EL PAíS › MALCORRA ASISTIó AL SENADO PARA DEFENDER EL CAMBIO EN LA POLíTICA EXTERIOR ARGENTINA EN EL TEMA MALVINAS

Entre justificaciones y victimizaciones

La canciller recibió críticas de los senadores del FpV-PJ por la actitud de acercamiento del Gobierno con el Reino Unido y por las interferencias provocadas por su candidatura a la ONU. “Me afecta personalmente”, se victimizó.

Mientras en Nueva York se hundían sus chances de llegar a la Secretaría General de Naciones Unidas, la canciller Susana Malcorra asistió ayer al Senado para tratar de sacar a flote el cambio de postura del Gobierno Nacional respecto del reclamo de soberanía de las Islas Malvinas. Al ser cuestionada por la declaración conjunta firmada entre Reino Unido y Argentina, Malcorra se victimizó, les dijo a los senadores que criticaron su actitud que se sintió “afectada personalmente” y defendió la posición del macrismo. “Lo único que quiere decir es que ha habido un primer intento de avance en la discusión. Está claramente explicitado que tenemos un conflicto y que dentro de ese conflicto estamos intentando avanzar en el diálogo”, dijo en referencia al texto firmado el mes pasado.

Luego de la controvertida visita del vicecanciller Carlos Foradori a Diputados la semana pasada, esta vez fue el turno de Malcorra. Los senadores la convocaron a la comisión de Relaciones Exteriores, que preside el radical Julio Cobos, para que diera explicaciones por un tema que ya le ha traído más de un dolor de cabeza a la administración Cambiemos. El presidente Mauricio Macri había protagonizado un papelón internacional durante su visita a Naciones Unidas al afirmar que su par británica, Theresa May, había aceptado iniciar el diálogo sobre la cuestión de la soberanía de Malvinas. En aquel momento eso provocó la desmentida no sólo del gobierno inglés sino de la propia Malcorra. Ayer la Canciller volvió a referirse a ese episodio, al que calificó como un “error semántico”.

Respecto del texto firmado en argentina el 14 de septiembre entre Foradori y el vicecanciller británico Alan Duncan, la canciller aseguró que se trata de un “comunicado habitual en cualquier visita”. “Es de forma y nosotros consideramos que es muy positivo haber logrado por primera vez en muchos años un comunicado conjunto, donde cada una de las partes adhiere a un cierto lenguaje, y que el lenguaje incluya la referencia a la cláusula de la soberanía”, sostuvo Malcorra ante los legisladores nacionales.

El senador Juan Manuel Abal Medina (FpV-PJ) le preguntó sobre el fragmento en el que ambos países expresan su intención de remover los “obstáculos” que limitan el desarrollo sustentable de las islas. “Lo que más preocupa es que un documento oficial llame obstáculos a medidas legítimas de enorme consenso logradas con esfuerzo y constancia por los argentinos. Tenemos que defenderlos porque no son obstáculos a remover, son herramientas a utilizar”, cuestionó Abal Medina.

El vicepresidente de la comisión, Ruperto Godoy, y otros miembros del bloque del FpV-PJ como Marina Riofrío y Julio Catalán Magni le reprocharon la interferencia de su candidatura a secretaria general con la política exterior del país. En especial porque el veto de Gran Bretaña, como uno de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, podía dejarla fuera de carrera para reemplazar a Ban Ki-Moon. “Malvinas tiene en la sensibilidad del pueblo argentino un lugar aparte. No tengamos a Malvinas dentro del escenario negociación o de discusión sobre un desafío o una ambición personal cuando hay realmente mucho dolor, mucha tristeza, mucha sangre derramada, que en nuestra provincia tiene sin duda una impacto muy fuerte. Obviamente llamamos a la reflexión de todos que tengamos un cierto decoro de cómo llevamos adelante las cosas”, planteó Catalán Magni, de Tierra del Fuego.

La respuesta del Malcorra fue el momento más tenso de la visita: “Me afecta personalmente lo que acaba de decir. Que usted considere que yo estoy mercantilizando las Malvinas es abstolutamente injusto y es un trato que no me merezco como canciller ni como persona”, afirmó la canciller, sin exaltarse pero con el gesto adusto y el tono severo. Antes de que se conociera la elección del portugués Antonio Guterres, la responsable del Ministerio de Relaciones Exteriores trató de plantear su candidatura no como una “contradicción” sino como algo positivo. “La decisión del presidente Mauricio Macri) debería ser valorada por la sociedad argentina”, consideró.

Ante el recelo de los legisladores opositores, Malcorra aclaró que no avanzarían sobre sus facultades: “No se nos ocurriría avanzar en algo sin que se respete la competencia del Congreso”, enfatizó en varias oportunidades en el salón “Arturo Illia”. Además, ratificó la política de dejar de lado el diferendo por Malvinas y buscar un acercamiento al Reino Unido en otros temas de la relación bilateral como el comercio, la explotación de recursos naturales o los vuelos internacionales.

Compartir: 

Twitter
 

Malcorra se presentó ante la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, presidida por el radical Julio Cobos.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.