EL PAIS › DIRIGENTES DE DISTINTOS ESPACIOS POLITICOS PARTICIPARON DE LA MOVILIZACION EN LA PLAZA DEL CONGRESO

Con consignas y reclamos para el Gobierno

El Frente para la Victoria y el Frente de Izquierda tuvieron una fuerte presencia en la marcha. El PRO no se movilizó. Hubo críticas al Gobierno por el debilitamiento de políticas de genéro y reclamo por la libertad de Milagro Sala.

Cartulinas pintadas con marcadores y carteles caseros de todos tipo abundaron en la movilización de ayer. “Yo elijo como me visto...y con quién me desvisto”. “Si te pega no es amor”, decían algunos. Junto con los estandartes individuales, también estaban las clásicas banderas colectivas de las agrupaciones políticas, sociales y estudiantiles que convocaron para acompañar la consigna Ni Una Menos. Hubo una fuerte presencia de partidos de izquierda y del Frente para la Victoria. También marcharon militantes radicales y del Frente Renovador. Desde el PRO decidieron no salir a la calle en esta oportunidad.

“El estado en su conjunto tiene que trabajar para erradicar la violencia contra las mujeres. Vemos que en políticas que se llevaban a cabo desde el ministerio de Seguridad y el ministerio de Desarrollo Social vinculadas con este tema hay retrocesos. Se debilitaron programas que trabajaban con mujeres víctimas de violencia en Desarrollo Social y hay que tener en cuenta que la autonomía económica de esas mujeres es algo muy importante. El gobierno es oenegista y terceriza esas políticas. Quieren que la sociedad deje de sentir la necesidad de incorporarse a la política”, dijo Victoria Montenegro, que llegó temprano para marchar con sus compañeros del Frente para la Victoria. Montenegro, hija de desaparecidos que recuperó su identidad en 2000 y referente de la agrupación Kolina, afirmó que cuando el actual gobierno asegura que quiere ´normalizar´a la sociedad y ´poner en orden´, también se refiere a que las mujeres vuelvan a la casa a planchar los guardapolvos. “Impresiona ver las fotos de las reuniones de gabinete” -dijo en referencia a la merma de mujeres en cargos oficiales- Nosotras no llegamos a ser mayoría, claro, pero había muchas y muchas marcaron la diferencia, como Alicia Kirchner y Cristina, sin duda”. Detrás de ella, en carteles con la figura de Evita y la bandera de la diversidad, se leían las distintas consignas que llevaron las militantes de Nuevo Encuentro a la movilización. Desde “basta de criminalizar el aborto”, “acceso legal y gratuito al aborto seguro con pastillas”, o “con ajuste no hay equidad de género” hasta “basta de persecución política a mujeres líderes de nuestra región” y “libertad a Milagro Sala”.

Poco después se pusieron al frente de esa columna los diputados Axel Kicillof, Juliana Di Tullio y Héctor Recalde. Cuando lo abordaron los periodistas, el ex ministro de Economía se acordó de la dirigente de la Tupac Amaru que está presa desde enero, en Jujuy. “Es una dirigente política, una dirigente social y una mujer, como Cristina Kirchner, que también fue objeto de persecución y campañas”. Kicillof había expresado antes que “decir Ni una Menos no es un ruego ni un pedido, es reclamar ni una víctima más por violencia de género en todas sus formas”. El senador Juan Manuel Aval Medina, el ex presidente de Aerolíneas Argentinas, Mariano Recalde, el ex intendente de La Matanza y titular del PJ bonaerense, Fernando Espinosa, el diputado Leonardo Grosso, del Movimiento Evita y el líder de Nuevo Encuentro, Martín Sabbatella, también estuvieron en la marcha.

La diputada porteña por el FPV Nuevo Encuentro y presidenta de la Comisión de Mujer, Infancia, Adolescencia y Juventud de la Legislatura porteña, Andrea Conde, señaló que “Ni Una Menos ha servido para visibilizar de una manera masiva como nunca antes la larguísima lucha del movimiento de mujeres por la igualdad en todos los niveles. Pero también fue un recordatorio de que todavía hay mucho por qué luchar en cuestiones de género”. Sobre el contexto en el que se realizó la movilización de ayer, afirmó que “con ajuste y despidos no hay equidad de género”: “La igualdad social se ha debilitado siempre en contextos de políticas neoliberales y la de género no es una excepción”, afirmó. Y agregó, en relación a Sala, que “este año la marcha nos encontró con la primera presa política en más de 30 años de democracia y es una mujer. Una mujer originaria y de clase trabajadora”.

Los distintos partidos de izquierda llevaron sus propias consignas, como la “separación de la Iglesia del Estado”, “Ni Una menos por abortos clandestinos” y “plata para combatir la violencia y no para pagar la deuda externa”. La diputada Myriam Bregman y su compañero Nicolás Del Caño, del PTS, marcharon en la cabecera del Frente de Izquierda. “Hace un año salíamos a la calle a decir Ni una menos, y esa pelea sigue más que vigente. Desde ese día otras 275 mujeres fueron asesinadas por la violencia machista y son miles las que siguen sufriendo las consecuencias de la criminalización del aborto, como Belén, acusada en Tucumán sin pruebas y condenada a ocho años de prisión por ser pobre y mujer. Por eso volvemos a denunciar que la violencia contra las mujeres se ampara y se reproduce desde las instituciones del Estado, las fuerzas de seguridad y la jerarquía de la Iglesia”, dijo Bregman.

La diputada de Libres del Sur Victoria Donda marchó junto a la columna de las Mujeres de la Matria Latinoamericana (MuMaLa), que llevaban pelucas violetas y globos negros con carteles con nombres de víctimas de violencia contra la mujer. Donda señaló que la movilización implicaba “volver a mostrar que las mujeres estamos presentes y que ocupamos el espacio público con nuestra voz y nuestro reclamos”. Afirmó que todavía hay muchas deudas desde el Estado, como “tener un Consejo Nacional de la Mujer empoderado y con presupuesto y que se aplique la ley de prevención de la violencia”. Desde el mismo espacio, el secretario general de Libres del Sur de la provincia de Buenos Aires, Jorge Ceballos, denunció que la gobernadora María Eugenia Vidal recortó el presupuesto para los programas de género. “Las promesas para crear una red de refugios para víctimas de violencia de género quedaron en anuncios marketineros. Al contrario, lo único que hizo fue eliminar la Dirección de Políticas de Género que funcionaba en el ministerio de Desarrollo Social y cortó la entrega de alimentos a los únicos dos hogares para víctimas de violencia de género existentes en la provincia. El 43 por ciento de los femicidios ocurren en nuestra provincia, el Estado se tiene que hacer cargo ya”, afirmó Ceballos, quien como abogado asesora a víctimas y familiares de violencia de género.

En la movilización también se vieron columnas del Frente Renovador -estaba allí el dirigente Daniel Arroyo- y una bandera de la Juventud Radical. Varios funcionarios del gobierno y dirigentes del PRO manifestaron su apoyo a la consigna Ni Una Menos en las redes sociales, pero ese espacio político no participó de la movilización.

Compartir: 

Twitter
 

El PRO decidió no acompañar los reclamos contra la violencia machista.
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.