción taquigráfica. Aquí, como documento, los fragmentos claves.

(En Buenos Aires, a los diecisiete días de septiembre de 2003, a la hora 17 y 55, da comienzo el registro taquigráfico.)
Sr. Ministro de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto.- Cuando tomamos conocimiento del proyecto de ley que había redactado la Cámara de Diputados, nos pareció que era mejor que el nuestro. De manera que depusimos nuestro proyecto y empezamos a trabajar con el de esta Cámara. En ese proyecto la inmunidad no se refería a un solo país, sino a todos los países en general. De manera que la norma es absolutamente democrática. Quien les habla, como canciller de la República Argentina, da fe de la dignidad y seriedad del proyecto de ley. (...) La Argentina tiene firmado un tratado de extradición con los Estados Unidos cuyo artículo 3 establece que la extradición y entrega de la persona reclamada no será denegada en virtud de que la nacionalidad de la persona sea la misma que la de la parte requirente. Quiere decir que, si se comprobara la hipótesis de la lesión penal a un bien jurídico, la Argentina no abdicaría de la potestad de requerir la extradición, tal cual lo precisa el tratado.
Sr. (Alfredo) Allende.- Pero esto va a ser posterior...
Sr. Ministro de Relaciones Exteriores.- No es derogatorio.
Sr. Allende.- Tampoco es obligatorio por parte de los Estados Unidos el entregarnos a ese sujeto.

- - -

Sr. (Víctor) Fayad (UCR de Mendoza).- Me involucra una situación especial, ya que si bien no puedo eludir mi condición de diputado de la Nación, pertenezco al territorio donde se va a desarrollar el operativo Aguila III. Se está produciendo en nuestra provincia una importante movilización en contra del operativo. Un aspecto tiene que ver con la evolución del operativo en cuanto a la integración de las fuerzas armadas –en particular de la Fuerza Aérea–, con miras a la eventual adquisición de niveles técnicos superiores. He conversado con algunos oficiales de la Fuerza Aérea y advierto lo positivo del ejercicio en este sentido. Por otra parte, está lo que normalmente se llama la “merituación” respecto del otorgamiento de inmunidad a las tropas que van a permanecer en nuestro territorio. Por los conceptos que se están planteando en la discusión, quiero advertirle al señor canciller que hubiera sido todo mucho más fácil si estuviera previsto que las Fuerzas Armadas no participen del operativo. Estoy convencido de que existe una hipersensibilidad por parte de las Fuerzas Armadas y, a la vez, entiendo que es muy difícil ser objetivo en este tema. El señor canciller tiene derecho a pensar que un diputado de la Nación no debe guiarse por la opinión pública en una situación de esta magnitud. Pero hay que advertirle al señor canciller que va a tener la obligación de explicar durante muchas horas cómo va a funcionar todo esto. ¿Cómo se puede explicar la resistencia y la hipersensibilidad que se producen en el seno de la población con motivo de la intervención de las tropas norteamericanas? Va a ser complejo explicar, con los tecnicismos y el rigor que exige el caso, los motivos por los cuales este tipo de operativos conjuntos son una práctica común y habitual en las políticas internacionales. Se ha citado el caso de El Salvador, pero también se han dado operativos conjuntos en Alemania, por ejemplo, donde un soldado norteamericano degolló a una señorita y se fue de ese país sin que las autoridades alemanas pudieran juzgarlo. (...).
Sr. Ministro de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto.- Lejos de parecerme impropio que usted se haga cargo de la subjetividad que menciona, considero que es indispensable que lo haga. Tiene razón en todo lo que dijo. Lo que yo estoy diciendo es lo siguiente: no estamos discutiendo sobre la realización o no del ejercicio. Eso está resuelto. La sensibilidad no se va a poder evitar de ninguna manera. En mi opinión este tema constituye una herramienta de política exterior. Tan sabido es esto que la Constitución Nacional lo contempla en el inciso 28 del artículo 75, que atribuye al Congreso de la Nación la facultad de permitir el ingreso de tropas extranjeras en el territorio de la Nación, y la salida de las fuerzas nacionales fuera de él. De manera tal que considero que la mirada desde la perspectiva de la defensa nacional es equivocada. Ya en 1853 y en 1860 todo tenía que ver con todo. Cuando un gobierno autoriza la realización de ejercicios de esta naturaleza –en este caso a cargo de efectivos estadounidenses– no pone en juego sólo eso, sino también una relación bilateral. Muy posiblemente, si no realizáramos este ejercicio, el gobierno de los Estados Unidos tomaría la decisión de levantar el apoyo sobre la República Argentina. La sensibilidad, en ese caso, se daría al revés, ya que habríamos dañado la relación con los Estados Unidos.

- - -

Sr. Jesús Rodríguez (UCR Capital).- (...) El texto del que acabo de tomar conocimiento parte de la base de que es deseable que las Fuerzas Armadas argentinas estén involucradas en este tipo de ejercicios. Mi duda radica en por qué este texto no formaba parte del mensaje del Poder Ejecutivo. Dicho de otra manera, si este texto parte de una modificación hecha por el Poder Ejecutivo, ¿por qué no lleva la firma del presidente de la Nación?
Sr. Ministro.- Si a juicio de la Cámara de Diputados de la Nación se requiere la firma del presidente, escucharé la petición para hacérsela llegar al Poder Ejecutivo en esos términos. ¿Por qué llegó así el texto? Porque en el camino de formación del proyecto el Poder Ejecutivo envió una primera redacción a la Secretaría Legal y Técnica, donde se modificó y se reformuló la parte que decía “según la inmunidad que corresponda”, porque nos parecía que era un pasaje vacío de contenido.
Sr. Rodríguez.- Entonces, ¿la posición del Ministerio de Relaciones Exteriores coincide con lo que dice esta nota?
Sr. Ministro.- El primer texto hacía referencia a “inmunidades funcionales”. Hubo una modificación de índole técnico-legislativa que fue reevaluada por el Poder Ejecutivo, y por eso mandamos la nota. Sólo se trata de un aspecto formal. Si a juicio de ustedes debe ser enviado con la firma del presidente, no hay ningún inconveniente, les pido disculpas por la desprolijidad administrativa y lo mandamos con la firma del presidente.

- - -

Sr. Angel Baltuzzi (PJ, Santa Fe).- Si el Congreso autoriza el ejercicio y no hace referencia al tema de las inmunidades, ¿el ejercicio se hace o sería insuficiente, es decir, sería un óbice para su realización?
Sr. Ministro de Defensa.- No, no; si no tenemos la inmunidad, no se hace.
Sr. Rodríguez.- El ministro Pampuro me ha contestado lo que no me quiso contestar el ministro Bielsa. Muchas gracias.
Sr. Ministro de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto.- No lo entendí...
Sr. Rodríguez.- El tema está claro. Me pregunto por qué no empezamos desde el principio diciendo que si no existe esta cláusula no hay ejercicio, y entonces discutimos acerca de la conveniencia del ejercicio para la capacitación de las fuerzas armadas. Cambiamos, y digámoslo.
Sr. Ministro de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto.- (...) Si el Congreso sanciona una ley sin la cláusula de inmunidad, el Poder Ejecutivo, por carta reversal, puede dar la inmunidad y el ejercicio se hace igual.

- - -

Sr. Marcelo Stubrin (UCR, Capital).- Señor presidente: teniendo en cuenta que los dos mensajes del Poder Ejecutivo –referidos al UNITAS y al Aguila III– son urgentes, quisiera saber cuál es el nivel de urgencia que le atribuyen a la ley marco, y voy a explicar por qué. Advierto que se pueden plantear problemas con la ley marco –que tendrá vigencia en distintos momentos–, no en octubre, pero sí en 2004 o 2005, en caso de que por algún acontecimiento del derecho penal internacional, desarrollado alrededor de la Corte Penal Internacional, se cite a un militar invitado a venir al país por algún motivo. En consecuencia, quien tenga previamente la lista de quiénes vienen, de quiénes son requeridos, tiene que ser nuestro Ministerio de Relaciones Exteriores.
Sr. Ministro de Relaciones Exteriores.- Esa fue su primera pregunta, y yo le dije que desde mi punto de vista no había ningún inconveniente en separar la cuestión de Unitas y Aguila III y diferir el tratamiento de la ley marco.
Sr. Stubrin.- O sea que la ley marco tiene una urgencia anual, pero no inmediata.
Sr. Ministro de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto.- La urgencia exige una regulación seria de un tema que se ha venido postergando.

- - -

Sr. Presidente (Escobar).- Tiene la palabra el señor diputado Villaverde.
Sr. Jorge Villaverde (PJ, Buenos Aires).- Señor ministro: voy a tratar de aclarar para que no exista más confusión. Quiero resaltar además el trabajo de todos los miembros de la Comisión de Defensa Nacional en relación a este proyecto. En primer lugar, nunca se planteó animosidad hacia Estados Unidos, ni nadie habló de deteriorar las relaciones. Eso está fuera de discusión. Tampoco había diferencias en el seno de la comisión –a no ser que alguien las planteara en el recinto– en relación con el ejercicio, con el que estábamos de acuerdo. Este proyecto de ley marco fue elaborado a los efectos de reglamentar esa facultad constitucional, porque este Congreso, que desde hace muchos años no logra que se mande el pedido de autorización en tiempo y forma, se ha mostrado muy predispuesto. Hace quince días aprobamos un ejercicio, que lo enviaron con poco tiempo, y lo tratamos en el recinto faltando cuatro o cinco días. Es decir, siempre se aprobó en tiempo y forma. Los cuestionamientos judiciales fueron denuncias a raíz de la falta de autorización; nunca se trató el tema de inmunidad. Nosotros creíamos que no sólo íbamos a lograr que el Poder Ejecutivo mandara el proyecto en tiempo y forma, pedido que le hicimos a los sucesivos ministros, sino que creíamos y creemos estar cubriendo al Poder Ejecutivo para que no tenga ese tipo de problemas judiciales que usted está planteando hoy. Permítame que le reitere: los cuestionamientos judiciales han sido por la realización de los ejercicios sin autorización. Este tema de la inmunidad nunca se trató. Usted sabe, señor ministro, que justamente la demora es por la inmunidad. En este proyecto que consensuamos primero en la Comisión de Defensa y después en la Comisión de Relaciones Exteriores, se planteó –y así quedamos– tratar el tema en cada ejercicio en particular. Esa fue la única forma en la que pudimos lograr consenso. Si no lo hacíamos de esta manera, no había dictamen en la comisión. El tema de las inmunidades, a solicitud de algunos integrantes, está en el anexo, y el Poder Ejecutivo debería establecer lo que corresponde en cada caso en particular y en los tiempos establecidos en este proyecto. En relación con esta cláusula, nosotros estamos de acuerdo con el señor ministro. Toda la comisión estuvo de acuerdo en que esta es una herramienta de política exterior. Por ese motivo pedimos una aclaración, porque si el Poder Ejecutivo nos envía la iniciativa con la mención de “las inmunidades que correspondan”, estamos fijando nosotros la política exterior, y no debemos ser nosotros los quelo hagamos, pues lo que queremos es acompañar la política exterior del gobierno. (...).
Sr. Presidente (Escobar).- Tiene la palabra el señor diputado Raimundi.
Sr. (Carlos) Raimundi (ARI, Buenos Aires).- (...) Esta inmunidad no tiene la misma significación para Estados Unidos que para los otros países, por más que formalmente exista un plano de igualdad jurídica, la misma igualdad jurídica que tienen todos los Estados en su representación en las Naciones Unidas, donde sin embargo las decisiones se toman en función de la fuerza y no de la igualdad jurídica formal. Recién acabo de tener acceso a la nota del embajador Di Cerisano, a la que hizo referencia el señor diputado Stubrin, y en el párrafo anterior al texto propuesto dice: “Como usted podrá observar, el párrafo sobre inmunidad que describo más abajo contiene un arreglo editorial que sirve para facilitar su traducción al inglés”. No pasa con todas las leyes que se efectúe una previa traducción al inglés. Estoy señalando datos objetivos, no digo subjetividades. Usted, señor ministro, podrá decir que después cada uno hace su interpretación. (...) ¿Cómo no va a ser comprensible tener una buena relación bilateral con el país más poderoso del mundo? Pero yo preferiría plantearlo más en esos términos. El texto no está en portugués, ni traducido al italiano; está en inglés. (...) Me parece que este debate encierra un clima traumático más parecido al que tuvimos en la década del 90 para justificar cosas en las que no creíamos profundamente que hubiera necesidades de políticas de Estado que realmente las justificaran, a veces explícitas y otras veces no explícitas. Si un gobierno se está llevando el crédito de todas las cosas buenas que está haciendo, también debe asumir el costo de las cosas que no son entendidas por la sociedad de la misma manera que entiende las medidas que son populares.
Sr. Ministro de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto.- Usted dijo “esto me hace olfatear las discusiones de la década del 90, donde por razones de Estado...”, etcétera, etcétera. No lo vote, señor diputado, no hay necesidad de que lo vote.

- - -
Sr. (Rubén) Giustiniani (PS, Santa Fe).- Me resulta dificultoso separar, que formen parte de un debate tabicado, el tema de la inmunidad con la cuestión de la Corte Penal Internacional, en este contexto internacional y de los Estados Unidos. La pregunta es por qué hoy estamos discutiendo con tanta urgencia la cuestión de la inmunidad. En los medios de comunicación se dice que esta apuesta fuerte de Estados Unidos para ayudarnos a cerrar el trato con el Fondo Monetario Internacional –son interpretaciones periodísticas, pero forman parte de las reflexiones– es porque nos va a exigir la inmunidad, el envío de tropas a Irak –donde el gobierno tiene una posición ya tomada y me parece positiva, por lo que ahora conocemos– y el voto respecto de la situación en Cuba. Estos son análisis periodísticos, no de la oposición. Estamos ante un tema complejo y delicado. Soy totalmente partícipe de la idea de que la profesionalización de nuestras fuerzas armadas se dé en el marco del Mercosur. Desde ya que rechazo en forma terminante el hecho de incluir esa inmunidad en esta ley.

- - -

Sr. Gerardo Conte Grand (PJ, Grupo Talcahuano).- Este ejercicio es conveniente para la República Argentina en el marco de los países que van a participar, incluido Estados Unidos, y que desde el punto de vista de la realización del ejercicio no existe objeción de ninguna especie para llevarlo a cabo. En tercer lugar, considero que de ningún modo queda afectado el Tratado de la Corte Penal Internacional, del que la República Argentina es signataria e impulsora.
En cuarto término, también creo que es muy acertado que el Poder Ejecutivo haya traído el tema a consideración del Congreso de la Nación porque es el único que puede resolver por vía de una ley si determinados ciudadanosextranjeros quedan excluidos de la jurisdicción nacional. La jurisdicción es uno de los principales atributos de la ciudadanía, y obviamente ningún miembro del Poder Ejecutivo –ni siquiera el presidente de la República– puede disponer que un ciudadano extranjero quede excluido de la jurisdicción nacional, sino que debe hacerse por vía de una ley que así lo determine. Sinceramente, creo que las cartas reversales han constituido una práctica peligrosa, por lo que me parece que el gobierno es muy serio y coherente al traer este tema al Congreso, con toda la rigidez y el debate que puede generar. En cuanto al aspecto estrictamente técnico de la inmunidad funcional, que es el que nos preocupa, rescato las declaraciones vertidas por el ministro Bielsa en oportunidad de la reunión anterior de la Comisión de Relaciones Exteriores. Al leer la versión taquigráfica de dicha reunión, él se refirió a que el gobierno iba a impulsar la denominada inmunidad funcional, es decir, aquella vinculada con todos los actos desarrollados durante el ejercicio con motivo del propio ejercicio. Inclusive lo ejemplificó con el posible abuso sexual cometido por un militar extranjero fuera del marco del ejercicio, diciendo que en ese caso el militar quedaba sometido a la jurisdicción nacional.

- - -

Sr. José María Díaz Bancalari (presidente del bloque PJ).- Creo que no hay nada más que aclarar. Esto es total y absolutamente transparente. El que quiere votarlo lo hace y el que no lo hace. Me parece que lo que tiene que quedar más que claro es que lo que ha sido una locura es que a través de cartas reversales funcionarios públicos hayan concedido inmunidad a terceros más allá de alguna ley del Congreso. Si hay alguna inmunidad que acordar no es función del Ejecutivo, a través de una carta reversal, sino del Congreso. Esto también pasa por la necesidad de recrear la credibilidad, la confianza en la política. No podemos ser tan hipócritas de sacar una ley que diga “autorizamos el ejercicio” y que a escondidas se incluya la inmunidad. ¿Esta es la nueva política que vamos a construir desde los ámbitos más sinceros? ¿Esta es la transparencia que reclamamos? ¿Queremos seguir manteniendo un tema que no tiene nada que ver con la juridicidad?

Compartir: 

Twitter
 

Los diputados pidieron a Bielsa que más allá de la discusión jurídica explicara que sin la inmunidad los ejercicios serían irrealizables.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.