EL PAíS › CFK PUBLICó UNAS REFLEXIONES TRAS LEER UNA NOTA EN PáGINA/12

“Democracia en serio y a fondo”

A través de las redes sociales, la presidenta Cristina Kirchner elogió una nota de la especialista en infancia Claudia Fernández Chaparro, publicada por Página/12 el sábado pasado, sobre el maltrato que los medios dominantes dieron a Casey Wander, el nene de 11 años que fue entrevistado por la TV Pública en el homenaje a Néstor Kirchner. En el artículo, Fernández Chaparro defendió el poder apasionarse por la política y advirtió que “la adrenalina contagiosa de la militancia” es algo que se puede sentir aun siendo pequeño. La autora ironizó sobre el tratamiento que dieron los medios al niño. “Estar preso a los 11 da bien, pero expresar ideas políticas es un horror”, señaló en la columna, que la Presidenta levantó y comentó en sus cuentas de Twitter y Facebook, donde además contó que le gustaría conocer tanto a Fernández Chaparro como a Casey Wander.

La nota de Fernández Chaparro dio lugar a que la Presidenta recordara la pasión por la política en los años ’70, y agregara a lo comentado en la columna datos propios, ya que la nota incluía una anécdota sobre la detención que sufrió Néstor Kirchner a los 24 años, siendo un militante de la JP.

Fernández Chaparro relató que su padre, un dirigente radical dueño de una confitería donde fue arrestado Kirchner, quiso interceder para que no llevaran preso a Kirchner y terminó preso él también. En ese momento ella tenía ocho años y era una fervorosa radical. “A esa edad participaba activamente de la vida política porque era absolutamente normal en mi casa”, recordó. “Iba a los actos, a las caravanas, colaboraba repartiendo volantes y hasta salí en la tapa de La Opinión Austral cuando Balbín llevó una ofrenda al general San Martín en la plaza del pueblo.”

En su texto, Cristina Kirchner aclaró que no conoce a la autora, “pero sí los hechos relatados con tanta nitidez como si pudiera verlos y sentirlos en lugar de leerlos”. La Presidenta narró así que, en octubre de 1974, “Néstor viajó a Río Gallegos. Llevaba el cuerpo de su entrañable amigo el Negrito Avila, militante peronista que había muerto luego de una enfermedad, en La Plata, ciudad donde ambos habían ido a estudiar”.

“Eran tiempos de fuerte agitación y de pasiones políticas (...). Pero el clima se fue enrareciendo. El 7 de octubre de 1974, Isabel Perón interviene el Poder Ejecutivo (de Santa Cruz), destituyendo al gobernador constitucional Jorge Cepernic (...). Con Néstor y el cuerpo de su compañero llega a la provincia la Intervención Federal y fuerzas especiales al mando del comisario (Luis) Margaride”. De inmediato comenzaron las órdenes de detención para los integrantes de la Juventud Peronista que apoyaban al gobernador constitucional.

La policía allanó la casa de los padres de Kirchner, buscándolo. Cuando se enteró –continuó relatando CFK–, el joven Kirchner se dirigió a la casa de sus compañeros para avisarles que se fueran porque los iban a ir a buscar. Luego decidió ir a entregarse él mismo a la confitería del padre de Fernández Chaparro, centro de reunión de los militantes de todos los partidos. Tal como preveía, no tuvo que esperar mucho antes de que la policía hiciera una redada y se lo llevara arrestado. Los radicales Fernández Nicolaides y Dardo Biele salieron en su defensa y terminaron con él en el calabozo.

La mandataria agregó que cuando Kirchner regresó a La Plata, contaba el episodio riéndose. “Nunca pudieron borrarle la alegría y el optimismo. ¿Será por eso que habrá llegado a presidente?”, se preguntó.

La anécdota dio pie para una reflexión sobre la pasión por la política y la estigmatización de los que defienden sus convicciones. CFK resaltó el valor de que hoy aquellos que se irritan por las declaraciones de un niño de 11 años “por suerte ya no encuentran policías para detenerlo y llevarlo preso por hablar de política”. “No se trata de suerte, se trata de otra Argentina, de cambios y nuevos tiempos. De democracia en serio y a fondo, irreversible, como les gusta decir a algunos.” La mandataria señaló entonces que le gustaría conocer a la autora de la nota y a Casey Wander. “Después de todo –concluyó– es más grande que Claudia cuando militaba en los ’70 en el partido radical.”

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.