EL PAíS › TRASPASO DE 29 MIL MILLONES A LAS OBRAS SOCIALES

Para persuadir a los muchachos

Es más que un gesto. Son unos 29 mil millones de pesos que Mauricio Macri traspasará a los sindicatos como “restitución de fondos” para las obras sociales. El anuncio del Presidente junto a los popes sindicales de las tres fracciones cegetistas –el camionero Hugo Moyano, el metalúrgico Antonio Caló y el gastronómico Luis Barrionuevo– se haría hoy en el Salón Blanco de la Casa Rosada. Las primeras versiones sobre el posible plan de pago estima una devolución inmediata de 2700 millones y que el resto se pagaría en bonos. Un intento con el que Macri busca aplacar los vientos de reclamos que soplan entre los gremialistas que sellarán la unificación de la CGT el 22 de agosto, en un mes plagado de protestas contra la política económica del gobierno.

Será el acto más importante de una agitada jornada presidencial. La cita es a las 17 en el Salón Blanco de Casa de Gobierno, donde el Ejecutivo reunirá a los gremialistas de las tres CGTs para anunciar una millonaria restitución a las obras sociales sindicales.

En total, unos 29.000 millones de pesos correspondientes al Fondo Solidario de Redistribución que de acuerdo a las primeras versiones surgidas desde el propio Gobierno se restituirá con pagos escalonados: 2.500 millones en efectivo; otros 4.500 millones que pasarán a integrar un fideicomiso destinado a atender prestaciones especiales de las obras sociales y la suma mayor, otros 14.000 millones que el Estado Nacional pagaría en bonos que serán depositados en el Banco Nación con el compromiso que deberían sellar los sindicalistas de no venderlos en el mercado al menos por tres años. En tanto, otros 8000 millones se destinarán a la Cobertura Universal de Salud, nombre que tomaría el nuevo sistema a partir de las reformas que el Gobierno planea realizar en el ámbito sanitario y sobre el que hay casi nulos datos.

Un viejo reclamo cegetista hacia la gestión kirchnerista y que Macri empezó a gestar ni bien asumió el Gobierno con la entrega a los sindicalistas de la caja de la Superintendencia de Salud, que asumió el dirigente de Obras Sanitarias, José Luis Lingieri. La otra etapa se sellará hoy en Casa Rosada.

El anuncio presidencial apunta a descomprimir los cada vez más duros reclamos gremiales por la pérdida del poder adquisitivo de los salarios frente a la inflación y el tarifazo de servicios públicos esenciales. Temas que forman parte de la agenda sindical y que apuntan a ser banderas de la unificación cegetista que se sellaría el 22 de agosto con una conducción colegiada, a través de un triunvirato que represente a cada uno de los sectores en las que hasta ahora está fraccionada la poderosa central sindical.

Desde el macrismo consideran que con la plata de las obras sociales en los bolsillos, los sindicalistas de la CGT deberían bajar los decibeles a una posible confrontación con el Gobierno, aun frente a la presión de sus propias bases donde los reclamos van desde ponerle frenos a despidos y suspensiones hasta la reapertura de las paritarias.

Agosto es un mes complicado para el gobierno de Cambiemos. Hay programadas varias marchas multitudinarias aunque dispersas que terminarían en Plaza de Mayo: una de los sectores informales de la economía que marcharán el 7 desde San Cayetano en Liniers, dos días después la izquierda clasista tendrá su propia marcha y las dos CTA, la de los Trabajadores y la Autónoma, que reeditarán la marcha federal contra la política neoliberal de los ‘90 hacia fin de mes, pero antes tienen previsto convocar a una paro general al que se plegarían los gremios más combativos enrolados en la CGT.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.