EL PAíS › AGUSTIN ROSSI ORDENO EL CIERRE DEL BATALLON DE ARSENALES 603 SAN LORENZO

Un arsenal que fue pasado a retiro

El ministro de Defensa tomó esa decisión a raíz del faltante de unas veinte mil balas. También dispuso el retiro del director de Arsenales del Ejército, coronel Hugo Víctor Meola, y la creación de la Unidad Militar de Emergencias donde estaba el depósito de armamento.

El ministro de Defensa, Agustín Rossi, ordenó ayer el cierre del Batallón de Arsenales 603 San Lorenzo, donde desaparecieron unas 20 mil balas calibre 9 y 32 milímetros, y dispuso también el pase a retiro del director de Arsenales del Ejército, coronel Hugo Víctor Meola. “Desde el ministerio quiero transmitir al interior de la fuerza que estas cosas no pueden volver a ocurrir”, explicó Rossi y consideró “inadmisible” lo sucedido en la guarnición santafesina, en la que decidió que de ahora en más funcionen una Base de Apoyo Logístico y una Unidad Militar de Emergencias.

La sustracción de los proyectiles fue denunciada por el propio Ejército a fines del año pasado ante el juez federal Nº 3 de Rosario, Carlos Vera Barros. La investigación quedó en manos del fiscal Mario Gambacorta, y ya se habría pedido información sobre el personal encargado de la custodia de los elementos faltantes.

“Las municiones faltantes eran 18.800 de 9 milímetros, más 800 municiones de 32 milímetros”, precisó ayer Rossi, al anunciar las medidas que dispuso por lo que ocurrió en el Batallón de Arsenales 603, ubicado sobre la Ruta Nacional 11, en Fray Luis Beltrán, a unos 20 kilómetros de Rosario. Además del pase a retiro del director de Arsenales del Ejército, el titular de la cartera de Defensa ordenó el cierre de esa guarnición y encomendó al jefe del Ejército, Cesar Milani, que la totalidad de armas, municiones y otros elementos allí almacenados sean relocalizados en otras unidades militares del país. Milani también recibió la instrucción de crear una Base de Apoyo Logístico y una Unidad Militar de Emergencia en las instalaciones que ocupaba la unidad cerrada.

Según se indicó ayer, las municiones faltantes son del tipo de las que se producen en la Fábrica de Armas de Fray Luis Beltrán, que depende de Fabricaciones Militares, y se encuentra a escasos metros de la sede del Batallón 603. Dos oficiales y cinco suboficiales encargados del control de los proyectiles almacenados en el predio fueron suspendidos en sus cargos.

“No estamos dispuestos a tolerar esta situación”, enfatizó Rossi en relación con el faltante de las veinte mil balas calibre 9 y 32 milímetros del destacamento militar y agregó que la intención al cerrar el batallón es “mandar una señal fuerte a las tres Fuerzas Armadas, especialmente al Ejército”. El funcionario explicó que las decisiones que tomó frente al hecho apuntan a dejar en claro “que estas cosas no pueden volver a ocurrir” y añadió que “todos los que tengan responsabilidad sobre arsenales y polvorines tienen que saber con claridad que no vamos a sostener situaciones de este tipo”. También admitió que “es innegable que en los últimos cuatro años, dos de los hechos más resonantes sobre faltantes de armas se dieron en esos arsenales mientras que en otros no pasó absolutamente nada”.

Ante la consulta sobre las versiones que indican que parte de las municiones faltantes se encontrarían en poder de bandas de narcotraficantes, Rossi –quien habló del tema en una conferencia de prensa que brindó en el Edificio Libertador, sede de la cartera a su cargo– expresó que “es el Poder Judicial el que está llevando una investigación y es el que tiene que determinar esa circunstancia”. “El 30 de diciembre denunciamos el robo”, recordó el titular de Defensa y precisó que “durante el mes de enero se hicieron las investigaciones correspondientes por parte de la Justicia y a su vez el Ejército Argentino decidió separar a dos oficiales que prestaban servicios en ese batallón, uno era el titular saliente”. Además, resaltó que desde esa cartera están “a disposición de la investigación judicial que se está llevando adelante”.

Por otra parte, Rossi reiteró que el misil robado de una unidad militar de La Plata “es inoperable y no está operativo” y solicitó “llevar tranquilidad a la sociedad” sobre el tema. También dio cuenta de que por ese hecho “hay cinco oficiales suspendidos de sus servicios que eran los que estaban a cargo del cuidado de ese misil” y subrayó que “tanto el Ministerio de Defensa como el Ejército Argentino hicieron la denuncia correspondiente por ese robo”.

Compartir: 

Twitter
 

Agustín Rossi afirmó que es “inadmisible” lo que ocurrió en el Batallón de Arsenales 603.
Imagen: DyN
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.