EL PAíS

Un asambleísta agredido con un bate y a patadas

En una escalada en las amenazas contra una asamblea barrial en un barrio de Malvinas Argentinas, un vecino fue agredido por tres desconocidos y terminó internado en terapia intensiva. Ya le habían apedreado la casa.

Un referente de la asamblea barrial de la localidad de Adolfo Sourdeaux, en Malvinas Argentinas, fue agredido el viernes por tres desconocidos que lo golpearon duramente. El incidente, que terminó con el asambleísta internado, es parte de una escalada de hostilidades contra la movilización de los vecinos en esa zona del Gran Buenos Aires. Ayer, otro miembro de la asamblea fue amenazado con gritos de “vos sos el próximo”. “Quieren frustrar las asambleas, tenemos que estar unidos y seguir peleando”, dijo el asambleísta agredido ayer a la noche a Página/12 desde el hospital.
El viernes a la tarde, Pablo Mazparrote llegó unos minutos antes de lo previsto a la plaza Güemes, donde los vecinos se reúnen siempre para llevar a cabo su asamblea. Esa tarde era diferente porque tenían una reunión a las 17 en la delegación municipal con el secretario de Salud local, Héctor Schab. Le iban a entregar un petitorio que contenía más de mil firmas para que las dos salitas sanitarias que hay en el barrio funcionen durante las 24 horas y que haya una ambulancia a su disposición. A la plaza todavía no había llegado casi nadie. Sólo estaban Pablo y otra vecina. “Cometí el error de llegar antes”, explicó el Mazparrote. Fue entonces cuando “tres hombres robustos se acercaron desde atrás y lo golpearon con un bate en la cabeza”, contó Silvia Fernández, compañera de asamblea, que se desmayó de los nervios y no pudo hacer nada. Pablo cayó al piso y los matones le pegaron entre las piernas. La víctima pudo pararse y llegar a su casa, pero entró en convulsiones y comenzó a vomitar. Mazparrote pasó la noche del viernes en terapia intensiva con traumatismo de cráneo y recién ayer pasó a una sala común luego de dos tomografías computadas.
Mazparrote es licenciado en Enfermería y trabajaba en la Escuela de Enfermería que funciona en Campo de Mayo, gracias a un convenio entre la Universidad de Quilmes y la Municipalidad de Malvinas Argentinas. Perdió el puesto por participar en escraches al concejal justicialista Alejandro Groh, un ex delegado municipal en su barrio. El asambleísta inició un juicio por discriminación ante el INADI por la suspensión de su beca.
No es la primera amenaza a los vecinos de la asamblea de la localidad gobernada por el intendente justicialista Jesús Cariglino. La casa de Mazparrote fue apedreada varias veces, hasta que decidió ponerla en venta. Ayer mismo otro vecino, Oscar Castellanos, fue amenazado cuando pasaba a la mañana frente a la Delegación Municipal: gritaron su nombre y le advirtieron, “el próximo sos vos”.
Para la testigo de la agresión del viernes, el ataque es una muestra de que “el aparato peronista está contra los asambleístas”. Silvia Martínez agrega que “los que reciben planes Trabajar no pueden participar de las asambleas, porque los pierden”. El agredido define lo vivido como “un acto mafioso. Pensé que no contaba el cuento. Es claramente una agresión con contenido político porque nosotros trabajamos en asamblea”.
Pero el intendente de Malvinas Argentinas consideró ante Página/12 que la agresión al vecino “fue un problema callejero”. Cariglino afirmó que “desconocemos cuál fue el problema, no pueden adjudicarnos cada problema que hay en la calle”. Sin embargo, el intendente se ocupó de recalcar que Mazparrote fue denunciado por haber entrado sin autorización a la delegación municipal. Castellanos confirmó la denuncia en contra de su vecino y explicó que “a Pablo lo quieren ensuciar”.
La reunión del viernes con el secretario de Salud se llevó a cabo, pero los asambleístas no tuvieron respuesta a sus demandas y se retiraron. Para el intendente, “algunas propuestas son viables y otras no”. En la asamblea interbarrial de hoy los vecinos van a convocar a un acto de repudio en la plaza donde Mazparrote fue agredido. “No nos van a asustar y vamos a seguir reclamando”, auguró Pablo.

Compartir: 

Twitter
 

La activa asamblea de Adolfo Sourdeaux parece molestar y las amenazas se tornaron regulares.
Al primer agredido le pegaron con un bate en la cabeza y, ya caído, lo patearon en todo el cuerpo.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.