EL PAíS › SUSANA MALCORRA RECIBIRá EL PRóXIMO LUNES AL NUEVO CANCILLER DE BRASIL

Con los brazos abiertos

El encuentro entre la canciller y José Serra se dará como parte de la decisión de Mauricio Macri de convalidar al gobierno de Michel Temer. Serra dijo que la Argentina es un “país con el cual pasamos a tener referencias semejantes en política y economía”.

Como parte de la decisión del gobierno de Mauricio Macri de convalidar al gobierno de Brasil, la canciller Susana Malcorra recibirá al canciller de Michel Temer, José Serra, el próximo lunes en el Palacio San Martín. En su primer día en el cargo, Serra indicó que la relación con la Argentina será estratégica para impulsar cambios en el bloque regional: una mayor apertura de los mercados para que sea “una verdadera área de libre comercio”, la Alianza del Pacífico y, por supuesto, dar de baja barreras comerciales con los Estados Unidos.

Malcorra recibirá a Serra en una escala en la Argentina entre su gira por China y el viaje que hará a México para participar de una cumbre económica en la Cepal. El encuentro con Serra podría estar seguido de una conferencia de prensa. De todas formas, el flamante canciller interino de Brasil ya dejó sentada sus primeras posiciones al asumir el cargo. “Uno de los focos principales será la alianza con la Argentina, país con el cual pasamos a tener referencias semejantes en política y economía”, aseguró Serra sobre la política exterior de Temer que –todo indica– será mucho más similar a la del gobierno de Macri que a la que implementaron Dilma Rousseff y Lula da Silva.

Serra indicó que su gobierno impulsará una “renovación del Mercosur”, el bloque en el cual “hay que corregir lo que necesita ser corregido para promover una verdadera área de libre comercio”. Al igual que lo viene planteando el gobierno de Cambiemos, Serra llamó a “tender puentes” con la Alianza del Pacífico (Chile, Colombia, Perú y México). “No podemos asistir a otro Tratado de Tordesillas”, aseguró, en referencia al tratado que dividió las costas entre los reinos de España y Portugal en 1494.

“México será una prioridad para complementar el enorme potencial y las visiones internacionales que compartimos y vamos a ampliar el intercambio con socios tradicionales como Estados Unidos, la Unión Europea y Japón”, aseguró Serra, quien ofreció las definiciones con el tono de quien da por descontado que Rousseff será destituida. El canciller, de todas formas, indicó que está en marcha un intercambio de ofertas para un acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea que comenzó a ser negociado por el gobierno de Rousseff.

Sobre Estados Unidos –país que en la época de Lula perdió el liderazgo en el comercio bilateral contra China– el canciller interino indicó que confía en “soluciones prácticas de corto plazo para la remoción de barreras no tarifarias y de regulación que entorpecen el intercambio”. “Brasil es el más abierto del mundo, al contrario de otros que se presentan como campeones de libre comercio”, aseguró Serra. Indicó que algunos de los temas de conversación con Estados Unidos son la energía, el medio ambiente y la educación.

Pese a que el Mercosur impide a sus miembros realizar acuerdos bilaterales de libre comercio, Serra destacó que Brasil “debe recuperar las oportunidades perdidas luego de quedarse al margen de los acuerdos bilaterales en nombre de un multilateralismo que no existió”.

Como si fuera el canciller de un partido que acaba de ganar las elecciones, Serra se dedicó a fustigar la política exterior del Partido de los Trabajadores (PT), al afirmar que “la diplomacia no reflejará más las preferencias ideológicas de un partido político y de sus aliados en el exterior”. En el discurso de Serra fueron omitidos diversas instituciones regionales que Brasil cofundó, como la Unasur o la Celac. En cambio, insistió con impulsar una alianza con México y los Estados Unidos. También minimizó la aparición de los Brics, el bloque que comparte con Rusia, China, India y Sudáfrica. Indicó que hay que manejarse con “pragmatismo”.

Serra es el primer canciller que no viene de la carrera diplomática en los últimos 15 años. Fue candidato a presidente, gobernador de San Pablo y uno de los referentes del Partido Social Demócrata Brasileño (PSDB), por el que ocupaba una banca en el Senado.

A partir de las evidentes coincidencias ideológicas, Malcorra lo esperará con los brazos abiertos el lunes para darle la bienvenida a su gobierno. También estaba abierta la posibilidad de que haya una foto del presidente argentino con Serra.

Compartir: 

Twitter
 

Serra intercambió saludos ayer con su antecesor Mauro Vieira al asumir como nuevo canciller.
Imagen: EFE
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.