EL PAíS › UN DIA ESPECIAL PARA LA INMACULADA CONCEPCION

Juntas, la fe y las obras

En una misa de desagravio en la Recoleta, sectores católicos repudiaron la muestra de León Ferrari. Antes se cruzaron militantes de HIJOS y miembros del grupo derechista Custodia.

 Por Mariano Blejman

Aunque nunca fue mencionado, el artista plástico León Ferrari estuvo presente todo el tiempo durante el día de ayer. El aura de Ferrari apareció en los altercados con fuertes momentos de tensión que sucedieron en la esquina de la Catedral a eso de las 17, cuando integrantes de la ultracatólica agrupación Custodia enfrentaron con cánticos a la agrupación HIJOS (que realizaban una nueva marcha de la Resistencia). Y estuvo también en los jardines mojados de la Recoleta, que cobijaron a una multitud en conmemoración del Día de la Inmaculada Concepción. Está claro que la mayoría de los fieles no se movilizaron sólo en repudio a la obra de Ferrari, sino por el Día de la Virgen María, como lo hacen cada año, como sucedió además en todo el país. Pero esta vez se hicieron presentes unas dos mil personas (según fuentes policiales), cuando habitualmente son cerca de mil, las que llegan a Recoleta.
Hubo aplausos sostenidos bajo la lluvia cuando un grupo de fieles de la Iglesia Católica repudió en la misa la exposición del artista calificada de “blasfema” por el arzobispo de Buenos Aires, cardenal Jorge Bergoglio. La misa fue convocada por Rómulo Puiggari, párroco de la Iglesia Nuestra Señora del Pilar, que linda con el Centro Cultural Recoleta. Allí se exponen unas 400 obras del pintor de 84 años, aunque no fue el propio párroco quien se encargó de realizar el desagravio, sino que habló alguien presentado como gente de “la comunidad”.
“La comunidad quiere ofrecer esta Santa Misa en reparación por las blasfemias efectuadas en el centro cultural de nuestro barrio, un centro cultural que se encuentra al lado de nuestra Iglesia del Pilar. Porque la muestra que agrede a Nuestro Señor Jesucristo, agrede a los Santos y a la Iglesia. Porque en nombre de la libertad de expresión se profanan cuestiones que pertenecen a la Fe”, se escuchó decir. Unos minutos antes, a un par de cuadras de allí, miembros de la agrupación de la ultraderecha católica denominada Custodia intentaron dejar en mano un petitorio en la Nunciatura en Argentina (especie de Embajada del Vaticano). Sin embargo, no fueron atendidos por el nuncio Adriano Bernardini. La agrupación (cuyos folletos aparecieron en el Recoleta durante los destrozos del viernes en la muestra) se había autoconvocado en la Catedral (ver recuadro). El petitorio es una diatriba violenta contra el gobierno porteño y pide la destitución del secretario de Cultura, Gustavo López.
“La muestra seguirá a partir de mañana (por hoy), no nos metemos con la obra de Ferrari, sino que tratamos de mantener la libertad de expresión”, contó ayer López a Página/12. “Defendemos el derecho de todos a expresarse libremente. Esperamos que todo el mundo reflexione sobre los hechos y esto pueda seguir con tolerancia y libertad.” Aunque ya lo respaldó en un par de entrevistas televisivas, el martes que viene, en ocasión de un acto simbólico por el fin de la entrega de los Fondos de Cultura, el jefe de Gobierno porteño, Aníbal Ibarra, aparecerá públicamente junto a López. El lunes, el secretario de Cultura de la Nación, José Nun, también apoyó la muestra: “Es extraordinaria, recomiendo que vayan a verla”, dijo.
Sin embargo, aunque ya convocó a 13 mil espectadores, la retrospectiva de Ferrari no pudo ser vista desde el lunes hasta hoy, por pedido expreso del artista, quien pidió especialmente que la exposición permaneciera cerrada para no irritar a la feligresía católica. Hoy la muestra abrirá con total normalidad, hasta el 27 de febrero.
El gobierno porteño, la comunidad intelectual y la Iglesia Católica quedaron envueltos la semana pasada en una polémica y dividieron las aguas entre quienes repudian la muestra y quienes la defienden. La “blasfemia” y una “burla a los valores religiosos y morales de los argentinos”, que adujo el cardenal Bergoglio en una declaración pública, se enfrentó con la defensa de la libertad de expresión que se hizo desde el gobierno porteño. Ibarra recibió el martes un petitorio firmado por 4500 jóvenes. Le reclamaban la destitución de López, quien fue respaldado en los últimos días por cerca de 2000 personalidades de la cultura, a favor de la libertad de expresión. Ayer en algunos sitios web de la extrema derecha, se habían publicado de manera intimidatoria los datos personales del artista Ferrari, su dirección, teléfono y hasta el modo de inscripción en el Monotributo. También trascendió que las bodegas Bianchi, uno de los sponsors de la muestra, estaría por retirarse del sponsoreo general que realiza en un acuerdo marco con el Centro Cultural Recoleta, por presión de los sectores católicos más conservadores.
De las 400 obras de la exposición, las que generaron más polémica son una pintura con un Cristo crucificado en medio de un bombardeo estadounidense a una aldea de Vietnam y otra con la cantante Madonna desnuda frente al papa Juan Pablo II. El dogma de la Inmaculada Concepción data de 1854, cuando fue proclamado por el papa Pío IX, y desde entonces pasó a ser la festividad más popular y solemne de los católicos. En la Argentina, el feriado del 8 de diciembre acompañó los vaivenes políticos del país, hasta que fue restablecido por el decreto ley 24.415 del ex presidente Carlos Menem. Sobre el cierre del acto en la Recoleta, un grupo de devotos ya pensaba en una próxima acción: “¿Qué tal si nos disfrazamos de piratas y abordamos el barco del aborto?”.

Compartir: 

Twitter
 

Unos dos mil fieles celebraron en la Recoleta el Día de la Inmaculada Concepción.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.