EL PAIS › MONZO CLAUSURO Y CAMBIO LA CERRADURA DEL DESPACHO DE MAXIMO KIRCHNER EN EL CONGRESO

Con la lógica de la PROpiedad privada

El presidente de la Cámara de Diputados ordenó desalojar sorpresivamente la oficina del diputado kirchnerista pese a que ya la tenía asignada desde diciembre. El FpV calificó el hecho como una “usurpación” y advirtió que se intenta armar “una cortina de humo”.

 Por Julián Bruschtein

“Quieren hacer creer que es una pelea por un despacho, pero no es así.Este hecho es grave, pero sabemos que es una cortina de humo para tapar cosas más graves que pasan en el país”, aseguró a Página/12 el diputado kirchnerista Andrés “Cuervo” Larroque. El dirigente de La Cámpora denunció junto a la bancada del Frente para la Victoria (FpV) la “usurpación” de la oficina del diputado por Santa Cruz, Máximo Kirchner, por parte de las autoridades macristas del Congreso. El presidente de la Cámara, Emilio Monzó, hizo circular un comunicado en el que solo hacía mención a una “reasignación” de los despachos.

“Qué casualidad que de 257 diputados el único despacho que se faja y se clausura sea el de Máximo Kirchner. Parece que el apellido los estimula un poco”, señaló Larroque con ironía hacia las autoridades legislativas que resolvieron retomar en su poder el despacho 340, que estaba asignado al diputado santacruceño, cambiando la cerradura sin previo aviso. “Parece que lo que quiere mostrar Monzó es una continuidad de las prácticas antidemocráticas con las que se mueve el presidente Mauricio Macri”, agregó el legislador opositor haciendo foco en el gobierno a “través de decretos y del encarcelamiento de dirigentes sociales”. Por su parte, Monzó se limitó a difundir una resolución administrativa en la que afirmaba que “la distribución es transitoria”, en referencia a las oficinas y que la asignación definitiva se realizará “antes del primero de marzo”.

El bloque del FpV emitió un comunicado en el que denunciaron que “por orden de Monzó usurpan la oficina de Máximo. El presidente de la Cámara ordenó cambiar la cerradura y colocar una faja de clausura, prohibiendo el ingreso de empleados” de Kirchner. “Ingresaron de forma ilegal”, aseguraron en el escrito aludiendo a que el miércoles poco antes de la medianoche empleados de seguridad del parlamento modificaron el acceso al despacho que ocupaba el hijo de la ex presidenta. No hubo aviso sobre la modificación ni al bloque del FpV ni al equipo de trabajo del diputado, por lo que desconocían también si faltaba algún tipo de material personal o legislativo.

“Están ocurriendo cosas muy graves y esto tiene que ver con alguna respuesta del presidente de la Cámara que no está de acuerdo con nuestros planteos. Esto es una provocación”, aseguró Larroque poniendo el incidente en fila con las decisiones del macrismo como “robar un lugar al FpV en el Consejo de la Magistratura y la detención ilegal de Milagro Sala”. El ex secretario general de la Presidencia y diputado nacional, Eduardo “Wado” De Pedro, también alertó que no sabían “si sacaron información personal o de trabajo de Máximo”, y agregó que en el caso de los legisladores nacionales “hay confidencialidad, hay fueros, la oficina de un diputado es inviolable hasta por un juez. Es muy serio meterse en la intimidad de la oficina de un diputado nacional, es muy serio, es como hacer un allanamiento sin autorización”.

El bloque del FpV mantiene las oficinas del tercer piso del parlamento desde hace unos años, y todavía continuaba en la misma situación luego de las últimas elecciones en las que se confirmó como primera minoría. En particular, la oficina de Kirchner figura asignada a él en el sistema informático del Congreso. Pero el macrismo señaló en la resolución 40/16 firmada con fecha de ayer que “la ocupación actual de las oficinas, despachos y demás espacios físicos reviste carácter transitorio hasta tanto se resuelva su asignación”. Y en el artículo dos indica que “previa evaluación de la secretaria general de la Presidencia, se procederá a la distribución y adjudicación de espacios físicos” de cara a la inauguración de sesiones legislativas”. De manera informal el entorno de Monzó hizo circular la versión de que el despacho quedaría en manos de alguna de las autoridades de la cámara como el ex gobernador sanjuanino José Luis Gioja o el renovador Felipe Solá. El ex ministro de Planificación, Julio de Vido, calificó el hecho como “aberrante” y “una ilegítima ocupación”. “Así ninguno de nuestros despachos están seguros”, remató.

Compartir: 

Twitter
 

El miércoles a última hora y sin aviso, empleados de Monzó fajaron la oficina de Máximo Kirchner.
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared