EL PAíS › ERCOLINI ORDENó LA AUTOPSIA PSIQUIáTRICA DE NISMAN

La otra autopsia

El juez Ercolini dispuso realizarla de forma “urgente” dado
que están por superarse los plazos que recomiendan los
especialistas. La medida era reclamada por la ex mujer del fiscal.

 Por Irina Hauser

El juez federal Julián Ercolini dispuso continuar en forma “urgente” una “autopsia psicológica” de Alberto Nisman, que había sido ordenada por la jueza anterior del caso, Fabiana Palmaghini, poco antes declararse incompetente. Los peritos designados para esa tarea advirtieron en su primer informe, del 31 de marzo, que no es posible realizarla ya que requiere de datos fehacientes del escenario de la muerte y del relato de personas cercanas al fiscal fallecido que no estén contaminados, pero estos requisitos –advirtieron– “no se verifican en el caso”. Lo que sí ofrecieron hacer es una suerte de estudio psicológico y psiquiátrico retrospectivo que aportaría un “diagnóstico probabilístico”. También advirtieron que no pueden completarlo en menos de 90 días, como mínimo. Los primeros testimonios que sugirieron obtener son, llamativamente, de familiares y allegados a Nisman que en su mayoría sostienen que lo mataron –como la madre, la hermana y la hija mayor– o que estaba lo más bien por esos días.

La resolución de Ercolini responde a un pedido del fiscal que ahora está a cargo del caso, Eduardo Taiano, junto con la fiscal Laura Bellocqui. A Taiano lo fueron a ver los abogados de la querella de Sandra Arroyo Salgado, quien siempre alentó la autopsia psicológica con la expectativa de que, aunque sea por previsible falta de certeza, le sirva para sostener su teoría del magnicido. Le recordaron que los peritos de Gendarmería habían advertido que este tipo de autopsia no se puede hacer pasado el año y medio de la muerte, que se cumplirá en julio. Por eso el juez ordena concretarlo “ante la posibilidad de que el transcurso del tiempo torne deficiente o imposible su realización, resultando por ello un acto procesal irreproducible y definitivo en juicio”. Si bien no está firma que la Justicia federal sea competente, Taiano y el juez prefieren continuar con medidas.

Pese a que la “autopsia psicológica” fue un tema que siempre rondó el expediente, la jueza Palmaghini demoró más de un año en ordenarla. Antes solía decir en privado, al igual que la fiscal Viviana Fein, que le parecía inconducente y que, además, requería de los testimonios de los vínculos más cercanos y de quienes estuvieron en contacto con Nisman hasta el final, pero que están condicionados por distintos factores: las querellantes, Sara Garfunkel y las hijas de Nisman a través de su madre, tienen posición tomada. Sara, además, es investigada por la cuenta a su nombre en un Banco de Nueva York, pero que pertenecía a Nisman. Lo mismo sucede con su hermana Sandra. Y con Diego Lagomarsino, que está imputado por haberle dado un arma sin ser legítimo usuario, y por la cuenta estadounidense.

El abogado de Lagomarsino, Gabriel Palmeiro, había cuestionado la decisión de Palmaghini de realizar el estudio. Puso en duda la confiabilidad de los testimonios, a los que agregó los custodios más cercanos a Nisman que fueron imputados, y recordó que la autopsia psicológica requiere analizar elementos del lugar del hecho, cuando fue la propia Arroyo Salgado quien denunció que fueron, por lo que culpó a la fiscal Fein y a las fuerzas de seguridad.

Lo más insólito es que buena parte de todo eso había sido planteado por el propio perito psiquiatra que designó el año pasado Arroyo Salgado, Ricardo Risso, quien luego renunció al expediente. Sostenía que casi nadie cercano a Nisman podría hablar libremente en la causa, sin sentirse con miedo de quedar pegado, sospechado o involucrado en algo. También dijo que su sensación era que Nisman fue “una persona con posibles rasgos narcisistas y cuando aparece una personalidad con rasgos narcisistas acentuados, el suicidio es posible”.

Los peritos designados para el estudio psicológico se reunieron el 31 de marzo y el 5 de abril. Son dos psicólogas y dos psiquiatras del Cuerpo Médico Forense, una psicóloga de parte y otra de Gendarmería, psiquiatras de parte, un médico legista de Gendarmería y un criminalista de la misma fuerza. El primer informe, al que accedió Página/12, que lleva la firma de todos ellos y del decano del cuerpo Médico Forense, Jorge Godoy, es el que dice que la autopsia psicológica, con el protocolo que requiere, no se puede hacer. Pero ofrecen es un estudio “psicobiográfico”, que se basará en un protocolo elaborado por ellos mismos, que incluya el lugar del hecho y entrevistas con personas del entorno para poder aproximarse a describir “la conducta y el estado emocional de la víctima”. El segundo reporte pide ayuda a los investigadores con alguna guía. Y requieren el historial médicopsicológico de Nisman. Ya propone lista de testimonios: de la madre, la hermana Sandra, la tía Lidia Garfunkel, la hija Iara Nisman, los secretarios Soledad Castro y Armando Antao Cortez, la empleada Gladys Gallardo, el periodista Daniel Berliner y el ex vicepresidente de la DAIA y actual diputado de Cambiemos Waldo Wolff. El abogado de Lagomarsino en su momento pidió que se cite a las últimas novias de Nisman y a los representantes de modelos con las que le armaban citas.

Compartir: 

Twitter
 

Los peritos estudiarán el perfil psicológico del fiscal Nisman.
Imagen: Télam
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.