EL PAIS › CRISTIANOS PARA EL TERCER MILENIO

La corrupción y la política

 Por Washington Uranga

El denominado grupo Cristianos para el Tercer Milenio (CTM) que integran políticos, académicos y dirigentes sociales, emitió un comunicado en el que condenan todo tipo de corrupción y denuncian la “relación degenerada entre la política, el poder y el dinero” que “reniega de la dignidad del hombre para instalar en su lugar el culto del dinero”, que “se ha manifestado como nunca antes, en el sistema capitalista, que acumula y concentra las riquezas robándoselas a los preferidos de Dios y transformándose finalmente, como lo dijera Francisco, en un ‘proceso de muerte’ “.

Al sostener que condenan “toda la corrupción y no sólo la del adversario político, como ocurre hoy con mucha frecuencia”, los CTM retoman palabras del Papa para afirmar que “a la Patria se la vende no sólo con coimas, sobreprecios y ‘retornos’, sino también con ‘decisiones de política económica’ diseñadas para permitir enormes transferencias de ingresos a favor de los poderosos, para facilitar la fuga de dinero ‘negro’ a los paraísos fiscales, promover la inversión en títulos nacionales con intereses usurarios, desgravar a la especulación financiera y otorgar ‘amnistías’ a quiénes evaden impuestos”. Y agregan que “a la patria se la vende también habilitando el saqueo de los recursos naturales no renovables o explotaciones con fuerte impacto ambiental”.

En el texto, titulado “Distintas formas de ‘vender a la madre’” aludiendo a un reciente mensaje del Papa con motivo del bicentenario, se señala que “día tras día la corrupción es sostenida en la agenda pública por una catarata mediática que, aunque muchas veces se nutre de supuestos o de interpretaciones jurídicas amañadas, viene poniendo a la luz graves hechos de corrupción”. Los CTM consideran su obligación “denunciar que la corrupción tiene una similar naturaleza, cualquiera sea el monto de dinero involucrado”. Y agregan que “la corrupción diaria , la coima, las ventas ‘en negro’, los empleados no registrados, las escrituras ‘por menor valor’, la evasión impositiva, y un largo y cotidiano etcétera - sólo se diferencia de la que hoy se condena en los medios por el monto y por que, por la responsabilidad de sus protagonistas, afecta el cumplimiento de un servicio público y la ejemplaridad a la que se encuentran obligados los funcionarios”.

Hay además consideraciones sobre la financiación de la política. Al respecto se dice que “también debemos denunciar la corrupción destinada a alimentar ‘la caja’ de los partidos políticos” porque “esta forma de financiación de la política, de la que no parece haberse privado ningún gobierno en el último medio siglo, no sólo es condenable en sí misma sino también porque hace imposible evitar que se generen o toleren negocios particulares”.

Sobre el particular agregan los Cristianos que “será imprescindible seguir avanzando hacia mecanismos legales de financiación de la política que equiparen las posibilidades de todos y que sean, además de transparentes, férreamente controlados, por las instituciones y la opinión pública”.

El documento finaliza diciendo que los cristianos “también estamos obligados a romper con el ‘monopolio del sentido común’ impuesto por los principales medios y conseguir que esas formas espurias de transferencias de ingresos en detrimento de la Madre Patria y de los pobres, salgan del limbo técnico en que se encuentran y comiencen a ser llamadas como lo que son: actos de corrupción y verdaderos ‘procesos de muerte’ contra los más débiles”.

La declaración lleva la firma de Rodolfo Luis Brardinelli, Rodolfo Briozzo, Angel Bruno, Ana Cafiero, Eduardo Casado Sastre, Cristina Domeniconi, Miguel Angel Ferrara, Alicia Ladrón de Guevara, Luis Miraldi, Hernán Patiño Mayer, Rogelio Ponsard y Fernando Portillo.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared